Lo habíamos conseguido: tras casi seis meses con las aulas desiertas estábamos allí nuevamente, recibiendo al alumnado con una enorme sonrisa que se dejaba entrever bajo la mascarilla que cubría nuestros rostros. Habían sido seis meses de miedo, de ilusión, de mirar por la ventana con la esperanza de que, esta vez sí, algo iba a cambiar en la sociedad. No era un comienzo de curso ‘al uso’, la ocasión merecía hacer algo especial: había muchas vivencias que verbalizar, miedos que canalizar y teníamos que encontrar la manera de hacerlo.

La artista DiaMar Educación musical para construir valores

Fue en esa búsqueda de ideas para arrancar el curso con el alumnado cuando la encontramos en las redes sociales: la artista DiaMar se ofrecía para musicalizar textos. Así fue como Carlos Alberto Rodríguez, profesor de Música del IES Santa María de Guía, y yo decidimos programar un concurso de letras intercentros donde el alumnado pudiese expresar todo lo vivido. El objetivo era fomentar la creatividad a través de la escritura de letras, para luego convertirlas en canción. Escribiendo se liberan emociones, que son la llave perfecta para abrir un mundo desconocido de sentimientos. 

Una alumna letrista

Nos pusimos manos a la obra: DiaMar grabó un vídeo tutorial para darle forma a todas las propuestas del alumnado. Las temáticas fueron muy diversas, pero, entre todas esas letras, había una muy especial, una que reflejaba un dolor inusual para una niña de 12 años; una letra que llamó la atención de DiaMar desde el primer momento: ‘Ignorancia Social’, de Laura Ezeasor.

Laura Ezeasor educación musical valores

Nadie imaginó el resultado final: una hermosa canción capaz de estremecer a cualquiera desde los primeros acordes. Un tema con arreglo y producción a cargo de Óscar Fernández, cuya letra narra en primera persona el rechazo social hacia la inmigración, una realidad emergente en Canarias y que, tristemente, estaba ocupando demasiadas portadas tras la pandemia.

El videoclip

Una vez que la canción estuvo terminada nos aventuramos a realizar un videoclip. Tras diseñar diferentes propuestas de storyboard donde se trazaron distintos escenarios y, con la colaboración de algunos docentes, se grabaron escenas con Laura, DiaMar y un grupo de alumnos pertenecientes al IES El Rincón. La experiencia resultó muy enriquecedora, ya que nunca habían participado en un videoclip. La edición estuvo a cargo de Raquel Rodríguez, del equipo técnico de DiaMar.

El proceso de difusión fue muy emocionante para todos: entrevistas, cámaras, lanzamiento del single y videoclip por las redes sociales, agradecimientos, felicitaciones… Nos habíamos convertido, al menos por un rato, en verdaderas estrellas. Los estudiantes irradiaban felicidad y orgullo allá por donde iban, a la vez que expresaban el aprendizaje más importante de toda esta experiencia. En palabras de Lucía Garrido, alumna del IES El Rincón, “con este videoclip hemos aprendido la importancia de acercarnos y apoyar a nuestros compañeros cuando los veamos sufriendo”.

Aprendizajes

En el marco de este proyecto se han diseñado actividades para desarrollar un proceso de convivencia y resiliencia a través de la música, que ha permitido desarrollar un vínculo entre personas, en este caso, de varios institutos. El haber escogido el arte como herramienta ha hecho que estos alumnos conectaran profundamente consigo mismos y con los demás, colaborando en acciones que requerían tolerancia y empatía, necesarias para desarrollar proyectos colaborativos de esta envergadura.

Con este trabajo, el alumnado ha adquirido conocimientos de los currículos de Música para la Educación Secundaria Obligatoria, relativos a la creación musical y uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en lo que respecta a procesos de edición, difusión, conocimiento de los derechos de autor, y también ha desarrollado un trabajo competencial al transferir sus aprendizajes hacia la realidad.  

El proyecto ‘Ignorancia Social’ es una realidad que cuenta con miles de visualizaciones en YouTube y que forma ya parte de uno de los singles de DiaMar en el mercado de la industria musical; un tema que permanecerá para siempre en el repertorio de la artista, contando por primera vez con la alumna Laura Ezeasor como letrista, una chica que, a partir de ahora, no dejará de escribir y podrá cambiar el mundo a través de sus letras.