ABP: Descubriendo el Antiguo Egipto a través de juegos

Con el objetivo de introducir a su alumnado de Educación Infantil a conocer todos los detalles sobre el Antiguo Egipto, su arte y su contexto histórico, Elena Izquierdo Martínez, maestra del CEIP Hospitalillo de Pedro Muñoz (Ciudad Real), ha desarrollado un proyecto de aprendizaje basado en la gamificación. Ella misma nos lo cuenta.

0
ABP Antiguo Egipto

Una de las bases del aprendizaje y de los principios metodológicos de la Educación Infantil es el juego. A través de él podemos trabajar múltiples temas y los niños pueden adquirir conocimientos de una manera estimulante y motivadora. Por ello, decidimos trabajar un tema tan importante de la historia como es el Antiguo Egipto de una forma distinta a lo habitual: a través de la gamificación. Teníamos en mente la posibilidad de llevar a cabo un proyecto para introducirnos en el mundo del Aprendizaje basado en Proyectos (ABP), no lo dudé y decidí poner en marcha el proyecto ‘Descubriendo el Antiguo Egipto a través de los juegos’. Nos vimos así inmersos en una experiencia novedosa y muy satisfactoria para estos niños del tercer nivel de Educación Infantil (5 años) en el CEIP Hospitalillo de Pedro Muñoz (Ciudad Real) .

¿Cómo nace la idea?

ABP Antiguo Egipto

El proyecto surgió durante una asamblea, cuando uno de los estudiantes trajo de su casa un juguete cubierto de vendas. Todos los niños sorprendidos le preguntaron qué era y él explicó que era una momia, pero no una momia cualquiera: era la momia de Tutankamon, un famoso faraón de Egipto, que reinó con solamente 9 años. Además, el niño contó a sus compañeros que dentro de la tumba había 4 juegos de Senet, un juego parecido al ajedrez. De esta manera los niños sintieron curiosidad por conocer a ese pequeño faraón y cuáles eran sus juguetes preferidos.

¿Qué sabían sobre el Antiguo Egipto? 

El siguiente paso fue establecer un diálogo con los niños y descubrir sus conocimientos previos sobre el tema:

  • Una niña expuso que ella sabía cómo bailaban los egipcios.
  • Otro niño nos explicó que le gustaban mucho las pirámides.
  • La mayoría sabían que vestían de blanco y oro.
  • Otros niños comentaron que había muchas momias en tumbas enterradas.
  • Además, habían visto que los bichos eran grandes y que había tesoros escondidos en las pirámides.

¿Qué quieren saber?

En esta fase llegamos a un acuerdo sobre lo que nos interesa saber acerca del tema que estamos trabajando. A los niños les interesaban especialmente estos temas:

  • ¿Qué juguetes tenían los egipcios?
  • ¿Tenían cuentos?
  • ¿Jugaban en el parque?
  • ¿Hacían deporte como ellos?
  • ¿Cuáles eran sus mascotas?
  • ¿Cómo vestían los egipcios?

Investigación paso a paso

ABP Antiguo Egipto

Las preguntas planteadas por los niños me sirvieron de base para enfocar las tareas a desarrollar. De esta manera, hemos ido organizándonos para llevar a cabo actividades globalizadas que han permitido al alumnado descubrir, manipular, cooperar, trabajar en equipo y, en definitiva, involucrarse en su aprendizaje de manera activa, siendo ellos los principales protagonistas. 

También he solicitado la ayuda de los familiares para que en casa investiguen a través de internet, libros o cualquier otro medio que les resulte útil. 

Comenzábamos el día cantando las canciones ‘El rap del faraón (Kamón)’ y ‘Drilo, el cocodrilo’. Además, recitábamos la poesía ‘Simona, la momia molona’ y bailamos como los faraones al ritmo de la música. De esta forma, nuestro cerebro se preparaba y activaba para lo que íbamos a aprender. 

Después realizamos diferentes actividades como:

  • Pintar murales con el retrato de los faraones Tutankamon, Cleopatra y Nefertiti.
  • Construimos una pirámide gigante de tetrabriks  y dentro de ella un sarcófago grande para un faraón y otro más pequeño para su gato. Los niños trajeron tesoros de sus casas para el faraón.
  • Jugamos a los escribas. Confeccionamos papiros con letras egipcias.
  • Cada niño trajo de casa juguetes parecidos a los juguetes que había en el Antiguo Egipto y los compartimos. Descubrimos que tenían animales de madera, muñecas, pelotas y peonzas.
  • Echamos partidas con los juegos de mesa egipcios y, en lugar de utilizar dados, empleamos palillos de madera como hacían ellos. Como no se conocen bien las normas de estos juegos, entre todos nos las inventamos. Los principales juegos que usamos son: el juego del Senet, el juego de la serpiente o Mehen y el juego del Perro y el Chacal. 
  • Simulamos batallas con barcas en el río Nilo donde había que hacer caer al contrincante… 
  • Dibujamos y coloreamos animales de Egipto y del Nilo y elaboramos escarabajos de la suerte con arcilla.
  • Nos maquillamos los ojos como los egipcios. 
  • Elaboramos pulseras y amuletos egipcios. 
  • Contamos leyendas egipcias como ‘La Leyenda de Isis y los siete escorpiones’.
  • Realizamos una visita virtual por algunos museos del mundo donde se encuentran importantes representaciones del Arte Egipcio como son el busto de Nefertiti (Neues Museum- Berlín), el escriba sentado (museo del Louvre) o la Piedra Rosetta (British Museum).
  • Investigamos a Howard Carter, importante egiptólogo por su descubrimiento de la tumba de Tutankamon.

Durante todas estas actividades también hemos necesitado tiempo para la relajación y desconexión. En este caso hemos usado música de relajación egipcia. 

Las familias pudieron contemplar todos los trabajos que realizamos en una exposición abierta a todos donde mostramos a las familias los bailes y canciones que habíamos aprendido. Los pequeños explicaron todo lo que descubrieron y quedaron muy satisfechos con su trabajo realizado.

¿Qué hemos aprendido? 

ABP Antiguo Egipto

Finalmente evaluamos cómo había funcionado el proyecto. Al igual que al comienzo del mismo dialogamos en la asamblea, esta vez lo hicimos para reflexionar sobre todo lo que habíamos aprendido. Entre todos llegamos a la conclusión de que el aprendizaje había sido enriquecedor, pero que aún nos habíamos quedado con ganas de saber más. 

Se ha recopilado todo lo aprendido en un dossier que permanecerá en nuestra biblioteca de aula. Además, he elaborado una rúbrica de evaluación para valorar a cada uno de mis alumnos, tanto desde el punto de vista de los conocimientos adquiridos como su grado de participación, actitud, interés y cooperación.

Gracias a esta actividad, mis alumnos y yo hemos estado en continuo feedback. Por ello, yo también me he autoevaluado, recogiendo tanto los aspectos positivos como los aspectos que pueden mejorar. 

“Más útil es un libro que una estela grabada o que un muro sólido. Es como un templo o una pirámide, para que el nombre de quien lo ha escrito sea proclamado”, Papiro Chester Beauty IV. 

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre