5 experiencias Flipped Classroom para inspirarse este verano

0
experiencias flipped classroom

La metodología didáctica Flipped Classroom o ‘aula invertida’ se basa en trasladar el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula, de forma que el tiempo de clase y los esfuerzos del docente se centran en facilitar y potenciar la adquisición y la práctica de los conocimientos. Recopilamos algunas de las experiencias Flipped Classroom basadas en esta práctica innovadora. ¿Nos cuentas la tuya?

Su proyecto está fundamentado en las investigaciones de varios autores que indican numerosas ventajas de invertir las clases: produce importantes ahorros en tiempo lectivo, el tiempo en el aula puede ser utilizado de forma más efectiva y creativa, ayuda en la consecución de mayores niveles de logro, interés y compromiso de los estudiantes, fomenta el trabajo autónomo y contribuye a una adecuada gestión del tiempo. Además, estos mismos autores señalan que profesores y alumnos coinciden en la preferencia del uso de vídeos educativos frente a otros materiales y valoran este instrumento positivamente.

Mediante este proyecto, que se pone en práctica a través de las materias de Matemáticas, Lenguaje, Física y Química, Inglés y Tecnología, se trata de poner el énfasis en el proceso de aprendizaje, optimizar los tiempos de clase para lograr una instrucción más individualizada y expandir el currículo de acuerdo a las necesidades e intereses particulares de cada alumno.

El docente Aarón Asensio Ferrández, tutor de una clase de 5º de Primaria, decidió dejar de impartir la clase de forma magistral para utilizar la metodología invertida, ya que consideraba que sus clases eran aburridas y que no reportaban grandes beneficios para los estudiantes.

¿Cómo funciona la dinámica? “En casa los alumnos tienen que ver un vídeo que subo a la página ‘La web de quinto’ de las asignaturas de Matemáticas, Naturales, Sociales y Lengua Castellana y realizar un formulario de Google Forms, para conocer las dudas que tienen. De esta forma, llegan a clase sabiéndose la lección o con unos conocimientos previos. Los alumnos que no tienen Internet en casa pueden llevarse un pen drive etiquetado por asignatura y temas y rellenar el formulario en una hoja impresa”.

El docente Miguel Ángel Miguel, tras llegar a la conclusión de que las metodologías tradicionales no eran las más aptas para aproximarse al alumnado y procurar una educación personalizada, se dedicó a asistir a cursos y actualizarse en las redes sociales. Luego, tomó la decisión de trasladar todas las explicaciones y tareas mecánicas a casa a través de vídeos de YouTube, con el fin de aprovechar la clase para actividades más creativas y activas.

Así, el 30 de diciembre de 2014 publicó su primer vídeo como gancho para que entraran en su canal, denominado Miguemáticas y, a partir de ahí, fue subiendo diversos vídeos basados en las matemáticas —los cuales se pueden consultar ordenados por temas y cursos en su blog—.

A raíz del cambio de metodología, los resultados han mejorado con respecto a los años anteriores. La evaluación anónima que realizan al final de curso le confirma que el 77,8% de los alumnos reconoce que los vídeos les han ayudado a obtener mejores resultados en la asignatura. Del mismo modo, el 75,6% prefiere trabajar las tareas en clase. Además, al pedirles la valoración con una nota global media de la asignatura, el resultado ha sido un 8.

Manel Trenchs Mola, docente de Historia del Arte (Bachillerato) selecciona los recursos videográficos que han de trabajar los estudiantes de manera previa en casa.

Así, visualizan los vídeos en casa con la ayuda de EDpuzzle sobre una obra de arte en concreto; tienen una lista de las obras que han de visualizar con anterioridad a la sesión presencial en el aula. Esta lista es un documento que se encuentra desde principio del trimestre en Google Site y se confirma con Google Classroom progresivamente a lo largo del trimestre. Con la herramienta EDpuzzle visualizan el vídeo y al mismo tiempo responden una serie de preguntas relacionadas con la obra, el autor, el estilo, etc. Estas preguntas tienen diversos formatos: preguntas abiertas o de opinión, concretas, con diversas opciones a elegir o formato multiple choice.

En este centro, los alumnos utilizan como herramienta educativa el iPad y, además, trabajan los contenidos a través de la clase al revés. Lola Millán es profesora de Primaria y en sus clases combina la metodología  Flipped Classroom con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

“El enfoque de la clase al revés se adapta perfectamente al trabajo por proyectos, pues el alumnado trabaja los aspectos más teóricos con los vídeos y comprueban si lo han entendido con las preguntas. No sólo son vídeos, también completan mindmaps y pueden trabajar una lectura o aplicar lo aprendido con la resolución de algún problema. Cuando llegan a clase, preguntan las dudas, comparan sus respuestas y nos dedicamos a hacer actividades basadas en la Inteligencias Múltiples para que todos tengan la posibilidad de trabajar a  su ritmo. Para repasar contenidos hacemos Kahoots”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre