¿Es posible trabajar la inteligencia emocional en Educación Física?

Alberto Álvarez, profesor de Educación Física en el Colegio Sagrada Familia-Fundación Educere de Burgos, recibe a sus alumnos en la puerta del aula y les saluda con besos, abrazos o guiños de ojos, trabajando su inteligencia emocional.


Desde mi punto de vista, la Educación Física es una de las mejores materias para desarrollar la inteligencia emocional, ya que en la mayoría de los juegos y actividades que realizamos están muy presentes sentimientos como la felicidad, la tristeza, el enfado, el miedo, la sorpresa…

Al fin y al cabo, existe competitividad, éxito y fracaso, esfuerzo, solidaridad, compañerismo y, en definitiva, un montón de indicadores que nos pueden ayudar a conocer emocionalmente un poquito mejor a nuestros estudiantes para, de ese modo, mejorar aspectos sociales, que tan importantes son hoy en día en el desarrollo de una persona.

Emociones en Educación Física

Desde hace años, en nuestro centro educativo venimos apostando por trabajar la inteligencia emocional del alumnado a través de diferentes proyectos y actividades. De hecho, nos unimos diferentes departamentos del colegio con el objetivo de desarrollar y mejorar las habilidades sociales y emocionales responsables del éxito personal, así como de la felicidad de las personas.

¿Cómo te apetece saludar hoy?

Uno de nuestros proyectos es la ‘puerta de la emociones’: una herramienta excepcional para comenzar las clases de Educación Física (o cualquier otra) con complicidad entre estudiante y docente. Consiste en permitir al alumno elegir la forma de saludar al maestro a la entrada del gimnasio. Con el fin de no incomodar a nadie, se ofrecen diferentes tipos de saludos de manera que cada niño sea libre de elegir el que más le guste o el que en ese momento más le apetezca.

Guiño

De este modo yo propongo siete maneras diferentes de hacerlo para las cuales he elegido una imagen que la represente.

  • Saludo normal con manos.
  • Choque de palmas.
  • Choque de puños.
  • Saltito piernas abiertas.
  • Abrazo
  • Guiño de ojo.
  • Beso.

Toda la clase se coloca en fila de uno y toca en un mural colocado en la puerta el saludo elegido. A continuación lo realiza con el profesor para seguidamente entrar en el gimnasio.

Tres maneras diferentes de realizar la actividad

Existen dos variantes más para realizar ‘la puerta de la emociones’. En la primera, un alumno asume las funciones de maestro y es él el que recibe el saludo del resto de compañeros. Y otra variante sería que cada estudiante primero dé el saludo y después lo reciba. Cualquiera de ellas son formas divertidas, amables y cariñosas de empezar tus clases.

trabajar la inteligencia emocional

En mi caso la experiencia la he llevado a cabo con alumnos de 1º, 2º y 3º de Primaria y el resultado de la misma ha sido increíble. A medida que pasan los días te vas dando cuenta de cómo reaccionan los niños, de cómo evolucionan y de cómo van quitando miedos y vergüenzas.

Además, es un termómetro genial que te da pistas valiosísimas del estado emocional de los chicos para poder atajar cuanto antes cualquier problema que tú percibas. La temporalización del proyecto, que en principio debía ser de una semana, acabó siendo de dos meses debido al magnífico éxito que tuvo entre todos.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre