El cuento del recreo’ es un proyecto que hemos desarrollado desde la biblioteca y que nació hace ya casi 15 años, en el curso 2007-2008, a propuesta de algunos maestros de Infantil al comprobar que la ‘hora del cuento’ se perdía cuando los niños llegaban a Primaria, cuando habitualmente se realiza a diario con los más pequeños. Esto motivó la siguiente iniciativa: los maestros que quisieran podían crear un personaje ficticio para contar, voluntariamente, cuentos al alumnado de Primaria durante el recreo.

Desde el principio, fue un éxito. Primero empezaron unos cuantos docentes que crearon los siguientes personajes: ‘La bruja Brunilda’, ‘El Infanzón del Dragón’, ‘La pirata Duca’, ’a Gnoma Pimpina’, ‘Chicho Clown’… Y a ellos se fueron sumando, curso a curso, tanto familias, como estudiantes de 5º y 6º de Primaria. De este modo, conseguimos varios propósitos: acercar a los alumnos de Primaria a la biblioteca en la hora del recreo, fomentamos la dramatización, el gusto por los cuentos, etcétera.

En la actualidad, es un proyecto que ya está consolidado en el centro –se trata de uno de nuestros ‘talismanes’ que cuenta incluso con su propio blog: bibliotecaelcuentodelrecreo.blogspot.com–, gracias a que se ha ido reforzando con el paso de los años. De hecho, hay maestros, alumnado y familias que siguen contando, voluntariamente, cuentos en nuestras bibliotecas: contamos con dos, Leola y Leola II. Desde el curso 2018-2019, ‘El cuento del recreo’ se ha transformado en un proyecto de aprendizaje servicio –lo lleva a cabo estudiantes de 5º de Primaria, varios maestros y familias–.


Aprendiendo tradiciones

lectura

Es una manera de aproximar a los estudiantes a las tradiciones culturales y sociales, y que participen como promotores (contarlo para los demás) y como oyentes. Les ofrece una alternativa al aprendizaje, a la oralidad, a la participación, a la socialización, a la relación interciclo, al trabajo colectivo y al tiempo lúdico. Además, tiene una proyección al exterior con diversos colectivos e instituciones de la localidad (residencia de ancianos, instituto, Feria del Libro, etcétera).

De forma paralela, trabajamos curricularmente en la formación del alumnado los siguientes aspectos: implicación en la vida escolar, fomento de la lectura y utilización de la biblioteca y de aula, entre otros. De igual modo, incide en la consecución de varios objetivos:

·       Facilitar el desarrollo personal en armonía con los otros y el entorno en general.

·       Fomentar el desarrollo psicosocial del niño y su participación en actividades de socialización.

·       Aportar actividades lúdicas alternativas y formativas que se orienten hacia la promoción de un juego creativo que favorezca el desarrollo de una personalidad sana.


Toda la comunidad educativa

Fomentar lectura

También quiero destacar que durante los meses del confinamiento, nos hemos reinventado y hemos hecho ‘El cuento del recreo’ a través de nuestro blog de biblioteca y hemos llegado a toda la comunidad educativa y a más lugares.

De igual modo, el Día del Libro, el 23 de abril (de este año-2020), celebramos un ‘maratón de cuentos’. Desde hace siete cursos escolares, nuestro centro celebra una Feria del Libro, junto con el otro colegio de la localidad y el ayuntamiento, y nos negábamos a que este año no pudiera celebrarse, de ahí que todos los maestros de la localidad y algunas familias voluntarias pusimos en marcha esta experiencia. Además, nos sumamos a la bella idea que propuso el IES Sor Juana de la Cruz (también de nuestra localidad) para la celebración de este gran día: la creación de balcones literarios con frases o fragmentos de sus libros o cuentos favoritos. Cada alumno y/o familia debían escribirlo en un cartel y colgarlos de sus ventanas. ¡Queríamos inundar Cubas de lectura!

En definitiva, es un proyecto mágico donde se involucra toda la comunidad educativa y cuya esencia es la animación lectora y el disfrute de los cuentos. Además, ha nacido en nuestro colegio, que hemos visto crecer, mejorar con savia nueva y que en época de pandemia ha salido fortalecido. ¡Vivan los cuentos!