Space Colony Project: en busca de un planeta habitable

El alumnado de Secundaria del European International School of Barcelona se pone en la piel de unos científicos cuyo fin es asegurar la supervivencia de la raza humana en un nuevo planeta. Nos lo cuentan Montse Barriga Ayala, profesora de Science, y Víctor González Griera, coordinador del área de innovación educativa y profesor de lengua castellana.


Siglo XXVII. La humanidad debe abandonar la Tierra porque apenas es habitable debido al cambio climático y los desastres medioambientales que nosotros mismos hemos causado. En un intento desesperado por encontrar un nuevo planeta para vivir, la NASA se lanza a la exploración espacial y halla un agujero de gusano capaz de llevar las naves de la Tierra a una nueva galaxia y, quizás, a un nuevo hogar.

Pero para poder asegurar la subsistencia de la raza humana, los colonos espaciales enviados en las Arcas (naves espaciales con toda la información genética necesaria para poder regenerar la flora y la fauna terrestres) deberán hacer uso de todos sus conocimientos científicos. ¿Podrán asegurarnos un nuevo comienzo lejos de la Tierra?

El reto

El proyecto interdisciplinar Space Colony Project, llevado a cabo en la European International School of Barcelona, se extiende durante todo el curso escolar de 1º de Secundaria. En él se combinan varias metodologías pedagógicas con el fin de crear un entorno motivador y eficaz que ayude al alumnado a desarrollar sus competencias científicas y personales.

A través del uso de la gamificación se establece un contexto ficticio que articula las tareas principales (misiones), presentadas en una variación de los conocidos PBL (Problem Based Learning); y las secundarias (desafíos).

El alumnado deberá hacer frente a dichas tareas tomando como referencia los contenidos trabajados en la plataforma ScienceBits a través del trabajo cooperativo y colaborativo. Al mismo tiempo, se integrarán en el sistema de trabajo (roles) y de evaluación (rúbricas) las dimensiones competenciales.

Paralelamente al desarrollo del proyecto se plantean una serie de tareas optativas (retos) que pretenden dar respuesta a las necesidades u oportunidades de aprendizaje que se presentan a lo largo del proyecto, atendiendo a su vez a la diversidad propia del aula.

Investigación y búsqueda

Cada una de las clases (que controla una de las Arcas espaciales) ha estudiado el sistema solar y se ha planteado hipótesis sobre aquello que podría encontrarse al otro lado del agujero de gusano y cómo podría afectar a los planetas que allí encuentren: desde sistemas binarios hasta saber las condiciones de un planeta satélite, pasando por las imposibilidades como sistemas geocéntricos.

Para entender las diferencias de tamaño y masa, el alumnado hizo cálculos y recreó en el patio del colegio el sistema solar, percatándose durante el proceso de la imposibilidad de representarlo a escala. Las dificultades y las hipótesis refutadas son también una gran fuente de aprendizaje.

Después de esta fase, el alumnado se encontró con un nuevo sistema solar formado por 19 planetas. Cada uno con unas condiciones distintas que había que examinar para determinar cuáles eran habitables. Para ello tuvieron que recurrir a sus conocimientos sobre la biosfera, la atmósfera y la constitución de los planetas, así como la rotación, la gravedad y las órbitas para establecer sus listas.

El desenlace

Tras presentar cada uno de los grupos sus elecciones y justificaciones, y hacer un recuento de los méritos acumulados por cada Arca hasta el momento, tocaba el momento de elegir el planeta para colonizar. Con el fin de maximizar las posibilidades de éxito, las Arcas no podían seleccionar el mismo planeta y cada una de ellas se separó para afrontar la difícil pero necesaria tarea de explorar su nuevo mundo.

En esta tercera etapa del proyecto, cada una de las Arcas afrontó la investigación del nuevo planeta, encontrando células que tuvieron que analizar para determinar sus características, categorizarlas según si eran células vegetales o animales y determinar los peligros del hábitat que habían escogido según las hipótesis que arrojaban los estudios que hicieron.

El objetivo conjunto era que una de las Arcas, como mínimo, alcanzara el 80% de colonización en su planeta y finalmente fueron dos las que lo consiguieron, con la ayuda del resto de sus compañeros que comprendieron que la mejor manera de conseguir el objetivo era pasar de la competición entre Arcas a la colaboración.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre