Con la primavera llega el buen tiempo, las flores, las alergias y, para algunas personas, la astenia primaveral. Esta afección se caracteriza por la falta de energía o apatía y una sensación de hartazgo y de cansancio constantes. En ella influyen diferentes cuestiones como el cambio de hora, el malestar provocado por algunas alergias, el aumento de horas de luz… Aunque convivir con ella puede dificultar el día a día de la persona que la padece, existen diferentes actividades o consejos para conseguir sobrellevarla de la mejor manera posible.

A continuación os dejamos algunas ideas para combatir la astenia primaveral. 

astenia

Hacer deporte

La actividad física es uno de los mejores planes a los que recurrir para tratar de hacer frente a muchos problemas físicos y mentales. Te mantiene activo, libera dopamina, mejora tu forma física y relaja y mejora la calidad del sueño, entre muchos otros beneficios. Por ello, es un buen aliado para conseguir calmar esa sensación de apatía provocada por la astenia. Salir a correr, montar en bici o realizar videotutoriales de ejercicio desde casa son algunas ideas para llevarlo a cabo. 


Yoga y meditación

Relacionadas con el consejo anterior, estas dos disciplinas contribuyen a la mejora de este mal de la primavera. Gracias a su práctica es posible lograr un estado mental más sereno, controlar el nerviosismo y relajar la mente y el cuerpo así como conectar y conocerse mejor a uno mismo. A través de tutoriales de yoga o juegos, que pueden realizarse en familia o libros para conocer todos los secretos sobre el mindfulness, puede hacerse frente y tratar de mejorar este problema. 


Dormir bien

Descansar correctamente es un requisito indispensable para conseguir afrontar las actividades del día a día. Tener un horario fijo de sueño en el que se consiga dormir entre siete y nueve horas ayudará a aliviar la astenia primaveral. Para ello es indispensable contar con una buena higiene del sueño que permitirá que el descanso sea lo más satisfactorio posible. Algunos consejos a seguir son levantarse y acostarse a la misma hora, no hacer un uso abusivo de los dispositivos electrónicos horas antes de irse a la cama o evitar cenas demasiado abundantes que conlleven digestiones pesadas. 


Dieta equilibrada y buena hidratación

Otro consejo para paliar la astenia primaveral y muchos otros problemas es contar con una dieta equilibrada y una hidratación correcta en el día a día. Consumir muchos alimentos ricos en vitaminas y minerales, como frutas y verduras y evitar el abuso de alimentos azucarados, muy recurrentes para tratar de animar la apatía, debe ser un punto clave. Los frutos secos, el pescado azul y la miel son otros alimentos beneficiosos a los que recurrir. Con respecto a la hidratación, se recomienda beber 2,5 litros de agua diarios. 


Actividades al aire libre

Aunque el cansancio provocado por la astenia disminuye las ganas de realizar actividades en el exterior es una buena manera de hacerle frente y conseguir dar la vuelta a las sensaciones negativas sobre la primavera. Salir a pasear por la naturaleza, hacer rutas de senderismo, un picnic en familia o tomar el sol mientras se lee un buen libro son algunas ideas para disfrutar del buen tiempo y combatir poco a poco este problema.