Reconocimiento facial, el futuro de la autentificación en los exámenes

0

Tanto en las pruebas presenciales como, sobre todo, en las pruebas online, surge la misma problemática: conocer con exactitud que la persona que está realizando el examen, cuestionario o cualquier tipo de prueba calificatoria, es quien nosotros creemos que es.

Tradicionalmente, los docentes se han basado en sus sentidos para tratar de verificar la identidad de los alumnos: un listado con fotografías o los documentos de identificación oficiales, por ejemplo. Sin embargo, la tecnología está dispuesta a ser de gran ayuda en este campo en el que la picaresca y las intenciones de algunos tratan de poner trabas ante la justicia de una prueba calificatoria. El reconocimiento facial está muy cerca de ayudarnos en los exámenes.


A finales del año 2015 se dió a conocer el procedimiento que el ULHI, el centro de formación profesional a distancia del Gobierno Vasco, puso en funcionamiento en una primera prueba piloto: utilizar técnicas de reconocimiento facial para autentificar a los usuarios al sistema, verificando que la identidad de los hacedores de las pruebas correspondía con la de las personas listadas para realizarla.

Para crear este sistema de autentificación mediante reconocimiento facial el ULHI se puso en contacto con dos compañías locales, Smowltech y Vicomtech, especializadas en esta tecnología y encargadas de la creación del software y de la puesta en marcha en los ordenadores del alumnado.
El procedimiento requiere que los alumnos se tomen tres fotografías en algún momento previo al examen, y que servirán como base de verificación; una vez llegado el momento de realizar la prueba, el ordenador tomará un determinado número de fotografías tanto en el momento de autentificarse en el sistema como en momentos aleatorios, durante el examen, comparando las diferentes capturas con las que se tomaron como base.

El reconocimiento facial en exámenes

El sistema, de forma completamente autónoma, se encarga de cotejar las diferentes imágenes, comparándolas y confirmando la identidad del usuario, o avisando en caso de que la identificación sea negativa. El ULHI pretende que esta tecnología de reconocimiento facial, que actualmente se encuentra en fase de pruebas, pueda ser implementada próximamente en nuevas titulaciones tras el buen recibimiento de la prueba piloto en la que cincuenta del total de setenta estudiantes optaron por el método de verificación a través del reconocimiento facial, en vez de elegir otros más tradicionales. En un estudio realizado por UDIMA —la Universidad a Distancia de Madrid—, el 93,3% de los encuestados consideraron que este tipo de tecnologías deberían implantarse en las universidades online.

Reconocimiento facial del ULHILa tecnología implantada por el ULHI llama la atención por ser un elemento de tecnología aplicada para solucionar un problema real, como es el de identificar a los sujetos que realizan pruebas o exámenes. Sin embargo, son muchas las compañías que están poniendo gran empeño en reconocer elementos, ya sean personas, objetos o animales, a través de imágenes o vídeos.

Compañías como SkyBiometry o BetaFace disponen de sus propios métodos que permiten identificar a personas a través de la webcam de un ordenador, y que gracias a las herramientas de desarrollo permiten utilizar sus tecnologías en otras implementaciones propias. Por ejemplo, un sistema tipo Moodle podría disponer del software de estas compañías para autentificar a los usuarios al sistema.

En España, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) participa, junto con un total de diezciocho organizaciones, en el proyecto TeSLA, aprobado por la Comisión Europea y en el que buscan actualizar el proceso de evaluación al siglo XXI. El trabajo de este proyecto de investigación consiste en descubrir cómo identificar al estudiante y verificar la autoría, a través de tecnologías como el reconocimiento facial, el reconocimiento de voz, los patrones de teclado u otras.

El proyecto TeSLA comenzó el pasado mes de enero de 2016 y tendrá una inversión de 7 millones de euros, junto con una duración de tres años. Contará con la participación de más de 14.000 estudiantes en programas piloto, que se realizarán por todo el territorio europeo.

What Dog: bulldogMicrosoft, una de las principales compañías del sector tecnológico del mundo, que también está moviéndose en el mercado del reconocimiento de imágenes jugando con diferentes herramientas que a día de hoy pueden parecer una broma, pero que servirán para alimentar los mecanismos de reconocimiento del futuro. Hablamos por ejemplo de How-old.net (una web que te dice cuál es la edad de las personas que aparecen en una fotografía) o What-dog.net (te indica a qué raza pertenece un perro).

Microsoft Garage, el nombre de la filial que se encarga de este tipo de productos de innovación, también ha desarrollado otros motores de reconocimiento como MyMoustache.net (capaz de reconocer bigotes y comparar su longitud con la de una base de 65.000 usuarios) o TwinsorNot.net (que determina si dos personas son gemelas o no).

Por su parte, no sólo el reconocimiento facial está siendo la base sobre la que identificar a una persona. Mucho más conocidos son los sistemas que se basan en las huellas táctiles para determinar la identidad de una persona, y también ampliamente investigados —aunque con un menor grado de acierto— están los escáneres del iris. Por otro lado, equipos de investigación por todo el mundo llevan décadas desarrollando mecanismos que permiten identificar a una persona a través de su voz, si bien no encontramos soluciones comerciales como sí existen en otras tecnologías.

El potencial de la nueva tecnología: las webcams, a la vanguardia

Si hay una razón por la que este tipo de mecanismos han avanzado es por el crecimiento y la evolución del hardware. Un ejemplo lo tenemos en las webcam, ahora mucho más potentes que las de antaño, y que junto con nuevos algoritmos de procesamiento de imágenes tienen como resultado las sorprendentes novedades en las posibilidades.

Intel RealSense

Como ejemplo nos encontramos a Intel RealSense, una nueva tecnología para las cámaras de portátiles, tablets y smartphones que quiere revolucionar el mercado. Muchas más capacidades que las de antaño, incluyendo la detección de rostros, muecas y gestos, así como movimientos con las manos y también con los dedos. Ya hablamos de esta plataforma en junio de 2015, pero desde entonces han traído al mercado nuevas posibilidades.

Productos como Intel RealSense abren, además, la veda a los desarrolladores: publican un SDK —Software Development Kit— con el que desarrolladores por todo el mundo pueden jugar con la tecnología y probarla, sacando nuevos productos y aplicaciones al mercado. Una vez este tipo de cámaras empiecen a masificarse, lo normal será que sus posibilidades sean cada vez más, logrando una aceptación mayor.

Mientras las cámaras web siguen creciendo en el mercado, los desarrolladores están viendo nuevas posibilidades sobre ellas. Escanear habitaciones o rastrear los movimientos del usuario son sólo algunas de la amalgama que llegará en un futuro. La tecnología siempre a la vanguardia, y lo mejor está por llegar.

Imagen de portada: reconocimiento facial, de ShutterStock

 

Comentarios:

Sea el primero en comentar

avatar