La música es una herramienta muy valiosa en educación, ya que fomenta una enseñanza dinámica y entretenida, facilitando el aprendizaje y haciendo que los alumnos disfruten con los ritmos y bailes. A continuación, recopilamos cinco canciones para enseñar a los estudiantes de Infantil.


Los Números

El oso Traposo es el protagonista de esta canción, en la que se asocian los números del uno al diez con figuras y formas cotidianas: el uno es un soldado haciendo la instrucción y el dos es un patito que está tomando el sol, entre otros. Mediante este método asociativo, el alumnado aprende y memoriza los números al mismo tiempo que los relaciona con los objetos que representan y que puede observar en su día a día.


El Baile del Sapito

El objetivo de esta canción es que los niños bailen y se diviertan siguiendo la letra y la coreografía que llevan a cabo los animales del vídeo. ‘‘Te voy a enseñar, que debes bailar, como baila el sapito, dando brinquitos’’. Este baile se puede hacer tanto en solitario como con compañeros o familiares. Pertenece a la saga de Canciones infantiles de la granja, relacionadas con los animales. 


ABC, abecedario

Un repaso musical al alfabeto, en el que se mencionan varias palabras que comienzan por cada una de las letras que lo componen. ‘‘¿Qué cosas comienzan con A? Aguacate y avión. ¿Qué cosas comienzan con B? Bañador y balón’’. Gracias a esta canción, el alumnado repasa el abecedario y aprende conceptos nuevos. 


Soy una Taza

Esta clásica canción de CantaJuego invita a los estudiantes a descubrir los utensilios de cocina y sus formas haciendo uso de su propio cuerpo. Para formar una cuchara, deberán levantar los brazos por encima de la cabeza y para ser una tetera, es necesario colocar un brazo en jarra y otro en alto, entre otros elementos. De este modo, se consiguen dos cosas: ayudar a los niños a aprender dichos términos y que se diviertan bailando.  


Si Estás Feliz

Esta canción ayuda a los pequeños a expresar sus emociones, ya que las asocian con gestos sencillos de realizar: “si estás feliz aplaude, si estás de malas, zapatea, si tienes miedo, di ¡oh no!”. También es posible poner en práctica la coreografía que hacen los muñecos protagonistas del vídeo.