Experiencia de Aprendizaje Servicio en la universidad a través de la lectura

0

Edurne Chocarro de Luis es profesora de la Universidad de La Rioja e imparte Educación Inclusiva y Respuesta a la Diversidad en el grado de Educación Infantil  y Primaria. Comparte con nosotros una actividad de Aprendizaje Servicio que realizó este año en centros educativos de Logroño con motivo del Día del Libro. Los estudiantes celebran la Semana Cultural con niños de estas etapas educativas como actividad obligada de la asignatura. Junto a Edurne, han colaborado también sus compañeras Rosa Ana Alonso y María Teresa Pascual.

Este proyecto consta de dos actividades. En cuanto a la primera, cuatro centros educativos de Logroño celebraron el Día del Libro gracias a la participación de cuentacuentos universitarios en Logroño. Para ello, los estudiantes universitarios se acercaron a las aulas para leer un cuento y después trabajar sobre el mismo durante 90 minutos, tiempo de duración de las clases prácticas semanales de las asignaturas en cuestión.

En cuanto a la segunda, los estudiantes del Grado de Educación Infantil, por motivos de calendario, celebraron la Semana Cultural en dos centros ordinarios y uno de educación especial. Se decidió la temática y los futuros maestros diseñaron talleres al respecto adaptados a las necesidades de su alumnado. Ambas actividades permitieron, así, alcanzar dos de los objetivos de las asignaturas implicadas, sensibilizar ante la heterogeneidad del aula y diseñar actividades en respuesta a esa diversidad.

Metodología de trabajo

Centrándonos en la primera de las propuestas, los cuentos seleccionados para el Día del Libro giraron en torno a temas como coeducación, interculturalidad, respeto a las diferencias, valores, emociones, etc. Algunos de los títulos fueron: La Tortuga Marian, El Cazo de Lorenzo, El Príncipe Feliz, El hombrecillo de papel, El gallo Jacinto, El príncipe ceniciento o El burrito albino, entre otros. De este modo, el objetivo fue doble: sensibilizar ante la diferencia tanto a los niños como a los futuros docentes. Al trasladarse la actividad a un aula real, estos últimos se pudo apreciar el abanico de ritmos de aprendizaje, motivaciones, intereses y capacidad entre el alumnado de Infantil y Primaria.

Respecto a la segunda propuesta, la Semana Cultural este año giró en torno al cómic y a los deportes, pero en otras ocasiones se han trabajado temas tan diversos como Caballeros y Princesas, La Rioja, La música en el mundo, Los juegos olímpicos o la Prehistoria.

Todos ganan

Ambas propuestas cuentan ya con cinco años de trayectoria. En este tiempo, son muchos los centros participantes, sumándose nuevos cursos cada año y solicitando repetir aquellos que ya habían colaborado. El motivo del éxito es triple.

En primer lugar, la experiencia es muy gratificante para todos los implicados. Los universitarios tienen la oportunidad de poner en práctica la unidad didáctica diseñada en un aula universitaria; los más pequeños rompen con su dinámica diaria acercándoles a temas transversales; y toda esta puesta en práctica beneficia a todo el profesorado brindando la oportunidad de intercambiar conocimientos, ideas y estrechar puentes entre la universidad y los centros, lazos imprescindibles para la mejora de la calidad de la enseñanza en los Grados de Educación.

En segundo lugar, la minuciosa organización previa del proyecto ya que reuniones previas permiten cuadrar horarios de los centros y de la universidad, corroborar la disposición de todas las aulas del centro, asignar una de estas aulas, o grupo/clase, a los equipos de estudiantes universitarios  para que así elaboren su unidad didáctica de acuerdo a la edad de sus destinatarios (será distinto elegir un cuento o taller para niños de 6 que de 12 años), elaborar las sesiones de acuerdo al tiempo establecido, edad y, finalmente, gestionar  su supervisión que da lugar al tercer pilar. Esto es, el tercer motivo de su buen hacer y trayectoria es que la evaluación es triangular, es decir, tanto el profesorado universitario como el personal docente del centro ( tutores/as y equipo directo) como los estudiantes valoran el proceso a través de rúbrica elaboradas para ello.

En este sentido, las profesoras implicadas querían diseñar un proyecto que tuviera su salida fuera del aula universitaria pero que no supusiera un trabajo adicional a los centros ni interfiriera en su dinámica diaria sino que, al contrario, la complementara y estuviera ensamblada en los programas docentes. Por ello, se consideró oportuno organizar un proyecto en torno a la Semana cultura y Día del Libro, dado que son actividades contempladas en las programaciones anuales de los centros en Logroño.  Partiendo de esta necesidad y enmarcada en el aprendizaje servicio, los estudiantes contribuyen al fomento de la lectura y, además, hacen acopio de libros y materiales que trabajen la diversidad, proponen talleres que favorezcan la participación de todos y todas y hacen un análisis de la realidad de los centros en cuanto a su alumnado, poniendo en práctica contenidos de las materias de estudio en el Grado.

Es de agradecer la amabilidad y disposición de los CEIP y CEE participantes. Siempre nos abren sus puertas con una sonrisa. Esta sonrisa se traslada a nuestros estudiantes tras las actividades ya que, como suelen decir en sus valoraciones, es una inyección de energía en segundo y tercer curso de grado al tener la oportunidad de ejercer de docentes por un momento. Esperamos seguir contando con esta colaboración en próximos cursos. ¡Ya nos están esperando el año que viene!

 

Comentarios:

Sea el primero en comentar

avatar
wpDiscuz