Utilizar flipped classroom en las reuniones de padres, ¡es posible!

Utilizar la clase invertida en las reuniones con las familias puede ser una técnica perfecta para mejorar los lazos con los docentes. Fran Calmaestra, director de Primaria e innovación en el Colegio Arenales de Carabanchel (Madrid) nos cuenta paso a paso cómo llevarlo a cabo.

Flipped classroom reuniones de padres

En la práctica totalidad de los centros educativos se realizan, a lo largo del curso, diferentes reuniones para informar a las familias de los distintos objetivos y aspectos importantes a nivel metodológico, rutinas de clase con sus hijos y otras cuestiones relacionadas. En muchos colegios, además, durante esas sesiones se llevan a cabo algunas ‘píldoras formativas’ para que las familias contribuyan en la educación de los hijos pero, ¿por qué tienen estos encuentros entre docentes y padres tienen esa estructura? ¿Acaso no estamos hartos de escuchar que las personas aprenden más cuando toman un papel activo durante el proceso? ¿Por qué cambiamos el modo de proceder con los estudiantes pero las reuniones de padres se mantienen inalteradas?Aunque no nos hayamos parado a pensarlo, existen muchos elementos presentes en la clase invertida o Flipped Classroom que pueden convertirse en nuestros mejores aliados a la hora de dar un giro radical a las reuniones de padres. A nivel práctico, una buena secuencia de cambio puede ser la siguiente:

Flipped classroom reuniones de padres

Los cuestionarios online, una herramienta práctica

En primer lugar, es imprescindible hacer una buena preparación previa:

Hay que tener claro el objetivo y el tema principales de la sesión. Seguro que hay algún tema que te preocupa con tus estudiantes el cual puede ser bueno trabajar con las familias.

  • Busca un vídeo que sea motivador, que desate una cierta intriga o que pueda mover a los padres hacia ese tema que quieres trabajar con ellos.
  • Realiza un formulario de Google en el que insertes dicho vídeo y plantea, de forma anónima, unas preguntas sobre el tema a tratar.
  • Realiza el mismo formulario, con las mismas preguntas, pero sin vídeo, y haz que tus estudiantes completen las preguntas, también de forma anónima. ¡Anímales a que contesten de forma sincera!
  • Unos días antes de la reunión, envía el formulario que preparaste a los padres de tu clase, animándoles a entrar en la dinámica y a contestar con sinceridad dichas preguntas. ¡Házselo llegar con suficiente tiempo como para que puedan contestarlo antes de la reunión!
  • Utiliza los datos de las contestaciones de los padres y compáralos con las contestaciones de sus propios hijos… esto ayudará a trabajar mejor el tema que quieras abordar y sacarles de sus ‘nubes de ideas’, ya que muchas veces la realidad dista mucho de lo que piensan. Elaborar algunas gráficas comparativas o enseñarles sus contestaciones y las de sus hijos también puede ayudar a que observen la diferencia entre aquello que creen y lo que es realmente.

Utilizar técnicas cooperativas con las familias

El día de la reunión, la metodología a seguir será otra:

  • Comienza formulando a las familias algunas preguntas de aproximación al tema utilizando alguna herramienta tecnológica (como Mentimeter) para que la reunión comience de forma activa.
  • Presenta el tema con los datos sacados de los formularios que has preparado, esto ayudará a crear expectativa.
  • Realiza alguna dinámica en la reunión en la que los padres puedan debatir en pequeños grupos, llegar a conclusiones y propuestas de mejora con sus hijos. Puedes atreverte a utilizar alguna técnica cooperativa con ellos como el pizzle o un grupo de expertos.
  • Finaliza la sesión con aquellos aspectos prácticos más tradicionales de las reuniones y que son fundamentales que los padres conozcan.

Con estos pequeños cambios, seguro que la afluencia de padres es mucho mayor y estoy convencido de que serás motivo de conversación (en este caso positiva) en el grupo de WhatsApp.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre