Las vacaciones son un momento ideal para pasar tiempo de calidad en familia; también con los abuelos. Más que simplemente visitarlos o charlar un rato con ellos, existen actividades y juegos que harán que los pequeños desarrollen vínculos estrechos con los mayores y vivan momentos juntos que recordarán toda su vida. Esta entrada reúne algunas propuestas para que no falte la diversión entre generaciones durante este verano.

Contar cuentos

Juegos p ara abuelos y nietos

Los abuelos se caracterizan por ser grandes narradores y fuentes inagotables de historias. Los nietos pueden disfrutar de esta virtud escuchando a los mayores contar cuentos inventados o leyendo libros. Después, será el turno de ellos, quienes deberán escoger su libro favorito y leérselo a sus abuelos. También pueden imaginar uno en el que ambos sean los protagonistas, incentivando así su creatividad.

Día de jardinería

Juegos para abuelos y nietos

Pasar una tarde plantando semillas, recogiendo frutas o aprendiendo cómo se cuidan las flores del jardín es una actividad ideal para pasar tiempo juntos y aprender de la naturaleza. Los menores se darán cuenta de que los frutos necesitan su tiempo para crecer y que hay que cuidar las flores todos los días. Si no hay un jardín familiar, otra opción es meter legumbres en un algodón humedecido para que germinen o plantar semillas en una maceta. 

Elaborar el árbol genealógico

Juegos para abuelos y nietos

Una cartulina o un folio, un par de rotuladores y lápices y fotografías de los miembros de la familia son los materiales necesarios para llevar a cabo esta actividad. El abuelo o abuela será el que guíe al pequeño en la elaboración del árbol y, de esta manera, le cuente o le recuerde quiénes forman parte de su familia (cómo y cuándo se conocieron, cuántos hijos tuvieron, dónde vivieron…). Es otra forma de animar a los pequeños a preguntar cosas del pasado; seguro que los mayores cuentan anécdotas muy divertidas

Juegos de mesa ‘tradicionales’

Juegos para abuelos y nietos

El parchís, el dominó, la rayuela o la brisca son juegos que quizá no conozcan los niños y niñas de hoy, pero que llenaron las horas de juego de sus abuelos. Por eso, pueden elaborar un listado de los juegos con los que más disfrutaban y explicarles las reglas: los mayores recordarán aquello con lo que tanto disfrutaban en su juventud y los pequeños pasarán un buen rato entretenidos dejando de lado las pantallas.

Revisar álbumes familiares

Juegos para abuelos y nietos

Hojear un álbum consigue despertar los recuerdos de los abuelos; nadie como ellos conoce la historia familiar que esconden las fotos del pasado. Ver alguno juntos es una actividad simple con la que los menores conocerán mejor de dónde vienen: se animarán a hacer unas cuantas preguntas que los abuelos estarán encantados de responder (incluso pueden contar alguna travesura de papá o mamá cuando eran pequeños). Se trata de una actividad que refuerza el sentido de pertenencia a un grupo y crea un vínculo especial entre ambos.

Trabalenguas, refranes y adivinanzas

La cultura popular está repleta de frases hechas, trabalenguas y adivinanzas que divierten a todos por igual. Los abuelos conocen muchas de ellas y pueden transmitirlas a otras generaciones. Una idea es que los nietos escriban los trabalenguas, refranes o adivinanzas que les cuenten en una libreta para que nunca se les olviden.