El último trimestre de este 2020 ha sido elegido tanto por Microsoft como por Sony para lanzar sus consolas de última generación. Y tras años de espera, son muchos usuarios (tanto adultos como jóvenes) los que se han lanzado a reservarlas o a ‘pedírselas a los Reyes’.

Con unidad óptica o digital

Hemos tenido la oportunidad de probar las dos versiones de la nueva Xbox, Series X y Series S: la diferencia esencial entre ellas (además del diseño, acorde con sus funciones) es que la primera es la más potente, con mejores gráficos, resolución 4K y lector de discos, mientras que la segunda se queda en una resolución de 1.440 y es exclusivamente digital. Eso supone además una diferencia de precio entre ambas de unos 200 euros.

En cuanto a sus capacidades técnicas, la mayoría del resto de aspectos son comunes. Por ejemplo, el ‘ray tracing’ por hardware (una tecnología que se encarga de mejorar las iluminaciones, sombras y reflejos de los videojuegos) o la Xbox Velocity Architecture, que permite reducir casi al completo los tiempos de carga y acelerar el proceso de apertura de aplicaciones. También la compatibilidad con el Sombreado de Velocidad Variable (VRS) y Frecuencia de Actualización Variable (VRR). Es decir, las principales funciones para mejorar el uso diario y cómo se ven los juegos.

Por lo tanto, para la elección de una u otra la recomendación es elegir en función del presupuesto, pero también del tipo de juegos, las horas que se vayan a invertir y, si ya se tienen algunos títulos, del formato en el que se disponga de ellos. No podemos olvidar que Xbox Series X/S son retrocompatibles con todos los juegos a los que se puede jugar en Xbox One (incluidos los de 360 o de la primera Xbox). Por lo tanto, si los tenemos en formato físico será mejor la primera opción y si por el contrario usamos el Game Pass de Microsoft, será suficiente con la segunda.

nueva xbox series x

Apuesta por lo físico

Dicho esto, empecemos por la Xbox Series X. Es bastante grande (sobre todo si la comparas con la Series S), con un diseño elegante y bien acabado que permite colocarla tanto en vertical como en horizontal. Llama la atención que la rejilla de disipación de calor está en la parte superior en lugar de en la trasera, aunque tenemos que decir que no molesta para nada y que, además, consigue que sea una máquina tremendamente silenciosa.

Se acompaña de un mando rediseñado en el que destaca una nueva cruceta que ayuda a realizar diagonales durante los juegos mucho más precisas y rápidas. Por otro lado, cuesta con un botón ‘share’ para realizar capturas de pantalla y vídeos, su carcasa tiene una superficie estriada que facilita el agarre y funciona a pilas. ¡Importante! De nuevo, todos los mandos y periféricos de las consolas anteriores son compatibles con esta.

Durante las pruebas de esta consola, que han durado dos semanas, hemos detectado algunas otras mejoras claras de usabilidad. Por ejemplo, lo rapidísima que es (algo que es causa directa del almacenamiento SSD en lugar de emplear un disco tradicional). Y es algo que se nota tanto al navegar por los menús como al descargar cualquier juego.

Y nos ha gustado especialmente la función ‘Quick resume’, que permite dejar los juegos que queramos en stand by en mitad de una partida, para volver a ellos de forma inmediata en cualquier momento y en exactamente el mismo punto en el que se quedaron.

Xbox Series X
  • La Xbox más rápida y potente de la historia. Juega a miles de títulos de cuatro generaciones de consolas: todos los juegos tienen el mejor aspecto y se juegan mejor en Xbox Series X.
  • Disfruta de una velocidad y rendimiento de nueva generación con Xbox Velocity Architecture, impulsada por un SSD personalizado de 1TB y software integrado.
  • Con Xbox Smart Delivery, juega a la mejor versión disponible de tu juego sea cual sea la consola que uses.
  • 12 teraflops de potencia.
  • Juegos en auténtico 4K, preparados para 8K y hasta 120 FPS.

En digital

Xbox Series S, por su parte, es pequeña y con un aspecto muy minimalista. El mando es el mismo que en el de su ‘hermana mayor’, así como la compatibilidad con otros periféricos y algunas de las sensaciones durante el uso: es igualmente silenciosa y rápida, aunque tiene la mitad de capacidad de almacenamiento. Aquí si no se borran los juegos una vez pasados, se hace indispensable una unidad externa, ya que no podemos olvidar que está pensada para jugar exclusivamente con juegos en formato digital. Y no es fácil (o económico) dar con una compatible.

nueva xbox series s

Obviamente, su capacidad gráfica es bastante inferior, al igual que su resolución. Pero pese a lo que pudiera parecer, la calidad de visualización de los juegos a simple vista no difiere mucho con respecto a la Series X, jugando a ambas en el mismo televisor (un OLED 4K). Quizá es cuestión de los juegos, ya que depende de su resolución nativa el hecho de que podamos disfrutar de un verdadero 4K o no.

Xbox Series S
  • Rendimiento de nueva generación en la Xbox más pequeña de la historia
  • Xbox Velocity Architecture, impulsada por un SSD personalizado, funciona junto con la tecnología moderna de sistema en un chip (SOC) para proporcionar un juego de hasta 120 FPS en consola más pequeña
  • Tiempos de carga más rápidos: los juegos se cargan significativamente más rápido con el SSD personalizado en la Xbox Series S
  • Cambia el juego: con reanudación rápida, puedes cambiar sin problemas entre varios títulos diferentes y reanudar instantáneamente desde donde lo dejaste
  • All-Digital, resolución 1440p hasta 120FPS, DirectX Raytraycing, Variable Refresh Rate, reproduce video en 4K, SSD Personalizada de 512 GB

Y con control parental

Y cuando son los menores los principales usuarios de este tipo de dispositivos, el control es esencial. En este caso, Microsoft ofrece la oportunidad de configurar algo así como un control parental que permite a los padres administrar el uso que hacen sus hijos de la consola. Todo se gestiona a través de una app instalada en el teléfono móvil (Xbox Family Settings).

Desde ella se crea una cuenta familiar en la que se van a añadiendo los distintos miembros de la familia. Entre las funciones disponibles están la posibilidad de configurar la cuenta de un menor, con quién se comunican y juegan… También es posible establecer un límite de tiempo de juego y restricciones del contenido, así como acceder a informes sobre qué han hecho diaria o semanalmente.