Actividades para que el alumnado se socialice en el recreo

Las actividades colaborativas en la hora del recreo promueven la creación de vínculos entre los estudiantes para que el ambiente en el aula sea lo más positivo posible. ¡Incluso son adecuados para desarrollar su confianza y autoestima!

Actividades para que el alumnado se socialice en el recreo

La amistad y el compañerismo son dos valores fundamentales que se pueden trabajar en el recreo mediante actividades y juegos cooperativos. Con estos recursos también es posible combatir el acoso escolar, ya que promueven las buenas relaciones entre los compañeros.

Héroes entre nosotros

Actividades para que el alumnado se socialice en el recreo: Héroes entre nosotros

Esta actividad, enfocada para el alumnado de entre 9 y 13 años, se organiza por parejas para que, durante dos minutos, cada estudiante analice a su compañero y destaque sus virtudes frente al resto de la clase. Deben realizar un discurso en de tal forma que lo conviertan en un ‘héroe’ para que su autoestima aumente y fomenten.

Pelota caliente

Actividades para que el alumnado se socialice en el recreo: Pelota caliente

Los estudiantes se pondrán en corro e irán pasándose una pelota (lo más rápido posible) sin ningún orden predeterminado; cuando la reciban, deben decir en voz alta su nombre. Su objetivo es por lo tanto ayudar a que se conozcan a comienzo de curso y, así, prevenir el acoso escolar y promover las buenas relaciones. 

El juego del teléfono

Actividades para que el alumnado se socialice en el recreo: El juego del teléfono

Su dinámica es sencilla. Primero, los estudiantes deben colocarse en una hilera para para que uno de ellos se sitúe en uno de los extremos y le cuente una frase al oído a otro. Este último tendrá que transmitírselo a quien tenga al otro lado alterando la oración: siguiendo esta dinámica sucesivamente, la última persona que reciba el mensaje tendrá que decirlo en voz alta para comprobar cómo lo han cambiado.

Adivina el personaje

Los estudiantes se pondrán en la piel de diferentes personajes populares o, incluso, de compañeros de clase. Para llevar a cabo esta actividad, se sentarán en círculo y la persona encargada de imitar estará de pie en el centro y comenzará haciéndolo mediante mímica y expresión oral. Quien acierte al personaje será el siguiente en ir al centro.

Armando la palabra

En este juego, el docente divide la clase en grupos. Después, entrega un papel con una letra a cada estudiante: uniéndolas se forma una palabra, por lo que el alumnado deberá relacionarse con sus compañeros para adivinar qué letra se les ha asignado y qué palabra forma cada uno de los grupos. 

1 COMENTARIO

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre