Neuroeducación: cerebro triuno y sus aplicaciones educativas

La clasificación de Paul McLean, basada en la evolución del ser humano como especie, es muy útil para saber qué es lo que podemos pedir a los estudiantes, en función de la edad y a su nivel de desarrollo.

0
cerebro triuno

El cerebro es una de las máquinas más perfectas que se conocen. Aunque cada vez sabemos más de él, todavía nos queda un largo camino lleno de descubrimientos. En este artículo vamos a atender las aplicaciones educativas del llamado CEREBRO TRIUNO, clasificación propuesta por Paul McLean en la década de los 60. ¿Cómo afecta el desarrollo del cerebro a los niños y las niñas? ¿Cómo está estructurado el cerebro?

” El cerebro triuno o trino responde a una clasificación basada en la evolución del ser humano como especie “

¿En qué consiste el cerebro triuno?

El cerebro triuno o trino responde a una clasificación basada en la evolución del ser humano como especie. Aunque hay neurocientíficos que cuestionan este modelo, desde la mirada educativa nos permite tomar una visión práctica de las diversas funcionalidades de nuestro cerebro.

Detallamos cada uno de ellos:

  • El cerebro reptiliano, se localiza en la parte inferior y trasera del cráneo. Sería la parte más antigua y primitiva encargada de las funciones básicas y de supervivencia y de los instintos. No es capaz de aprender, vive en el aquí y el ahora, es decir, es pura impulsividad. Además, este cerebro cubre las necesidades de defender y/o marcar el territorio, protegerse y evitar riesgos, por lo que es resistente al cambio y la innovación.
  • cerebro triunoSistema límbico, parte que es propia de los mamíferos. Se sitúa en la parte central del cerebro y contiene el hipocampo, centrado en la memoria y en la orientación, y la amígdala, que es el centro de control de las emociones y encargada de activar un gran número de patrones de actuación. Por ejemplo, si una vez un perro nos intentó morder, esta parte del cerebro será la encargada de dirigir nuestras conductas para evitar que esa situación del pasado se pueda repetir y hará que no queramos acercarnos a los perros.

Al contrario que la parte del cerebro anterior, ésta sí que tiene memoria, y mucha. Se puede decir que vive en el pasado, ya que se encarga de nuestra memoria a largo plazo. Cuidado porque las fobias y miedos se pueden quedar grabados e impedirnos aprendizajes y favoreciendo bloqueos.

  • El Neocórtex. Es la base del pensamiento humano, lo que nos diferencia del resto de los animales. Es aquí donde tienen lugar las funciones cognitivas superiores como el razonamiento, el lenguaje, la planificación, etc. Su desarrollo comienza desde que el bebé nace, pero las conexiones no están listas para funcionar, aproximadamente, hasta los dos-tres años de edad. Entonces los/as niños/as comienzan a tomar decisiones, y no llegan a entender porque las nuestras como adultos prevalecen a las suyas. Curiosamente, coincide con la etapa de las rabietas. El neocórtex termina de madurar finalmente a la edad de 20 años aproximadamente.

Esta parte del cerebro es de vital importancia para inhibir los automatismos y reacciones primarias y emotivas.

 “Esta clasificación en concreto es muy útil para saber qué es lo que podemos pedir, en función de la edad y a su nivel de desarrollo “

¿Cómo aplicarlo a la educación?

Esta clasificación en concreto es muy útil para saber qué es lo que podemos pedir a nuestros alumnos y alumnas, en función de la edad y a su nivel de desarrollo.  Nos ayuda a entender que hay cosas que  no son capaces de hacer hasta que su neocórtex no esté bien desarrollado. Por ejemplo no podrán regular su comportamiento como los adultos o no serán capaces de razonar ciertas cuestiones o problemas.  Lo que sí podemos hacer es ayudarles a sacar el máximo partido a su cerebro, y enseñarles a estrategias que les permitan manejar y equilibrar sus funciones.

Hablemos de algunas de las aplicaciones más importantes:

  • NUESTRO CEREBRO CAMBIA CONSTANTEMENTE A LO LARGO DE LA VIDA: Estos cambios en los primeros años de vida son abismales ya que es la mayor etapa de aprendizaje, recordando que cada uno/a tenemos un ritmo de adaptación y de desarrollo. Paciencia, tranquilidad y estimulación son premisas muy importantes. Dejemos a nuestros alumnos y alumnas salir de sus automatismos dejándoles tiempo para que tomen sus propias decisiones. Cualquier cosa que les provoque miedo (un compañero que se mete con ellos, un profesor demasiado exigente, etc) bloque el aprendizaje y activa el cerebro reptiliano y límbico.

El aula debe ser un entorno de seguridad emocional y física para crear una atmósfera de confianza que les permita un buen aprendizaje. Para ello, podemos personalizar el aula, estar pendientes de la temperatura que hace en él, activar el cuerpo después de mucho rato de reposo, utilizar música, juegos o utilizar el humor.

cerebro triuno

  • EL CEREBRO APRENDE DE MANERA INTEGRAL: el cerebro triuno trabaja como si fuera uno. Las experiencias vivenciales aportan un aprendizaje mucho mayor que lo simplemente cognitivo. Por ello el juego se convierte en algo fundamental en el desarrollo de los niños y las niñas. Aprovechemos cualquier momento que podamos para ofrecerles un colección de actividades que incluyan lógica, palabras, números, colores, movimientos, sonidos e imágenes. Cuantos más canales utilicemos más aprenderán.
  • LA ATENCIÓN ES ALGO QUE HAY QUE CONQUISTAR: muy relacionada con el cerebro más básico, la atención no para y está en constante alerta. Para que sea de calidad necesita descansos, se recomiendan bloques de 20 minutos precedidos de un descanso o cambio de atención.
  • LAS EMOCIONES SÍ IMPORTAN: El aprendizaje y la emoción está íntimamente ligado. Un enseñanza fundamental, es el de esperar a que la emoción que nos está perturbando baje de intensidad. Ayudar a nuestros/as alumnos/as a poner palabras a sus emociones, sentimientos, vivencias, les ayuda a bajar esa intensidad de la emoción y, además, favorecemos las conexiones del sistema límbico con el neocórtex.
  • NUESTRO CEREBRO SE DESARROLLA EN RELACIÓN CON LOS DEMÁS: somos seres sociales por lo que las interrelaciones con nuestro entorno son vitales para un buen desarrollo. En ese sentido los trabajos cooperativos y en equipo favorecen el aprendizaje dentro del aula, además te preparan mejor por la vida adulta.
  • Investiguemos, probemos, ensayemos, juguemos…. un alumno o alumna en un momento de enfado con sus compañeros/as ¿qué parte del cerebro está actuando dominantemente? ¿Y cuando está jugando de manera simbólica? ¿Y cuándo se relaciona con adultos? ¿Y cuándo tiene sueño o hambre?Entender el cerebro es entendernos mejor. ¿Y si lo investigásemos también con nosotros o nosotras mismos?

” El aprendizaje y la emoción están íntimamente ligados. Ayudar a nuestros/as alumnos/as a poner palabras a sus emociones les ayuda a bajar la  intensidad de la emoción “

PlumariaPlumariaMaría Ortega Alpañes y Ana Gallego López, pedagogas de Plumaria (Pedagogía y comunicación positiva).

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre