La procrastinación es un problema que afecta a un gran número de personas en la sociedad. Según un estudio de la Universidad de Sheffield, no se trata de un problema de pereza u holgazanería, sino de gestión emocional: el procrastinador disminuye su nivel de productividad y de concentración, pospone las tareas importantes para sustituirlas por otras más sencillas y placenteras y, después, puede llegar a sufrir un sentimiento de culpabilidad y vergüenza por no verse capaz de llevar a cabo sus actividades. 

A continuación, recogemos varias conferencias y charlas TED sobre la procrastinación llevadas a cabo por expertos en psicología, investigadores e, incluso, empresarios que han sufrido las consecuencias de procrastinar. Comparten diferentes enfoques o puntos de vista para entender por qué se produce la procrastinación y ofrecen soluciones para evitarlo y así, ser más productivos.


En la mente de un maestro procrastinador

Tim Urban, fundador del blog Wait But Why y escritor en diversos medios como The Washington Post, relata en esta conferencia el proceso mental de las personas procrastinadoras y cuenta su experiencia personal con humor poniendo como ejemplo los artículos que escribía durante la carrera y la entrega de su tesis. 

A pesar de contar con tiempo suficiente para llevar a cabo estas tareas, tenía por costumbre dejarlas todas para el último momento. Como explicación, habla del  ‘mono de la satisfacción instantánea’, una cómica representación del acto de posponer tareas importantes para realizar otras más sencillas y placenteras. Según su teoría, este ‘mono’ solamente se ve ahuyentado por el ‘monstruo del pánico’, que aparece cuando existe la posibilidad de fracasar, suspender o caer en vergüenza pública si no se satisfacen las tareas que uno debe hacer. También señala que hay dos tipos de procrastinación: la que tiene plazos y la que no, siendo la segunda la más frustrante, porque interfiere directamente con los proyectos personales, la realización y la felicidad de las personas.


An End to Procrastination

Con un tono más serio, la estudiante del Instituto Marcus de Texas Archana Murthy sostiene que la procrastinación es un verdadero problema social. Menciona que las encuestas indican que hasta un 95% de los estudiantes tiene problemas de productividad y tiende a dejar aparcadas las tareas hasta que no queda más remedio que abordarlas, con todos los problemas que esto conlleva. Por ello, plantea una serie de soluciones: construir colectivamente una red de apoyo mutuo para poder afrontar los objetivos sin sentirse solos o intentar tener un enfoque positivo de las situaciones, fomentando la actuación y la energía para evitar caer en el pesimismo. 


No vas a dejar de procrastinar sin un ‘accountability buddy’

Hugo Ikta, fundador de John Coaching, se frustró cuando dejó de hacer actividades cotidianas, como ir al gimnasio o tocar la guitarra, y se dio cuenta de que este problema se extendía a cualquier otra actividad que intentase llevar a cabo. Para ponerle remedio a esta situación, Ikta introduce el concepto de ‘accountability buddy’, una persona que motive al procrastinador para que cumpla sus objetivos y se sienta realizada al conseguirlo. En su caso, llamó a un amigo y acordaron llamarse una vez por semana con el objetivo de contarse lo que habían hecho. Resulta que el miedo a no poder contarle nada a su amigo fue lo que le motivó a retomar sus actividades: si hacía cosas, podía contárselas y hacer que ambos se sintieran orgullosos de ello. 


Enter the cult of extreme productivity

“Esta es la charla TED más peligrosa del mundo”. Con estas palabras inaugura Mark Adams, vicepresidente de la revista VICE, esta conferencia sobre la productividad ‘extrema’. En ella plantea un método distinto para hacer frente a determinadas situaciones: utilizar el miedo como un aliado para realizar acciones irreversibles que den lugar a un cambio, salir de la zona de confort y tomar decisiones repentinas (y, en ocasiones, arriesgadas) para motivar una evolución, un progreso en la vida de las personas. Adams apuesta por la acción, el movimiento y el no tener miedo a equivocarse, y reniega del conformismo fomentando este modelo de actuación que se beneficia del miedo para lograr el éxito en cualquier ámbito.  


Are you a giver or a taker?

El psicólogo Adam Grant plantea las siguientes cuestiones: ¿eres altruista u oportunista? ¿Piensas más a menudo en lo que puedes hacer por los demás o en lo que los demás pueden hacer por ti? Según él la respuesta es simple: aunque todo el mundo tenga ambos rasgos, siempre hay uno predominante. Llevó a cabo varios estudios e investigaciones que revelaron que las personas menos productivas en los espacios de trabajo suelen ser las altruistas porque destinan su tiempo y energía a ayudar a los demás y después no cuentan con esos recursos para dedicarse a sus propias tareas. En el ámbito universitario sucede lo mismo: los alumnos con peores calificaciones eran aquellos que estaban de acuerdo con la afirmación ‘me encanta ayudar a los demás’. El objetivo de esta conferencia es eliminar los tabúes en torno a la productividad y buscar un equilibrio entre el altruismo y el oportunismo.