5 bibliotecas curiosas para visitar en familia

¿Buscas un plan diferente para realizar en familia? Elegimos cinco bibliotecas cuyos edificios, fondos bibliográficos y actividades están llenos de historia. ¿Te animas a visitarlas?

Biblioteca

El concepto de biblioteca parece estar estrechamente ligado al estudio y al silencio. Sin embargo, muchas de ellas son un tesoro que merece la pena visitar. ¿Por qué no hacerlo en familia? Recorrer sus instalaciones de la mano de un experto, conocer sus fondos bibliográficos y la historia que se esconde tras sus paredes sorprenderá a los más jóvenes. Estas son cinco sugerencias.  

Biblioteca Nacional de Madrid

Respira historia por los cuatro costados. Fundada por el rey Felipe V en el año 1711, se inauguró como Biblioteca Real un año más tarde. Tuvieron que pasar unos cuantos años para que, en 1836, pasará a formar parte del Ministerio de Gobernación y tomara su nombre actual. El edificio resulta ideal para visitar en familia por su imponente arquitectura, su extensa colección bibliográfica y porque dispone de multitud de actividades para hacer en su interior. De hecho, las visitas guiadas son una buena opción para conocerla a fondo además de su museo -el antiguo Museo del Libro- y todo lo que rodea a este histórico edificio que, además de ejemplares, alberga otros elementos culturales: cuadros, esculturas, aparatos de música y máquinas de escribir, entre otros.

Biblioteca Nacional de Madrid

Biblioteca de Catalunya

Abierta al público desde 1914, se situó en primer lugar en el Palau de la Generalitat para pasar, tras la Guerra Civil, al edificio del antiguo hospital de Santa Creu de Barcelona. Este edificio es un conjunto gótico que, en la actualidad, alberga más de 63.000 metros de estanterías y una colección de más de cuatro millones de ejemplares. Para conocerla en familia, es posible apuntarse a actividades como los conciertos de piano, las funciones de teatro o las distintas exposiciones que se preparan durante todo el año.

Biblioteca de Catalunya

Biblioteca Foral de Bilbao

Desde fuera, llama la atención por ser un gran cubo de seis plantas cuyas paredes de cristal permiten divisar toda la colección. Aunque el edificio parece construido en pleno siglo XXI, en realidad data del año 1929, cuando albergó  la colección privada del político y periodista Fidel Sagarminaga. ¿Por qué visitarla en familia? Reúne más de 300.000 títulos entre los que destacan ejemplares de los siglos XVI, XVII y XVIII. Por otro lado, ofrece diversas actividades culturales para todos los públicos, como talleres literarios, conferencias, grupos de lectura y, por supuesto, visitas guiadas.

Biblioteca Foral de Bilbao

Biblioteca para Jóvenes Cubit de Zaragoza

Situada en un antigua fábrica azucarera del siglo XIX, no cuenta con mesas ni con sillas, si no con sofás para leer sus más de 15.000 títulos, y posee diversos espacios en los que hacer uso de las tecnologías. Todo ello conectado y amenizado con música. Este nuevo concepto es innovador y una visita guiada por sus instalaciones puede ser una buena oportunidad para que los jóvenes descubran un lugar en el que las responsabilidades escolares y el amor por la lectura se crucen, eso sí, en un espacio diferente.

Biblioteca para Jóvenes Cubit de Zaragoza

Biblioteca Central de Jérez

Data de 1873 y es considerada como la más antigua de Andalucía. Visitarla es perderse entre sus más de 100.000 títulos, entre los que destaca su fondo antiguo, con numerosos manuscritos desde el siglo XV. En la actualidad se encuentra situada en las dependencias de lo que fue el Banco de España de Jérez y consta de tres espaciosas plantas. En sus salas destaca la estancia dedicada a la investigación, repleta de ejemplares en estanterías de madera que evocan tiempos lejanos.

Biblioteca Central de Jérez

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre