Trabajar las habilidades sociales y cognitivas a través de un escape room

2
experiencia Escape room

Los escape room son una de las tendencias más populares en el entorno educativo. De hecho, ya so non muchos los centros que han puesto en marcha actividades en las que incluyen este tipo de juegos de rol en el que los estudiantes tienen que trabajar en equipo para conseguir un reto. Uno de los centros que ha decidido emplearlo ha sido el IES Las Lagunas, de Mijas, Málaga. Su profesora, María Adela Camacho, nos cuenta en qué ha consistido.El Perdido Libro Secreto de los Druida se ha llevado a cabo en varios centros escolares con alumnos de entre primero y cuarto de ESO. Nació como premio al grupo ganador de uno de los retos de la Gamificación de la Convivencia que llevamos en el IES Las Lagunas: ESTIGIA I.

Libro Perdido Druida

¿En qué ha consistido la experiencia?

La actividad giró en torno a un libro perdido desde la Edad Antigua que contiene todos los secretos de los druidas (personas de la clase sacerdotal que vivieron en países como Gran Bretaña, Irlanda o el norte de España).

Después de pegar papeles de colores debajo de las sillas con los que se podían formar cuatro puzles de distintos colores y, así, formar los grupos colaborativos heterogéneos, el alumnado escuchó una narrativa de parte de su tutor o tutora en la que se explicaba la historia.

A continuación, fueron trasladados a la biblioteca, donde la directora del centro (Game Master) les explicó la desaparición misteriosa de la bibliotecaria y se les puso un vídeo de introducción para crear ambiente y expectación a través de un contador y una ambientación musical.

Los grupos fueron buscando pistas que les conducían a enigmas cuya resolución fue necesaria para superar el reto y poder avanzar hacia el siguiente paso. Una vez con todos los enigmas resueltos, un experto de cada grupo se unió en un nuevo grupo para realizar una última prueba. La solución extraída de la misma era la clave para abrir la caja que contenía el libro perdido.

Las pistas y los enigmas fueron similares para todos los grupos y estaban basadas en tinta invisible, uso de códigos (Morse o Braille) y retos matemáticos, lingüísticos o lógicos.

¿Qué hemos trabajado con esta experiencia?

Nuestra idea era conseguir una cohesión del grupo y potenciar el trabajo colaborativo. Hemos comprobado que una experiencia memorable de corte lúdico como esta, que convierte al alumnado en el protagonista del aprendizaje, supone un aumento de la motivación con la que profesores y estudiantes afrontan estos contenidos.

Además, hemos conseguido fomentar el trabajo cooperativo y las rutinas de pensamiento y trabajar el aprendizaje de habilidades sociales, emocionales y, al mismo tiempo, cognitivas.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre