Antes de dormir, durante la siesta, a la hora de estudiar… La música relajante resulta ideal para bajar el ritmo de actividad, centrarse y relajarse. Recopilamos una selección de canciones de música relajantes de distintos estilos adaptadas a las más variadas necesidades: instrumental con sonidos suaves o de la naturaleza, nanas…

La nube: relajación de Yoga

Anuncio

Ha sido creada para la práctica de yoga, una actividad que ayuda a los menores a conseguir un mayor bienestar físico, mental y emocional. Su música combina frecuencias diseñadas para influir en el estado de ánimo de las personas, a la vez que la letra habla de ser una nube que se eleva mientras se calma.

Juego de dedos para dormir: canciones infantiles

Anuncio

Esta canción habla de que los dedos tienen sueño e invita a ir acostándolos. Así, se empieza con la palma abierta para luego ir bajándolos de uno en uno al ritmo de la música hasta tener el puño completamente cerrado: en ese momento, la hora de dormir ha llegado. 

Chopin: música clásica para estudiar

Este vídeo de cuatro horas recoge multitud de piezas musicales compuestas por Frédéric Chopin, un destacado músico del período romántico. Reconocida por su belleza y profundidad emocional, esta música ofrece una experiencia auditiva envolvente que resulta útil para acompañar el estudio.

Música para dormir bebés y animación para calmar

Los peces de colores que aparecen en este vídeo se mueven al ritmo de música relajante. Mientras tanto, se oyen burbujas y sonidos del mar para crear un ambiente más tranquilo. Sus autores la recomiendan para que los más pequeños se entretengan mirando la pantalla mientras se calman.

Sonidos del bosque

Reproduce sonidos como agua relajante, pájaros y otros animales que ayudan a crear un ambiente sereno y tranquilo en el aula o en casa, lo que facilita la relajación y concentración. Por eso, tienen potencial para facilitar la meditación, la lectura, la realización de trabajos individuales o en grupo, y las actividades artísticas.

Disney para relajar

Frozen, Pinocho, Buscando a Nemo, Cenicienta…Con una duración de más de cuatro horas, este vídeo recopila algunas de las bandas sonoras más conocidas de las películas de Disney interpretadas al piano. Incorpora marcas de tiempo para facilitar saltar entre una y otra. 

Mozart para bebés

Escuchar música para dormir tiene, entre otros, beneficios como distraer de las preocupaciones y a reducir el estrés y la ansiedad. Con esta versión de Mozart, además de disfrutar de un rato de calma, los menores se familiarizan con la música clásica del conocido compositor austríaco. 

Estrellita dónde estás

Las nanas generan en los bebés una mayor estimulación que favorece un mejor desarrollo cerebral y del lenguaje. Además, ayudan a crear un vínculo emocional beneficioso para la confianza del bebé y minimizan el estrés proporcionándoles un ambiente sereno para conciliar el sueño. ‘Estrellita dónde estás’ es una de las canciones de cuna más populares.

Música para concentrarse y estudiar

A la hora de estudiar es importante estar tranquilo, relajado y concentrado. Esta recopilación incluye una combinación de sonidos del mar y música relajante que ayuda a crear ondas alfa: se trata de un tipo de ondas cerebrales que se producen cuando el cerebro se encuentra en un estado de relajación.

Música con sonidos de la naturaleza

Pájaros, cascadas, lluvia… Estos sonidos de la naturaleza se consideran relajantes por varios motivos: tienen un ritmo suave y regular, promueven la liberación de endorfinas, contrastan con los sonidos estridentes de la ciudad… La música que contiene este tipo de sonidos sirve, asimismo, tanto para concentrarse como para mejorar el sueño, meditar y aliviar el estrés.