Introducir las ciencias de la computación en el aula fue el motivo por el que surgió la Hora del Código, una iniciativa global creada en el año 2012 por la entidad Code.org con un objetivo principal: proporcionar conocimientos básicos sobre programación a estudiantes de todos los niveles educativos en sesiones de una hora de duración. Tiene lugar durante la Semana por la Educación en Ciencias de la Computación y este año se celebrará del 6 al 12 de diciembre. En la actualidad colaboran más de 180 países y sus tutoriales están disponibles en 45 idiomas.

Cómo participar en la Hora del Código 2021

Existen diferentes actividades organizadas para estudiantes de todas las edades: autoguiadas, que requieren una preparación mínima por parte del profesor  y otras dirigidas por el propio docente, con planes de lecciones determinados. Toda la comunidad educativa puede participar en esta iniciativa de diferentes maneras:

  • Directores. Su función es planificar que todo el alumnado participe en la Hora del Código e impulsar la iniciativa. 
  • Docentes. Se encargan de organizar un evento para todos sus estudiantes que se englobe en la Semana por la Educación en Ciencias de la Computación.
  • Coordinadores. Su objetivo es animar a todas las escuelas de la zona a unirse a la actividad.
  • Familias. Pueden presentarse como voluntarios para ayudar a promover  esta iniciativa entre sus hijos. 

Planificar las necesidades tecnológicas

Hora del Código 2021

Otro aspecto clave es pensar qué herramientas tecnológicas se necesitan para llevarla a cabo. Las actividades se experimentan de manera más fructífera con ordenadores conectados a Internet, que pueden utilizarse en grupo o también se puede hacer a través de dispositivos móviles, tablets o, incluso, sin necesidad de utilizar la tecnología a través de ejercicios ‘desconectados’. 

Informar a la comunidad educativa e inscribirse 

‘Correr la voz’ sobre la celebración de este evento es también esencial para que estudiantes, familias y docentes tengan conocimiento sobre ello. Compartir materiales promocionales, como vídeos o pósters que motiven al alumnado a participar u organizar una jornada de puertas abiertas para informar a los padres son algunas de las propuestas que pueden realizarse. Además, crear una serie de premios para recompensar a los participantes también es una idea para motivarlos.

Una vez difundida la información sobre el evento, es el momento de fijar fecha y hora para participar en la Hora del Código e inscribirse en la página web que impulsa dicha iniciativa. Después de registrarse, el nombre del centro y la ciudad en la que se encuentra aparecerán en este mapa mundial de eventos

Mapa Hora del Código 2021

Elegir las actividades y tutoriales en los que participar

Tras realizar todos los pasos anteriores, los centros educativos pueden comenzar a desarrollarla. Para ello, existen diferentes tutoriales y propuestas didácticas adaptadas a las edades y conocimientos del alumnado. En la web del proyecto es posible encontrar propuestas tanto en castellano como en otros idiomas para trabajar, por ejemplo, las ciencias de la computación en materias como Inglés o Francés. 

Los ejercicios cuentan con información sobre la temática, el tipo de actividad, la experiencia requerida para realizarlas o los dispositivos con los que se pueden llevar a cabo. De dibujos animados, inspirados en películas como Star Wars, con programas como Scratch, a través de plataformas como Kodable o iniciativas como ‘Timecraft’, la propuesta de Minecraft: Education Edition son algunos de ellas. Esta última actividad consiste en un viaje en el tiempo con el que los estudiantes pueden aprender conceptos básicos de programación y realizar diferentes retos con los que salvar el futuro. Para participar en ella, hay que inscribirse a la sesión online gratuita que tendrá lugar el día 15 de diciembre, de 9:30 a 10:30. 

Ir más allá de la hora 

Para aquellos docentes o alumnos que se les quede corta La Hora del Código, pueden seguir apostando por trabajar las ciencias de la computación tanto dentro como fuera del aula y durante el resto del curso. ¿Cómo? Con juegos de mesa para aprender programación, aplicaciones, kits de robótica o con actividades ‘desenchufadas’ que pueden aplicarse en cualquier asignatura.