5 experimentos para hacer en clase con estudiantes de Infantil

La capacidad para despertar la curiosidad que tienen estos experimentos para Infantil los convierten en una herramienta ideal para introducir los primeros conceptos científicos en los estudiantes de todas las edades. Estas propuestas están adaptadas a los pequeños de entre 2 y 6 años.

Experimentos para Infantil

Crear un arcoíris en un vaso, transformar un limón en un volcán dentro o colorear flores sólo con agua. Cualquiera de estos experimentos para hacer en clase puede convertirse en una actividad ideal para introducir los primeros conceptos de física o química en Infantil. Caracterizados por su sencillez y por emplear materiales de fácil acceso, despertarán la curiosidad de los más pequeños.

El arcoíris es un elemento muy recurrente en los cuentos y películas infantiles y es fácil de recrear en un vaso. Mezclando colorante alimentario, miel, aceite y siguiendo los pasos que indican en este vídeo, se establece un orden en los colores que simula un auténtico arcoíris. Además, con la ayuda de la linterna del móvil, se apreciará aún más su brillo.

Para crear un volcán es necesario: un limón, gel de baño, bicarbonato y un cuchillo. El paso a paso para realizarlo también es muy simple. Basta con vaciar un limón y llenarlo de jabón, para que así, al añadir el bicarbonato y el jugo del limón, se cree una espuma que parece una erupción volcánica. Esto despertará el interés de los más pequeños por saber qué ha causado esta pequeña explosión.

El objetivo es cambiar el color de unas flores blancas mediante colorantes alimenticios. Combinando los colores con el agua, las flores absorben líquido azul, rojo, verde… y esto hace que se tiñan sus hojas. Lo ideal es ir observando los efectos tras el paso de los días, ya que se irán coloreando de forma más intensa. 

Para conseguir colocar boca abajo una botella sin tapar y que no se caiga el agua que contiene es necesario emplear una botella, un trozo de lámina de plástico y palillos de dientes. Sólo habrá que recortar un pedazo de lámina del tamaño del agujero de la cabeza de la botella y colocarlo tapando todos los huecos. Al darle la vuelta y separarlo poco a poco, los estudiantes podrán observar que el agua se queda dentro e incluso se puede introducir un palillo. 

Los estudiantes lograrán entender el funcionamiento del magnetismo gracias a este experimento. Al introducir unas piezas metálicas dentro de un vaso de agua y, con la ayuda de un imán, se puede hacer que se muevan ¡a varios centímetros de distancia!

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre