Cómo trabajar el concepto de energía a través del ABP colaborativo

En el Colegio Rural Sendas, en Gomecello (Salamanca), se acercan al conocimiento de la energía a través del aprendizaje basado en proyectos e implicando a toda la comunidad educativa. Nos lo cuentan Alicia Rubio, profesora titular en Primaria, y Jose Rojas, titular en Infantil.

energía a través del ABP

Sendas es un colegio rural unitario en el que los proyectos se desarrollan con el trabajo conjunto de todos sus miembros, desde el alumnado más pequeño de tres años hasta el grupo de padres y personas externas interesadas en colaborar.

Los proyectos se eligen en una asamblea por votación. Durante dos días, y después de presentar el trabajo final anterior, el alumnado piensa temas que les gustaría abordar y los van apuntando en post-its o en una pizarra. Esto ya hace reflexionar a todo el que lo ve.

Cada uno expone su idea en la asamblea, las razones por las que considera que le deben votar y cómo cada grupo (Infantil y Primaria) puede sacar provecho de su proyecto. Es un instante de emoción y una experiencia como docente verles generar sus propuestas, defenderlas delante de los compañeros y comprender cada vez más certeramente el objetivo del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP colaborativo).

Cómo abordar el proyecto con ABP colaborativo

Nuestro último proyecto, “La energía”, causó un gran revuelo. Entre otras cosas porque lo propuso Valeria, una niña de 4 años que no entendía por qué los mayores y algunos de sus juguetes se quedaban sin energía. Al principio nadie tenía claro qué podríamos trabajar y en Primaria e Infantil se vivió de diferente manera.

Para establecer las pautas, utilizamos la llave de pensamiento en la que los alumnos exponen, escriben y dibujan ¿qué sabemos? y ¿qué queremos saber? Y con todo esto ¿qué queremos hacer?

Los dos grupos partían de ideas muy diferentes: en Infantil se centraron en la energía con ABP colaborativo que tienen dentro de su cuerpo, la de sus padres y la que necesita la luz; mientras que en Primaria su punto de partida fue entender cómo se produce la energía, los tipos y la contaminación que genera.

Infantil ABP energía

Como en estas etapas iniciales se generaron muchas dudas, decidimos convertirnos en detectives y explorar qué era energía y qué no. La primera conclusión que sacamos fue que había energías naturales y artificiales. La manera de resolverlo era clara en ese momento: hacer experimentos y descubrir por nuestra propia experiencia cómo se genera la energía con ABP colaborativo y si siempre se comporta de la misma manera.

Los alumnos se centraron en el viento y decidimos fabricar coches con cartón y tapones de botella para descubrir si el aire podía moverlos. Empezamos a trabajar con el método científico en nuestro cuaderno de experimentos, donde reflejamos nuestras hipótesis, los materiales, los resultados…

El trabajo colaborativo

El grupo de Infantil seguía preocupado por descubrir si nosotros podríamos recargar la energía de nuestro cuerpo y por qué algunas cosas nos llenaban de energía. En una dinámica realizada en nuestra aula zen enumeraron todo aquellos que les daba y les quitaba energía. Algunas de las cosas que les cargaban de energía fueron los abrazos, el deporte, el chocolate, las familias, venir al colegio…Y entre las cosas que les robaban energía salieron los momentos tristes, el miedo, que no les dejaran hablar o cuando están enfermos.

Había que ponerse manos a la obra ya que no todos tenían la misma energía ni venía de las mismas fuentes. Así que dibujaron su cuerpo a tamaño real y dentro cómo veían ellos su energía representada con diferentes colores y cómo lo interpretaban ellos.

Estas reflexiones que se realizan en los proyectos trascienden y llegan a casa generando un debate familiar sobre lo que se trabaja en el aula. Es una manera muy clara de ver hasta qué punto se implican en los proyectos.

ABP colaborativo

Nuestro fin de proyecto fueron unos cascos que nos cargaban de energía aquellos días o momentos en los que escaseaba. Cada uno trajo desde casa fotografías que recubrían nuestro casco con aquellos momentos cargados de energía, y serían imágenes que nos recargarían. Lo cables de nuestros cascos se conectaban al ombligo, a las orejas, a la espalda entre otros, así un momento sentados con nuestros cascos puestos, y pensando en aquellos momentos llenos de energía, obteníamos una recarga.

El apoyo de toda la comunidad

En Primaria se dieron cuenta de que la energía era un tema complejo y buscaron ayuda de profesionales. Querían saber sus aplicaciones reales, cómo se medía, para qué servía… Por lo que invitamos a la comunidad educativa a que vinieran al colegio a compartir sus conocimientos. La respuesta fue increíble y tuvimos muchos invitados que cada semana hablaban de algún tipo de energía.

Así, tuvimos un experimento basado en energía eléctrica creando circuitos, otro sobre energía geotérmica en el que hicimos un volcán, uno de energía solar en el que una empresa de la región trajo un horno solar y pudimos cocinar, y varios experimentos de energía eólica.

Al mismo tiempo el alumnado seguía investigando en clase para crear sus proyectos en sus grupos colaborativos, ponían en común sus conclusiones y decidían hacia dónde podrían dirigir su producto final.

El resto de materias se unió de manera transversal a “La energía”. Aprovechamos para trabajar en Música los instrumentos de viento y percusión, en Lengua las palabras derivadas y compuestas (energía solar del sol, eólica del viento….), en Matemáticas las representaciones gráficas de datos, cuerpos geométricos y diagramas de barras, y en Educación Física lo unimos a la alimentación sana y a la potencia física.

Además, como en cada proyecto, se construyó un espacio de juego simbólico que se diseña en asamblea. Para esta ocasión se decidió crear una máquina que cambiaba la energía de nuestro cuerpo para convertirnos en otra cosa o persona. Los alumnos se podían meter dentro para dar rienda suelta a su imaginación. Cada equipo creativo fabricó una parte de este espacio de juego simbólico.

Los alumnos viven el proyecto de manera muy personal. Se lleva a cada una de las materias e, incluso, la vida personal. La exposición final ha supuesto un aprendizaje vital significativo para ellos sin necesidad de exámenes o un estudio intenso. La evaluación es continua y basada en el proceso del proyecto, y teniendo muy en cuenta su autoevaluación.

1 COMENTARIO

  1. ¡¡¡Me quede con la boca abierta!!! es todo un mundo de experiencias nuevas. Que imagino el gran entusiasmo de los niños y me entusiasmo tanto que digo manos a la obra, a trabajar con proyectos.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre