Robótica, la herramienta que promueve el pensamiento reflexivo

El Colegio Sagrado Corazón La Mina (Zaragoza) se une a la lista de centros educativos que apuestan por la robótica, gracias a los recursos de Edelvives que ayudan al profesorado a centrarse en dos áreas clave para ellos: el trabajo cooperativo y las inteligencias múltiples. Cristina Palazón, directora de Infantil y Primaria, nos cuenta cómo trabajan esta disciplina.

0
Experiencia Colegio Sagrado Corazón La Mina (Zaragoza) y el uso de la robótica

El Colegio Sagrado Corazón La Mina (Corazonistas Zaragoza), ubicado en el centro de Zaragoza, celebrará el año que viene su segundo centenario. Nació gracias a la labor de la Fundación de los Hermanos del Sagrado Corazón en 1821 y hoy estudian en sus aulas 1.129 alumnos. Cuenta con tres líneas en cada una de sus etapas educativas: Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato.

El centro ha ido adaptándose a la realidad que le rodea, sumergiéndose así en un proceso de implantación progresiva de nuevas metodologías, trabajos por proyectos, aprendizaje cooperativo e inteligencias múltiples. Todo ello acompañado de herramientas tecnológicas como la robótica. En concreto, comenzó a integrarla en el curso 2017/2018 como un instrumento más dentro del aula de Primaria para que el alumnado aprendiera contenidos de manera más dinámica, activa y motivadora; al mismo tiempo desarrollarían la competencia digital e interpersonal a través del trabajo en equipo.

Alumnos del Colegio Sagrado Corazón La Mina (Corazonistas Zaragoza) aprenden robótica

Trabajo cooperativo y por inteligencias múltiples

Para su implementación, primero se apostó por un cambio metodológico. En concreto, se eligió el trabajo cooperativo como eje fundamental, si bien no en el 100% sí en una parte importante. Todo el profesorado se implicó y recibió, además, una formación previa. Por otro lado, y como parte de ese cambio metodológico, se inició una formación en trabajo cooperativo e inteligencias múltiples a lo largo del curso pasado que ha tenido su continuidad a través de sesiones prácticas en el aula.

Se optó por la editorial Edelvives porque sus materiales nos ofrecen precisamente la posibilidad de trabajar en cooperativo y por inteligencias múltiples. En concreto, en 1º y en 2º de Primaria disponemos de unos cuadernillos de robótica, los robots Next (uno por grupo) y unos tapetes temáticos referidos a las asignaturas o áreas a tratar. Ya en 3º, 4º 5º y 6º de Primaria, los estudiantes cuentan con kits de Lego que montan por parejas y programan a través de tabletas.

En los primeros cursos de Primaria, la robótica se aplica en asignaturas como Lengua, Sociales o Naturales y, al mismo tiempo, nos centramos en el pensamiento lógico a la hora de por ejemplo programar una secuencia o la lateralidad en la dirección de los robots Next. La idea es trabajar diferentes objetivos simultáneamente. Los alumnos, eso sí, no parten de cero porque en Infantil ya han tenido un primer acercamiento con los robots Next y conocen sus funciones más elementales. Entre 3º y 6º de Primaria se trabaja de manera diferente porque las sesiones son más amplias, llevando a cabo pequeños proyectos en los cuales se complementan contenidos curriculares y se refuerza el trabajo en equipo, el pensamiento lógico matemático y la competencia digital.

Alumnos de Infantil y Primaria del Colegio Sagrado Corazón

También Scratch y Arduino

Ya en Secundaria, se imparte la asignatura de Tecnología, obligatoria para 2º y 3º de la ESO y optativa en 4º curso, 1º y 2º de Bachillerato. Aunque en los temarios no se habla específicamente de robótica, en algunos cursos sí que se indica ‘Iniciación a la programación’.

En 2º de la ESO empiezan con Scratch a un nivel bastante completo, pero sólo programando. Asimismo, y a lo largo de este curso, nuestra idea es completar Scratch con contenidos de programación de la mano de Lego Mindstorms; de hecho, Edelvives ya nos ha cedido material para trabajar en un aula con todos los elementos que necesitamos.

Mientras, en 3º de la ESO -y dentro de la propuesta de Retotech, un concurso promocionado por Endesa- usamos 15 kits que nos ha proporcionado. Llegados a 4º, el alumnado crea proyectos de robótica que responden a necesidades reales y participan a final de curso en un festival donde exponen sus propuestas junto a otros centros. Todo ello dentro del concurso de Retotech. 

alumnos y robótica

Por último, en 1º y 2º de Bachillerato damos el salto a Arduino con programación propia de la IDE de Arduino, sus cables, una placa de prueba y sensores ‘no adaptados’. Además, y para todos los cursos, hay dos impresoras 3D para diseñar las piezas que hicieran falta para completar los proyectos a los que los chavales se presentan. 

La motivación mejora el aprendizaje

La integración de la robótica en el currículo oficial del centro ha sido sencilla. No la consideramos una asignatura en sí, sino una herramienta al servicio de lo que quiere trabajar el profesor en clase. Si en los primeros niveles está más unida a contenidos curriculares, los kits de Lego permiten centrarnos en otras dinámicas y competencias importantes, especialmente la digital y la lógico matemática, así como afianzar el trabajo en equipo.

A la hora de plantear una clase entorno a la robótica y sus actividades, lo primero es explicar a los estudiantes los objetivos a trabajar y las instrucciones básicas que han de seguir. Es fundamental una muy buena organización en lo que a agrupación de alumnos y materiales se refiere. Comenzada la actividad, se desarrollan ejercicios manipulativos de asociación, construcción, programación…. siempre fomentando un aprendizaje activo.

Las áreas donde experimentamos mejores resultados están relacionadas con las competencias digital, lógico-matemática y aquellas asignaturas que tienen relación directa con los contenidos. En el caso de 1º y 2º de Primaria, los robots Next permiten reforzar sobre todo Ciencias Sociales y Naturales. En cuanto a destrezas y habilidades, nos centrarnos en el pensamiento reflexivo y organización, trabajo en equipo, lateralidad, destrezas manipulativas y de programación, inteligencia interpersonal…

Hemos percibido que este tipo de aprendizajes activos favorece la motivación. Todo lo que se aprende ‘haciendo’ se aprende mejor y por supuesto todas estas habilidades repercuten en una mejora del aprendizaje. Las familias valoran, por otro lado, de manera positiva el uso de la robótica en el aula. Este año, por ejemplo, el colegio participa en la First Lego League con 14 grupos dirigidos por los propios padres que colaboran.

Alumnos de Infantil y Primaria robótica

Formación para el profesorado

Dentro de este proceso de renovación pedagógica e implementación de nuevas metodologías, para nosotros ha sido fundamental una persona. Se trata del asesor Alex Visús. Como continuación de este proceso, el curso pasado (en Primaria) apostamos por un cambio metodológico en el aula asociado a nuevos materiales. Desde el centro, y en colaboración con Edelvives, Visús fue la persona que nos acompañó en estas formaciones. Nos ayudó a introducir dinámicas y estrategias nuevas y realizó varias observaciones para mejorar nuestra labor. 

Continuando esta línea de trabajo, los profesores de Secundaria reciben este año formación en estrategias de trabajo cooperativo de su mano, pues entendemos que debe existir una continuidad pedagógica. 

Las sesiones de formación de Visús son sobre todo prácticas y los temas se basan en conocer distintas dinámicas de cooperativo, organización de la clase y roles de los alumnos, inteligencias múltiples en el aula o los nuevos enfoques de la neurociencia aplicados a la educación.

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre