¿Cómo ayudar a los menores para que realicen un uso responsable de la red?

Desde que los estudiantes se enfrentan por primera vez a un dispositivo conectado a Internet es necesario que sepan cómo hacer un uso responsable de él. Es una tarea que deben llevar a cabo docentes y familias.

1
Uso responsable de la red

El uso de Internet es una práctica mayoritaria entre los menores. En concreto, hasta un 95,1% de los niños y niñas con edades anteriores a los 10 años emplean esta herramienta de forma habitual; una cifra que se extiende hasta el 98% entre los 16 y los 24 años, según la última Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares del Instituto Nacional de Estadística, publicada el pasado año.

Por eso, familias y docentes deben concienciarse de que es necesario educar a los menores en un buen uso de Internet y las redes sociales para garantizar su seguridad y evitar situaciones de riesgo como el bullying, el sexting, la pederastia o la trata de menores.

Lo más importante, saber qué es Internet

El primer paso para ello es que tanto adultos como adolescentes y niños tengan  muy clara la definición de Internet y cuál es su papel dentro de la sociedad actual. Y es que, en la actualidad, este desconocimiento es uno de los motivos principales de que sea inseguro: “Internet es peligroso en la medida en que se desconocen sus riesgos y no se sabe protegerse de ellos, ni siquiera prevenirlos”, afirma David Cortejoso, docente y experto en riesgos de las TIC.

Manuel Ransán, coordinador de Internet Segura for Kids, y Cristina Gutiérrez, experta en IS4K, departamento del INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad), están de acuerdo. “Se trata de un entorno como la propia calle, en la que hay muchas oportunidades para explorar y disfrutar, pero en la que también hay riesgos de los que protegerse”. Por lo tanto, se debe trasladar en todo momento que la red requiere aprendizaje y supervisión adulta con el objetivo de que un día lleguen a tener autonomía, como pasa en el mundo real.

familia internet

Familia y colegio unidos

Siguiendo en esta línea, en el entorno familiar comenzarán los primeros ‘tropiezos’ con el mundo virtual. Aquí, la tarea indispensable será la supervisión, la orientación y el establecimiento de controles y límites, mientras que el entorno educativo deberá ayudar a construir una experiencia digital satisfactoria. En este sentido, la familia al dar su consentimiento en redes sociales y páginas web, deberá conocer cuál es la política de privacidad. Hasta que los menores adquieran esa autonomía que les permita navegar de forma segura, los padres y docentes pueden usar alguna herramienta de control parental con la que observar qué hace cuando accede a Internet, así como restringir contenidos.

Es de vital importancia que tanto en casa como en clase se fomente, tal y como confirman Manuel Ransán y Cristina Gutiérrez, “un uso equilibrado de las tecnologías, el impulso de las relaciones sociales y el espíritu crítico, el conocimiento de configuraciones de privacidad y seguridad y, si llegase el caso, el conocimiento para saber a quién se puede acudir ante una problemática de este tipo”.

Los expertos recomiendan inculcar la mentalidad de que nunca deben ceder sus datos a terceros ni a extraños, así como aconsejar que solo acepten a gente conocida en su lista de amigos, hablarles y educarles en temas de ciberacoso o grooming (pederastia), hacerles entender que el smartphone, el ordenador y la tableta no son juguetes y que deben usarlos con moderación o vigilar el origen de las aplicaciones que descargan, entre otros.

En la práctica

Para llevar a la práctica este aprendizaje, existen diferentes recursos para enseñarlo de forma divertida. Entre ellos, páginas web lúdicas y educativas con diferentes juegos y propuestas para aprenderlo, juegos gratuitos, como el propuesto por el Observatorio de Seguridad del Internauta o vídeos como el de PantallasAmigas con el que podrán aprender diez puntos a tener en cuenta a la hora de utilizar Internet con seguridad.

Además, Ransán y Gutierrez han creado una guía dirigida a padres y docentes en la que se exponen diferentes consejos para ellos mismos y la versión adaptada al público infantil. Con la misma pretenden que todos aprendan lo más importante a tener en cuenta para una navegación segura y sepan trasladarlo de forma correcta a los niños. Así, por ejemplo, el punto que aconseja acudir siempre a sitios oficiales para comprar online, se puede trasladar diciendo que siempre es mejor comprar en Internet con la compañía de un adulto.

tabla consejos

Enlaces sospechosos, un problema en auge

Dentro de la misma lista, se incluyen consejos para evitar los enlaces sospechosos, una de las mayores problemáticas en la actualidad. Debido a su gran gancho, son muchos los menores que acceden a páginas de contenido ilegal o inapropiado.

“¿Súper promoción de regalos para los peques? No te fíes, verifica los avisos de la OSI y no te engañarán online”. Este es uno de los consejos que lanza IS4K a adultos y que pueden trasladar a los menores diciendo que “en Internet no todo es lo que parece. Si me ayudan a descargar online, no tendré problemas”.

Lo lógico a tener en cuenta en esta dinámica es fomentar la revisión de autores y fuentes, la fecha de una noticia o priorizar las páginas oficiales después de hacer una búsqueda en varios navegadores sobre un mismo hecho. En esta línea, todos deben saber que no es recomendable compartir contenido de cuya seguridad no están extremadamente seguros.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre