El cartón es uno de los materiales más versátiles (y accesibles) para hacer manualidades, gracias a que es un producto de uso cotidiano y que además es muy fácil de trabajar. Proponemos una serie de ideas para estimular la creatividad con este material reciclado como protagonista.

Marcos de fotos de cartón

Anuncio

Un trozo de cartón grueso y una cartulina es lo único que se necesita para hacer esta manualidad. Lo primero es dibujar en el cartón un rectángulo con las medidas que tendrá la fotografía: por ejemplo, 10x15 cm. Por encima se perfila otro marco de dos centímetros y con un cúter se recorta la figura, dejando un pequeño margen en el interior para que la foto no se caiga. Después, se forra con la cartulina. El siguiente paso es recortar un rectángulo con los bordes unos milímetros más grande que la foto y pegarlo con silicona caliente al marco por tres de los lados para que, el que quede despegado, sirva de ranura para meter la foto. 

Tortuga con cartón de huevos

Anuncio

Se trata de aprovechar la forma de una huevera para dibujar la silueta de una tortuga. Una vez que esté recortada se empieza a colorear cada parte de un color con témperas o acuarelas: por ejemplo, verde para el caparazón y el resto naranja. Cuando se seca se pegan unos ojos y se dibujan los detalles, como las capas del caparazón o la boca.

Among Us con rollos de papel higiénico

Con el cartón del rollo de papel higiénico se puede diseñar cualquier personaje del videojuego ‘Among Us’. ¿Cómo? Sólo hay que forrar el cartón con cartulina de colores y pegarlo con silicona. En una de las partes se recortan dos pestañas paralelas y se meten hacia dentro y en el otro lado se dibuja y recorta según lo indicado en el vídeo para hacer las piernas y la cabeza. Queda dibujar y crear los accesorios para que no le falte detalle.

Estuche de cartón

Hay que utilizar rollos de papel de cocina para crear un estuche firme y reciclado. Serán necesarios, además, una cartulina de cualquier color, papel con algún diseño llamativo (en el vídeo usan uno de lunares), una goma elástica, cinta adhesiva de doble cara y pegamento blanco líquido. Primero, se divide el tubo en dos piezas, una más pequeña que la otra, que será la que sirva de tapa para el estuche. A continuación, se envuelve el rollo con la cartulina y con el papel de lunares, tapando uno de los extremos para que no se salgan los lápices. Por último, se engancha la goma elástica en la tapa del estuche (haciendo dos agujeros con unas tijeras o un cúter), para tener un mecanismo de cierre.

Carpeta de cartón

Para hacer esta carpeta personalizada se necesitan varios trozos de cartón de distintos tamaños, papel de forrar de colores, tijeras, pegamento y pinturas. Es importante contar con una pieza rectangular de cartón y dos más pequeñas (que serán los laterales de la carpeta), que se pintan al gusto. Con papel de forrar del color que se quiera, se cubren los dos trozos pequeños de cartón que van en los laterales para, a continuación, pegarlos con pegamento. Por último, se coloca una goma elástica en la parte rectangular de la carpeta con la que se puede cerrar y abrir.