¿Qué es la neuroeducación? Claves para entenderla e introducirla en el aula

Recopilamos artículos, experiencias y la opinión de expertos sobre qué es la neuroeducación y cómo aplicarla en el aula para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y el rendimiento académico del alumnado.

Qué es la neuroeducación

La neuroeducación es la disciplina que estudia el funcionamiento del cerebro durante el proceso de enseñanza-aprendizaje: analiza el desarrollo del cerebro humano y su reacción a los estímulos, que posteriormente se transforman en conocimientos. Para que este proceso funcione de la mejor manera posible, diversos expertos han detectado que la emoción y la motivación son clave.

Y es que “el cerebro sólo aprende si hay emoción”, tal y como afirma el doctor Francisco Mora. Por esta razón, introducir la neuroeducación en el aula puede transformar la manera de dar clase y de abordar las diferentes materias a lo largo de los cursos escolares. Recopilamos diferentes entrevistas, artículos y experiencias prácticas para entender mejor qué es y sus aplicaciones en el aula.

Desde el punto de vista educativo, conocer el desarrollo del cerebro durante la etapa educativa es clave para saber cómo generar un aprendizaje profundo, eficiente y significativo. En los años 60, el científico Paul MacLean propuso una clasificación denominada cerebro triuno que ayuda a entender mejor cómo funcionan las diferentes partes del cerebro. De esta manera, se descubre que el neocórtex es la parte del cerebro encargada de las funciones cognitivas superiores y que estas se van desarrollando desde el nacimiento hasta los 20 años de edad aproximadamente. Por esta razón, el aprendizaje debe ser progresivo y de acuerdo al desarrollo neuronal de cada estudiante.

El doctor en Medicina y Neurociencia Francisco Mora se ha convertido en uno de los divulgadores más importantes sobre las relaciones que establece el cerebro durante el aprendizaje. Él mantiene que no se puede aprender sin que el tema a tratar sea emocionante. Así, afirma que “un profesor excelente es capaz de convertir cualquier concepto, incluso de apariencia ‘sosa’, en algo siempre interesante”, es decir, algo que motive y que genere una reacción en sus estudiantes.

”La neurociencia es capaz de ofrecer herramientas para orientar a los profesionales y especialistas de la educación en la elección de recursos y metodologías educativas”, afirma Iolanda Nieves de la Vega, postgraduada en neuroeducación y profesora de la Universidad de Navarra. Una de ellas es la gamificación, es decir, el aprendizaje basado en el juego. La experta mantiene que la motivación y la emoción que se genera durante el proceso de juego, empleando herramientas como Kahoot!, son fundamentales para crear un aprendizaje significativo en el alumnado. Además, comenta que fomentar el trabajo cooperativo en contraposición al individualista o al competitivo incide de manera positiva en el rendimiento académico.

En el Colegio Alborada (Alcalá de Henares, Madrid) han apostado por aplicar la neuroeducación en el aprendizaje de la asignatura de Matemáticas de 4º a 6º de Primaria gracias al método JUMP Math. Para ello, el profesorado recibió formación específica para integrar esta metodología desarrollada a partir de los últimos avances de la neurociencia. De esta manera, los docentes cuentan con una información valiosa que les permite secuenciar de manera más adecuada los contenidos. El resultado ha sido muy positivo, ya que han conseguido aumentar la motivación, la implicación y la autoestima del alumnado.

La curiosidad intrínseca es uno de los principales mecanismos de aprendizaje del cerebro, junto con la sensopercepción, la emoción, la atención y la memoria. Así lo afirma la neurosicoeducadora Macarena Soto, y propone que, desde primera infancia, se creen emociones positivas alrededor del proceso de aprendizaje y de la escuela. Gracias a ello, sus neuronas crearán una asociación entre la educación y el placer, promoviendo un aprendizaje más significativo y duradero. De hecho, afirma que es fundamental cambiar la percepción del error como algo negativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. Con esta premisa, se puede trabajar el desarrollo de los pensamientos causal, consecuencial, alternativo, de perspectiva y medio-fin.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre