Desde Barbaño…la vuelta al mundo en un año

Fernando Díaz-Pinés Mansilla es docente del colegio Torre Águila de Barbaño (Badajoz). Ha tenido una idea para que sus estudiantes viajen por diferentes países del mundo, conozcan nuevas culturas y aprendan distintas competencias: acompañar a Fileas Fogg en su vuelta al mundo. Nos lo cuenta.

vuelta al mundo en un año

Nuestro colegio, el CEIP Torre Águila de Barbaño, en Badajoz, es un centro rural con 56 estudiantes. En los últimos años hemos estado analizando qué mejoras necesitaría nuestra acción educativa en un entorno en el que nuestros alumnos presentaban dificultades en la adquisición de las competencias, en sus relaciones sociales, en el respeto al diferente y en el que se manifestaba un gran desconocimiento de la existencia de realidades muy diferentes a las suyas. Además, se encontraban lejos de saber apreciar expresiones culturales propias o de los demás a través de la música, la danza, las artes plásticas, las tradiciones o la literatura.

Tras un proceso de debate y de investigación, acordamos trabajar todos los aspectos que entendíamos como deficitarios en torno a un centro de interés. Este proyecto que ha vertebrado toda la vida y la actividad del centro, adquirió el nombre: “Desde Barbaño… la vuelta al mundo en un año”, con el que virtualmente hemos conocido ciudades, países y continentes diferentes cada mes, realizando innumerables actividades y talleres. Además de propiciar en el profesorado y en el alumnado la curiosidad por conocer otras culturas.

Dar la vuelta al mundo sin moverse de clase

Basándonos en la conocidísima novela de Verne ‘La vuelta al mundo en 80 días’, afrontamos ilusionados cada etapa del viaje. Para ello, seguimos una estructura similar: investigar, decorar las zonas comunes, realizar exposiciones, usar herramientas TIC como la radio escolar, realizar actividades de gamificación, crear y disfrutar con distintos talleres… para concluir el viaje con una fiesta temática final.

Proyecto vuelta al mundo en un año

Ya habíamos previsto que en un proyecto de esta envergadura la motivación podría decaer, así que para evitarlo hemos ido completando un álbum con cromos, que ha sido el eje sobre el que han girado todas las propuestas didácticas y se ha volcado la principal motivación del alumnado, además de convertirse en su mejor herramienta de autoevaluación.

Y es que uno de los valores positivos del coleccionismo es tener un reto y completarlo completamente. Resultó emocionante y aunque en ocasiones es frustrante, si se les incentiva a continuar y se les proporcionan pautas y exigencias, es una herramienta muy eficaz para que el estudiante siga sintiéndose muy interesado y motivado.

¿Cómo se creó el elemento estrella del proyecto?

Este álbum puede ser considerado el elemento estrella del proyecto, con una enorme influencia en los alumnos para mejorar en sus actitudes y aptitudes en el centro y también en sus relaciones interpersonales. El álbum cumple con la idea de interdisciplinariedad y de transmisión de conocimientos, pues solo se podía completar si los alumnos eran capaces de cruzar los límites de las áreas curriculares, rellenar con los cromos las etapas reflejadas en el álbum, integrando aprendizajes de diferentes áreas. Por ejemplo, para completar los cromos de la página dedicada a Asia necesitaban integrar conocimientos adquiridos en Educación Musical, Ciencias Sociales, Matemáticas y Educación Física.

Proyecto clase vuelta al mundo en un año

Con 16 páginas en la parte superior aparece el título de la etapa por la que pasan los protagonistas de la novela de Julio Verne. Desde el inicio había 70 cromos previstos, que fueron entregando todos los docentes, y en las páginas centrales se previó dejar un total de 12 cromos más que se fueron realizando durante el curso para recordar las actividades o festividades grupales a las que hacíamos referencia más arriba. En total los alumnos tenían que conseguir, gracias a su trabajo en clase y a sus actitudes, 82 cromos para completar este álbum que sería un recuerdo inolvidable de esta gran aventura.

Mantener el suspense de la aventura

También, como herramienta motivadora, analizamos las técnicas de marketing publicitario que podrían servirnos para generar expectativas, entre alumnos y familias. Así, por ejemplo:

-Evitamos decirlo todo creando el ambiente antes de iniciar una actividad. Sin dar detalles, para llegar al final, transmitiendo solo una idea general que llame la atención pero que no sea controlada por los alumnos.

-La intriga debe tener una fecha de resolución, por lo que debíamos poner fecha a los acontecimientos. Por ejemplo, al inicio de todo colocamos anuncios que decían “el día 2, de octubre, empieza todo, ¿te apuntas?”

Otros elementos del viaje

Hemos generado muchos recursos a disposición de cualquier centro educativo que quiera implementar este u otro proyecto similar en sus aulas y que son los siguientes:

-Las Revistillas de la biblioteca, que metían de lleno cada mes a los alumnos y docentes en el conocimiento de los lugares que íbamos a descubrir. Fueron 18 números llenos de buen humor y que también recibían las familias.

-Las fiestas que, aunque son productos menos tangibles, han sido tan vivenciales como los otros. Destacamos la visita de Amira desde Egipto, la fiesta Holi, el Año Nuevo Chino, la Despedida de Oriente, la Semana del libro, la Fiesta Americana, el Día de Europa, el encuentro intergeneracional o la danza maorí de la Haka. Han supuesto una revolución cultural en esta pequeña localidad de Extremadura.

Fiestas

-Los juegos han estado siempre presentes. Hemos investigado alrededor de 25 juegos en diferentes partes del mundo y elaborado unas tarjetas interactivas con vídeos demostrativos usando las TIC. Destacaríamos una Gymkana donde los estudiantes llegaron a creer, gracias a la Policía local y a los vídeos de vigilancia, que nos habían robado los preciados álbumes y tuvimos que recuperarlos. O el Escape Room con el que tuvieron que resolver misterios para poder salir del aula donde el alumnado estaba ‘encerrado’.

-Por último, la radio escolar, Onda Torre Águila, la cual ha sido otra gran revolución didáctico-pedagógica que nos ha permitido trabajar de forma multidisciplinar en búsqueda de las competencias clave.

vuelta al mundo en un año BARBAÑO

En definitiva, ha sido una experiencia educativa inolvidable con 70 vídeos creados, 350 minutos de audio en más de 25 programas de radio, 95 actividades catalogadas, 30 talleres en nuestras instalaciones, 16 fiestas entre celebraciones y actos solidarios.

Aprendizaje, motivación, coeducación, interdisciplinariedad, gamificación, trabajo en equipo, impacto, nuevas tecnologías, solidaridad, innovación… y mucho más en un proyecto que ha abierto las puertas de Barbaño al mundo.

1 COMENTARIO

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre