Senderismo: 5 rutas para hacer en familia

La baja dificultad de estos itinerarios hace que estén indicados tanto para adultos como para niños. Situados en distintos lugares de la geografía española, invitan a disfrutar de la naturaleza, pero también a descubrir yacimientos prehistóricos o formaciones geológicas de especial interés.

Senderismo en familia

Cuando se elige la ruta adecuada, el senderismo es una actividad ideal para que adultos y menores disfruten de paseos por la naturaleza de una manera sosegada y tranquila. Entre las centenares de rutas que ofrecen los parajes de nuestro país hay muchas que, además del ejercicio físico, ayudan a que los más pequeños de la casa aprendan sobre geografía, geología o historia. Destacamos cinco rutas para hacer en familia.

1Sendero de las Merchanas (Salamanca): descubrir cómo era la vida en la Prehistoria

Enclavada en el Parque Natural de Arribes del Duero (entre Salamanca y Zamora)  declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, se trata de una ruta circular de nueve kilómetros que se recorre en dos horas y media aproximadamente. De dificultad baja, pasa por el Castro de las Merchanas, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Salamanca con más de 2.500 años de historia. Esta fortificación prehistórica, que estaba protegida por murallas en las que vivían los pueblos prerromanos, está situada al margen del río Camaces y entre sus ruinas se ha encontrado una necrópolis de la que se excavaron 36 tumbas.  

2Ruta de la Silla de Felipe II (San Lorenzo de El Escorial, Madrid): las vistas de un rey

Desde lo alto de la ruta, en la conocida como Silla de Felipe II, se disfruta de una completa vista del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial: es el mismo lugar desde el que el monarca divisaba la construcción del lugar en el siglo XVI. Para llegar hasta ella, se pasa además por una calzada romana, por el Bosque de la Herrería, repleto de castaños, arces y cerezos, y se puede observar el Monte Abastos. Para realizar este recorrido con niños se puede comenzar en el parking situado en el Bosque de la Herrería y seguir las indicaciones hacia el mirador. Son unos cuatro kilómetros y por el camino se encuentran diversos merenderos para hacer una parada y coger fuerzas.

3Las cascadas de Oneta (Villayón, Asturias): un cuento de hadas

Con una duración de unas tres horas y cuatro kilómetros de distancia, su recorrido permite visitar distintas cascadas declaradas Monumento Natural de la zona. Se comienza en la aldea de Oneta y desde allí se deja el río (Oneta) a la izquierda para adentrarse en un sendero perfectamente señalizado, que lleva a las tres cascadas que se encuentran en el camino: de la Firbia, de la Ulloa y la Maseirúa. Destaca por un paisaje que parece sacado de un cuento de hadas, y en el que se combina la extensa vegetación de robles, castaños y abedules con el agua, que acompaña durante todo el recorrido.

4Ruta del Alto Príncipe (Islas Cíes, Pontevedra): subida a lo más alto

En este itinerario de poco más de tres kilómetros se asciende a lo alto del Monte Agudo: partiendo de la caseta de información, se comienza en la playa de Figueiras para ascender al monte. Durante el trayecto por este sendero natural se contemplan diversas formaciones rocosas como la conocida Silla de la Reina y también es posible observar la colonia de gaviotas que vive en los acantilados de las islas.

5El bosque de Oma (Kortezubi, Vizcaya): un museo al aire libre

El pintor y escultor Agustín Ibarrola decidió utilizar los árboles de este bosque como lienzo, pintándolos de diversos colores como símbolo de unión con los antepasados del Paleolítico. El camino para visitarlos comienza en la localidad de Basondo, para continuar por la senda señalizada (se facilitan, incluso, códigos QR con los que disponer de más información en el teléfono móvil) que atraviesa el bosque. El recorrido cuenta con siete kilómetros y se realiza en unas dos horas aproximadamente.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre