10 procesadores de texto online y gratuitos

Un ordenador o un dispositivo móvil y conexión a Internet son los únicos elementos necesarios para poder trabajar en documentos en la nube gracias a estos procesadores de texto, ideales para fomentar el trabajo colaborativo en las aulas.

0
Procesadores de texto online

Trabajar con documentos en la nube en lugar de hacerlo de forma local en un ordenador o dispositivo móvil, tiene amplios beneficios en el entorno educativo: desde facilitar el acceso de un estudiante o docente a todos sus materiales independientemente del dispositivo que estén empleando, hasta trabajar de forma colaborativa, importarlos y exportarlos a distintas plataformas… Y para ello sólo hace falta un dispositivo, una conexión a Internet y un procesadores de texto online como los que proponemos a continuación. 

Llama la atención por su minimalismo ya que recuerda a un folio en blanco. A la izquierda de la pantalla se encuentran las opciones que incluye. La primera es la herramienta pantalla completa que amplía el tamaño del documento, mientras que la segunda permite cambiar el fondo de blanco a negro. La tercera es un contador de palabras y la cuarta se utiliza para guardar el texto redactado: se puede hacer, por ejemplo, como texto plano o en HTML. Sus herramientas de edición incorporan el cambio de párrafos, negritas, cursivas y añadir enlaces externos.

Además de editar los textos con letra negrita, cursiva, subrayado o elegir una fuente y tamaño de letra en concreto, es posible añadir enlaces e imágenes. Este procesador fomenta además la colaboración porque varias personas pueden trabajar simultáneamente y los cambios son visibles para todos en tiempo real. Cuenta con un modo offline y opción de cifrado para mayor seguridad.

El único requisito a cumplir es registrarse en su página web. Una vez hecho, podemos empezar a utilizarlo o bien echar un vistazo al breve tutorial que se sugiere. En la parte derecha se encuentran sus funcionalidades principales. Por ejemplo: crear un nuevo documento, personalizar su tamaño o elegir un fondo (entre diferentes imágenes) para nuestro texto. Tiene también una opción de guardado automático y otra que exporta directamente el texto escrito a un documento de Word.

Hay que registrarse creando una cuenta de usuario, por lo que así podremos acceder a Draft desde cualquier equipo con independencia del lugar en el que nos encontremos. Su interfaz destaca por su diseño limpio, ofreciendo algunas opciones avanzadas. Por ejemplo, favorece el trabajo en equipo ya que varias personas podrían trabajar sobre un mismo documento de texto. Otra posibilidad es publicar directamente en otras plataformas como Blogger o WordPress, exportar un texto que tenemos guardado en Drive o Dropbox para trabajar sobre él, crear carpetas donde almacenar los textos redactados…

Dropbox cuenta con su propio procesador de textos online y gratis. Se llama Paper y está disponible no solo como aplicación web sino también para los sistemas operativos Android e iOS. Se presenta, además, como una herramienta de colaboración al poder compartir los documentos sobre los que se trabaja en tiempo real.

Microsoft ofrece una versión en línea de su popular procesador de texto, una herramienta más sencilla y básica que su versión de escritorio que mantiene la posibilidad de cambiar las fuentes del texto, tamaño, color, interlineado… Para utilizar este servicio basta con iniciar sesión con una cuenta de Microsoft. Entre sus múltiples opciones destaca la función ‘abrir en Word’, que permite exportar el documento para acceder a él mediante la versión de escritorio de la plataforma o lo convierte a PDF.

Además de personalizar el texto ajustando su tamaño, el tipo de fuente o su formato, facilita la tarea de añadir citas, imágenes, vídeos y listas numeradas. Incluye una función que convierte el texto a ‘html’, de tal forma que se puede incluir directamente en una página web. El diseño de esta plataforma se amolda a las prácticas TIC y puede ser un apoyo para la creación de blogs de profesores y alumnos. 

Se trata de uno de los procesadores de texto más utilizados en Internet. Basta con iniciar sesión en una cuenta de Google para comenzar a crear documentos (e incluso presentaciones o bases de datos) que se guardan automáticamente con el resto de los archivos en línea. Es posible ajustar todas las opciones esenciales, como la fuente, la alineación, el tamaño, el formato del texto… Pero, además, varias personas pueden editar el documento a la vez, lo que facilita los trabajos en grupo. 

La posibilidad de trabajar en textos de forma colaborativa es la característica principal de esta herramienta que permite hacerlo incluso cuando se redacta código web, para lo que cuenta con una prestación específica. En su panel de control se administran las personas que tienen acceso a cada archivo, de tal forma que cada colaborador cuenta con su propio usuario y los cambios que realice en el documento se quedarán registrados y actualizados en tiempo real.

Posee múltiples funciones que permiten pulir los textos: un asistente virtual que revisa gramática, la legibilidad y realiza sugerencias de estilo; herramientas de control de cambios para facilitar su revisión… Además, y gracias a la integración con Blogger y WordPress, hace posible publicar los contenidos de forma automática en estas plataformas. 

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre