“Hacia una educación sin estrés”, por Javier Palazón

5
Hacia una educación sin estrés

Javier PalazónHace poco un buen amigo docente me contaba que su hija de 13 años está estresada y bastante desmotivada porque las notas no terminan de acompañar su enorme esfuerzo académico. A la cantidad desmesurada de deberes a los que tiene que hacer frente a diario se une el hecho de que es una niña que necesita su tiempo para hacer las tareas, incluso para terminar un examen, con la consiguiente penalización académica que esto le acarrea.

No creo que se trate de un caso aislado, sino que lamentablemente hay cada vez más estudiantes que, a pesar de su corta edad, conocen ya los sinsabores del estrés y la falta de motivación: dos males ya endémicos de la sociedad en la que vivimos y que comienzan a echar raíces en el sistema educativo.


Escuchar que una estudiante tan joven está pasando por una situación así me produce una honda tristeza. No quiero entrar aquí en el debate sobre la idoneidad de los deberes, pero sí abrir una reflexión sobre la necesidad de replantear todos aquellos hábitos que puedan conducir a situaciones como estas. ¿Es realmente necesario acabar el temario caiga quien caiga a costa de llevar al alumnado con la lengua fuera todo el año? ¿No será mejor que los estudiantes desarrollen las competencias básicas que les corresponden por su edad de una forma distendida y motivadora que hacerlo mediante un auténtico atracón de ejercicios y actividades fuera y dentro del aula? ¿Tiene sentido que carguemos a nuestros hijos con todo tipo de actividades extraescolares que muchas veces sólo sirven para reducir a meramente anecdótico el tiempo que tienen para jugar y divertirse?

En el mundo en el que vivimos, expuestos a miles de estímulos por minuto procedentes de las nuevas tecnologías y redes sociales, es más necesario que nunca echar el freno, dedicar más tiempo a la reflexión y propiciar una educación calmada en la que el alumnado disfrute del placer de aprender y pueda satisfacer su curiosidad y su motivación innata.

Este editorial se incluye en el nº 22 de la revista Educación 3.0 impresa. Para recibir un ejemplar de la publicación en tu centro o domicilio, sólo tienes que suscribirte a través de la página web o llamando al 91 547 00 95. 

Comentarios:

5 Comentarios En "“Hacia una educación sin estrés”, por Javier Palazón"

avatar
Ordenar por::   Más nuevo | Más antiguo | Más votado
Nostram
Nostram
Estoy haciendo un máster de profesor de secundaria y para ello hago también prácticas en un instituto. He encontrado la enseñanza y los métodos usados por los profesores aberrantes, desmesurados, desmotivadores, carentes de aliciente y por supuesto y sobre todo sin una pizca de empatía, ni comprenden, ni les importa, ni siquiera se plantean que está pasando. La expresión más común que he visto asociada al fracaso escolar es “claro como no estudian”, y con eso lo justifican todo. Por ejemplo: La asignatura de música: No hay una sola audición, no hay motivación para que los alumnos puedan siquiera experimentar… Leer más..
Faith
Faith
no creo que todo sea problema de la educación academica, mucho trabajo empieza en el hogar, un lugar que hoy prácticamente solo existe para lo material, comida y sueño, pero… ¿ y las palabras?, el hablar en familia, los abrazos, las tareas del hogar… ¿donde quedaron? como profesor veo mas falta del cariño familiar y del pasar horas con las familias, las nuevas tecnologias se han apoderado de todo el ambiente, pero de eso no se habla. mi experiencia me dice que… quien tiene una familia que exige, habla, se abraza, se escucha, da igual como sea el trabajo o… Leer más..
Hola
Hola

Nuestro trabajo como docentes consiste entre otras cosas, en seleccionar la metodología más adecuada para cumplir con la programación. Nadie nos obliga a sobrecargar de trabajo a los alumnos ni a nosotros mismos con infinidad de exámenes. Los libros de texto están hechos para que tengamos material de sobra, pero ninguna familia entenderá pagar 40 euros por un libro que se queda por la mitad. La culpa es de los libros de texto usados sin criterio.

merce
merce

Mercedes. Pienso y lo he puesto en práctica como docente que los alumnos deben hacer todo lo que más puedan en clase. Que realicen las actividades. Lean.y explicarles cuantas veces sea necesario. No cansarse de enseñar y explicar. Moverse. No explicar y quedarse sentado y decir si aprenden que aprendan

Lulú
Lulú

Agobiante la carga de trabajo impueta a los niños, yo los llamo basura, pues de que le sirve memorizar datos que no lis preparan para la ruda realidad laboral, inculcarles valores, arte, música y literatura es la verdadera educacion, motivar el debate, exponer sus ideas y sentimientos, en un marco de respeto recíproco, es lo mejor. El insistir en aplicar examenes es aberrante, debe existir una evaluación personalizada, no estándar, pues ya se ha demostrado la diversidad de inteligencias y habilidades.

wpDiscuz