Los 8 errores del opositor, según Campuseducacion.com

0
Los 8 errores del opositor, según Campuseducacion.com

Si has decidido preparar unas oposiciones para alguno de los cuerpos docentes no universitarios y, concretamente, para Enseñanzas Medias, 2018 viene cargado de ofertas de plazas docentes en la gran mayoría de comunidades autónomas. Con el objetivo de ayudarte a estar preparado, Campusecucacion.com ha elaborado un listado de los errores más comunes en los que suelen caer los opositores a la hora de estudiar. ¡Evítalos!

  • Pensar “¡no puedo!”

Comenzar a prepararse las pruebas de una oposición bajo la idea preconcebida de “yo no voy a ser capaz de aprobar” o “es demasiado difícil, no sé ni para qué lo intento”. Además de generar sentimientos negativos y sensaciones de frustración, provocará que, inconscientemente, estemos menos receptivos ante el estudio. Al final, el objetivo de opositar se convierte en una obligación en lugar de una elección propia orientada a la mejora.

  • No tener un método de estudio bien definido

Estudiar a ratos, no saber con exactitud a qué parte de las pruebas dedicaremos más tiempo o no ser constantes en nuestra labor es uno de los errores más graves. Es preciso llevar una planificación ajustada, seria y coherente con nuestras pretensiones, nuestro tiempo y, sobre todo, con nuestras ganas por alcanzar el objetivo no sólo de aprobar, sino de conseguir la plaza. Aquí, también, entran en juego los horarios, las rutinas, los tiempos de descanso en el transcurso del estudio, el lugar escogido para ello, etcétera.

  • No estudiar todos los temas

Un error muy frecuente es dejar un porcentaje determinado de temas sin preparar, alegando que por probabilidades y por la posibilidad de elección entre varios temas a la hora del examen no es absolutamente necesario estudiarse el temario completo. Es mejor olvidarse de estos cálculos y preparar las oposiciones para sacar la puntuación máxima. De esta forma, no te distraerás de tu objetivo y mantendrás tu concentración en lo realmente importante, que es la preparación.

  • No dejarse asesorar por profesionales

Las oposiciones son un trabajo personal y eres tú el que tiene que estudiar y trabajar. Pero la ayuda de los profesionales del sector puede ser una gran baza para reforzar determinadas competencias: no te dejes llevar por un exceso de confianza en ti mismo y acude a un centro o academia especializados, sobre todo si es la primera vez que opositas. Ellos tienen una visión más completa de todo el proceso, de las dificultades que te vas a encontrar y de los fallos que puedes cometer. Es importante que confíes en tus conocimientos y en tu capacidad de trabajo, pero la ayuda externa será un plus en la preparación de la prueba.

  • No personalizar los temas

Uno de los mayores fallos es acudir al examen con una copia de tema exacta a tu centro de preparación de oposiciones o editorial, pues miles de aspirantes harán exactamente lo mismo. Sé original en tus temas, introduce innovaciones que atraigan el interés del tribunal y mantén siempre una versión actualizada de ellos: recuerda que el tema que comenzaste a estudiar en noviembre no es algo estático que permanece inmutable en junio del siguiente año.

  • No realizar simulacros de examen

    Una vez estudiados y repasados los temas, debes preparar la prueba en sí realizando los exámenes de anteriores convocatorias, haciendo simulacros de exposición oral o cualquier otro método que creas conveniente. De esta forma, podrás controlar el tiempopara poder contestar todas las preguntas que sabes. A este respecto es importante saber que será ilógico estudiarse más contenido del que, en realidad, nos da tiempo a plasmar en el papel. El entrenamiento en el tipo de examen concreto es fundamental para llegar a la prueba con el control de la misma.

  • Atribuir a la suerte lo que en realidad depende del esfuerzo

    Acceder a la administración pública requiere un esfuerzo que tendrás que realizar con constancia y dedicación. La satisfacción de aprobar las oposiciones hará que ese esfuerzo merezca la pena, pero no puedes achacar los buenos o malos resultados a la suerte o a factores externos que no dependen de ti. No hay éxito sin esfuerzo.

  • No prestar atención a la formación permanente

    En la fase de concurso, las oposiciones reservan un porcentaje con el que los aspirantes pueden conseguir puntuación adicional. Así pues, en el apartado de “Otros méritos” los aspirantes a maestros y profesores pueden llegar a sumar hasta dos puntos adicionales en su nota final.

Para que los cursos que realices puedan ser tenidos en cuenta como méritos en las oposiciones debes saber que tienen que estar homologados y relacionados con la especialidad docente a la que optas. Para ello, Campuseducacion.com ofrece una amplia variedad de cursos. ¡Estás a tiempo de completar tu baremo y conseguir tu plaza!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.