Educación 3.0 | Homepage
El arte de la posibilidad: ¿Y si cambiar la escuela fuese viable?

El arte de la posibilidad: ¿Y si cambiar la escuela fuese viable?

1 Comentario 🕔30.Mar 2017

Innovar en la escuela no es fácil pero la actitud de los docentes es clave. Depende de en qué grupo se posicionen. Andrea Giráldez reflexiona sobre la postura que pueden adoptar unos (reconociendo las dificultades pero sin cejar en su empeño) y la de otros (los permanecen estáticos enumerando la retahila de dificultades…). ¿En qué lado estás tú?

Conversaba hace unos días con cuatro profesoras de Instituto que asisten a un grupo de trabajo sobre coaching en educación. De repente, una dijo: “Eso sería estupendo, pero es imposible con el sistema que tenemos”. De ahí derivó un largo e interesante debate. Volviendo a casa, recordé a Benjamin Zander y “El arte de la posibilidad”. Cuenta, en su libro del mismo nombre, que una fábrica de zapatos envía a dos comerciales desde Manchester a África para comprobar si era posible expandir el mercado. A los pocos días, uno de los comerciales envía un telegrama diciendo “Situación imposible. Aquí nadie usa zapatos”.  El otro comercial también envía un telegrama muy distinto: “Una gran oportunidad de negocio. No tienen zapatos”. Para el vendedor que no veía zapatos, no había opciones. Para su colega, las mismas condiciones eran una oportunidad en la que solo veía posibilidades.

Mientras unos son capaces de reconocer las dificultades y, a pesar de ellas, innovar en el mejor sentido del término, otros han decidido no hacer nada más allá de enseñar como siempre lo hicieron

Una mirada atenta a la escuela (usando el término en su sentido más amplio e incluyendo también a la universidad y a cualquier otra institución educativa) nos permitiría ver cómo los profesores pertenecen a uno u otro grupo. Mientras unos son capaces de reconocer las dificultades y, a pesar de ellas, innovar en el mejor sentido del término y hacer de la escuela un lugar al que vale la pena ir cada día, otros han decidido no hacer nada más allá de enseñar como siempre lo hicieron. Las razones que alegan son muchas, y ciertas: el currículo y esa nefasta ley heredada del ministro en el exilio dorado, el desinterés de algunos estudiantes (que es real, pero también debería invitarnos a pensar qué lo genera), los recortes, la masificación en las aulas, y así podríamos continuar con un listado interminable. Todo esto es real y, en cierta medida, indiscutible.

Cuando digo cambiar la escuela, me refiero a decidir qué es lo que realmente queremos ofrecer a nuestros estudiantes

La pregunta es si estamos dispuestos, como muchos ya lo hacen, a cambiar la escuela a pesar de esas dificultades. Y cuando digo cambiar la escuela no me refiero a cambiar el sistema ni la educación. Eso es una entelequia y el camino más fácil para dejar la responsabilidad en manos de otros, porque equivale a decir que hasta que la ley y todo lo que le rodea no cambie, nada podemos hacer.

Cuando digo cambiar la escuela me refiero a ese cambio que empieza por uno mismo, y sigue por el entorno más próximo, y quizá continúe expandiéndose, como sucede cuando uno arroja una piedra en un estanque. Cuando digo cambiar la escuela, me refiero a decidir, como docente y como grupo de docentes que trabajamos en un mismo centro, qué es lo que realmente queremos ofrecer a nuestros estudiantes (y aquí, he de reconocerlo, me importa bastante poco lo que ponga el currículo, o al menos invito a hacer una lectura crítica de lo legalmente establecido). Cuando digo cambiar la escuela me refiero a la responsabilidad personal, al telegrama que cada uno podría enviar mañana, después de considerar la realidad y reflexionar sobre lo que está decidido a hacer.  Y ahora, si quieres, sal a dar un paseo y piensa: ¿qué escribirías en tu telegrama?   

Imagen: Sole Hope. Fotografía de Eden Photography (2010)

 

Andrea GiraldezAndrea Giráldez es profesora universitaria, consultora, facilitadora de procesos de formación en soft-skills y directora de online learning en Growth Coaching International

 

 

 

Artículos similares

Javier Sellers: “El buen uso de la tecnología debe enseñarse desde la escuela”

Javier Sellers: “El buen uso de la tecnología debe enseñarse desde la escuela” 3

Maestro de Primaria y coordinador TIC en el Colegio Santo Domingo Savio en Petrer, Alicante,

Pablo J. Díaz Tenza: “No sabemos con certeza qué oficios desempeñarán nuestros alumnos en el futuro”

Pablo J. Díaz Tenza: “No sabemos con certeza qué oficios desempeñarán nuestros alumnos en el futuro” 2

Maestro de Primaria y autor del libro ‘Hacia una nueva escuela’, Pablo J. Díaz Tenza

Cómo ser un buen líder en un centro educativo. Por María Campo

Cómo ser un buen líder en un centro educativo. Por María Campo 1

María Campo, asesora pedagógica de Eduka&Nature, reflexiona en este artículo sobre el papel de la

Educar también en emociones en la escuela. Por Susana Velasco

Educar también en emociones en la escuela. Por Susana Velasco 0

En breve se acaba el curso. Uno más... Y es inevitable pensar aquello de ¡qué

El arte como pretexto para hablar de innovación. Por Anna Forés

El arte como pretexto para hablar de innovación. Por Anna Forés 1

Anna Forés, profesora en la Universidad de Barcelona y experta en el Postgrado en Digital

1 Comentarios

  1. 🕔 18:03, 26.Abr 2017

    leo

    Yo y mis alumnos, cada día, desde mi clase nos apuntamos a cambiar la escuela y el mundo:)

    Responder comentario

Escribe un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nº 27 Educación 3.0

Publicidad

Publicidad

Categorías

Publicidad

Uso de cookies

El sitio web de Educación 3.0 utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies