Anna Carballo: “La neurociencia permite conocer y mejorar cómo aprende el cerebro”

Anna Carballo, psicóloga y doctora en Neurociencias por la Universidad Autónoma de Barcelona, considera que las neurociencias pueden ayudar a repensar las prácticas educativas, así como mejorar los modelos pedagógicos, siempre que se haga desde un punto de vista científico y riguroso. Además, afirma que es clave que los docentes se formen en este ámbito.

Anna Carballo: “La neurociencia permite conocer y mejorar cómo aprende el cerebro”

Durante los últimos años, Anna Carballo se ha dedicado a la docencia universitaria en el ámbito de la Educación Infantil y Primaria y de la Psicología en diferentes universidades, actividad que compaginó con la coordinación de las cuatro asignaturas de Prácticas del Grado de Educación Infantil de la Universidad de Manresa. Esto le permitió estar en contacto directo con numerosas escuelas conocer de primera mano tanto diferentes modelos pedagógicos como la realidad a pie de aula. Además, ha llevado a cabo tareas de investigación neurocientífica sobre procesos de aprendizaje y memoria en el Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona. Anna Carballo está firmemente convencida de que las neurociencias pueden ayudar a fundamentar y repensar la práctica educativa en el aula desde un marco teórico científico. 

Pregunta: ¿Qué aporta la neurociencia al ámbito educativo?

Respuesta: Básicamente, rigor y evidencia empírica para intentar justificar y fundamentar el diseño de prácticas pedagógicas. Y para ello se basa en conocimientos neurocientíficos sobre las bases neurales que sustentan los procesos de aprendizaje y memoria. Dicho de otra manera: cómo el cerebro codifica, elabora, retiene y recupera la información, y cómo algunos factores intervienen en estos procesos neurobiológicos que sustentan el aprendizaje y el desarrollo de funciones cognitivas de alto nivel.

Nos encontramos en un momento de muchos cambios sociales y tecnológicos. Y en este afán de encontrar un marco teórico que pueda justificar y fundamentar, desde un punto de vista científico y riguroso, el cambio y la mejora de los modelos pedagógicos, numerosos educadores han empezado a interesarse cada vez más por las implicaciones que tiene un campo empírico como el de las neurociencias.

P: ¿Qué aspectos neurocientíficos son esenciales para educar en el aula?

R: Si entendemos como esencial la necesidad de conocer cómo funciona y se estructura el cerebro para ser un buen docente, creo que ninguno. De hecho, todos hemos tenido buenos profesores antes de que se empezara a hablar de neurociencia, ¿verdad?

No obstante, poder identificar algunos factores que intervienen de forma clara en el funcionamiento cerebral y, por extensión, en los procesos cognitivos que dependen de este sustrato biológico puede ser una herramienta más para que la comunidad educativa reflexione sobre su práctica docente y el modelo educativo actual. Es más, una práctica docente basada en la uniformidad curricular, que pretenda que todos los niños y adolescentes aprendan lo mismo, de la misma manera y en el mismo momento no parecería lo más adaptado a las necesidades educativas reales de cada estudiante.

Anna carballo

Esto es un pequeño extracto de la entrevista publicada en el Nº 36 de la revista EDUCACIÓN 3.0 impresa, correspondiente a noviembre 2019-enero 2020.

Para poder leerla completa es preciso suscribirse: podéis hacerlo como centro o como particular llamando por teléfono (91 547 00 95) o a través de la página web.

¡Aprovecha el 20% de descuento hasta el 22 de noviembre!

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre