Aunque a simple vista podría pasar por un monitor de ordenador más (uno grande, de 32 pulgadas, y con un diseño diferente a lo habitual), el Samsung Smart Monitor M8 es mucho más parecido a una tele. Y es que tiene sistema operativo propio —el mismo de los televisores de la firma coreana—. Esto hace que, al encenderlo y configurarlo, nos encontremos con una interfaz en la que hay instaladas aplicaciones (que se pueden descargar), así como acceso a contenidos multimedia. Siempre debe conectarse a una red Wi-Fi, eso sí. También tiene un mando a distancia e incluso se puede vincular por Bluetooth con ratón y teclado inalámbricos, así que no es necesario usarlo conectado a un ordenador.

Uso independiente

Anuncio

¿Qué nos permite, por ejemplo? Ver contenidos desde Netflix, Disney, Apple TV o Amazon Prime Video; acceder a la app SmartThings para controlar los dispositivos inteligentes instalados en el hogar; o conectarlo de manera remota a un ordenador con Windows, Mac o un dispositivo móvil de Samsung con la plataforma DeX. 

Además, como integra los asistentes de voz Bixby (de Samsung) y Alexa, es posible emplear comandos de voz para controlar el dispositivo y otros sistemas compatibles.

¿Y cómo monitor para ordenador?

Anuncio

Para utilizarlo como monitor para el ordenador solamente es necesario conectarlo por cable. En este caso, Samsung Smart Monitor M8 incorpora una entrada microHDMI 2.0 para ello. Además, está dotado de dos conectores USB tipo C; uno de los cuales es adecuado para cargar otros dispositivos ya que tiene una capacidad de hasta 65 vatios.

Samsung Smart Monitor M8

En la parte superior del panel trasero, además, hay otro conector destinado a la cámara SimFit, que tendremos que instalar para realizar videollamadas y viene incluida en el paquete. La instalación es tan sencilla como conectarla, no hay que hacer nada más, y entre sus funciones destaca la capacidad para realizar un seguimiento facial de la persona que esté delante o zoom automático, de tal manera que siempre se mantiene en el centro de la imagen. Pensando en la privacidad tiene además una tapa magnética.

Su calidad de imagen y sonido

Por último, hablemos de su rendimiento multimedia. Su panel es de tipo LCD VA, con 32 pulgadas y resolución 4K, además de una frecuencia de refresco de 60 Hz. En formato panorámico, ofrece además un tiempo de respuesta de 4 ms y es compatible con HDR 10+.

En él, las imágenes se ven nítidas y definidas, con colores vivos; no está a la altura de un televisor, pero es suficiente para disfrutar de contenidos multimedia en un tamaño como este. Sí es importante decir que, si va a emplearse como monitor gaming, tiene cierto retardo. A nivel de audio, incorpora un sistema estereofónico con un rendimiento aceptable en el que se echa de menos mayor potencia en los graves. 

Ver en Amazon
Sobre el autor
Foto Del Avatar

Laura Pajuelo

Periodista amante de las nuevas tecnologías. Me encanta explorar cómo las TIC pueden convertirse en la mejor herramienta para lograr el (necesario) cambio educativo.