‘Ciencia en el barrio’: una muestra de que esta disciplina no es aburrida

Experimentos, talleres, conferencias con expertos y hasta clubes de lectura son algunas de las actividades en las que participan los estudiantes de Secundaria de los diez centros participantes en este proyecto del CSIC, ubicados en la Comunidad de Madrid.

CIENCIA EN EL BARRIO

¿Cómo es el día a día de un científico? ¿Cómo realizan sus experimentos? ¿Cuáles son las novedades de ámbitos como la robótica? Estas son algunas de las  preguntas a las que da respuesta el proyecto ‘Ciencia en el barrio’, promovido por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Su objetivo es triple: acercar la cultura científica a estudiantes de zonas que disponen de pocas iniciativas relacionadas con esta cuestión; fomentar el desarrollo social y la igualdad de oportunidades a través de la ciencia; y demostrar que esta disciplina no es aburrida.

La ciencia, de cerca

Puesto en marcha en 2016, cuenta con la participación de diez centros de Secundaria de la Comunidad de Madrid ubicados en diferentes distritos:  Carabanchel, Hortaleza, Puente y Villa de Vallecas, Usera, San Blas y Villaverde. En concreto, colaboran los estudiantes de 4º de ESO, aunque también pueden participar los alumnos de otras edades y grupos y la comunidad vecinal de las zonas.

Ciencia en el barrio

En cada uno de los institutos se llevan a cabo diferentes actividades relacionadas con temas de actualidad científicas. Entre ellas destacan los talleres experimentales, en los que se realizan experimentos en los que los estudiantes pueden conocer cómo funciona la luz o tienen la oportunidad de cocinar con macromoléculas como los polímeros. Por otro lado, pueden asistir a conferencias para debatir con expertos sobre temas de actualidad, y participar en clubes de lectura en los que ampliar sus conocimientos sobre ciencia. Por último, tienen la posibilidad de realizar visitas guiadas a otros centros en los que se les presenta el mundo de la investigación ‘in situ’.

Colaboración y repercusión

Desde que se inició, este proyecto ha tenido una buen acogida: en él han participado más de 3.000 estudiantes y han colaborado más de 35 investigadores e investigadoras del CSIC. Además y para darle difusión, las actividades de cada uno de los centros tienen su altavoz en las redes sociales y en un perfil creado por la propio institución.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre