Fomentar el aprendizaje a través del hallazgo, el valor y la sorpresa

El aprendizaje se produce cuando se combinan factores como la sorpresa o la emoción en el aula. De ahí que el docente Pablo J. Díaz Tenza defienda la necesidad de la serendipia educativa como una alternativa para mantener el interés y fomentar el aprendizaje. Nos lo cuenta él mismo.

0
Fomentar el aprendizaje a través del hallazgo, el valor y la sorpresa

La serendipia es un concepto relativamente reciente o, al menos, recientemente aceptado para su uso en el castellano. Proviene del inglés ‘serendipity’ y significa un ‘hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual’. En eso debería basarse la realidad de nuestras aulas para fomentar el aprendizaje. A continuación, explico por qué: 

Hallazgo 

En primer lugar, el concepto de hallazgo. Lejos de la rutina y el tedio, la escuela, como la vida, debería estar llena de sorpresas, de ilusionante novedad, de giros inesperados que nos desinstalan y nos hacen salir de nuestra zona de confort. Aprender es descubrir, descorrer una cortina que hasta ese momento cubría una parte desconocida de la realidad.

Aprender es transitar sendas inexploradas o incluso aquellas que habiendo sido ya trazadas, fueron recorridas por pies distintos a los nuestros. Aprender también es encontrar, y ese encuentro se da en un marco de respeto y admiración mutua entre maestro y alumno. Así pues, enseñar supone orientar a nuestros alumnos hacia la búsqueda y el encuentro. Pero, para tener interés y deseo de hallar algo, es absolutamente necesario considerar que ese algo es importante y aquí es donde entra en juego el segundo concepto de la serendipia.

fomentar el aprendizaje

Valor

El segundo, serendipia recoge el término de valor. El conocimiento tiene un valor intrínseco que en muchas ocasiones no se considera lo suficiente. Podría entenderse que es algo generacional, “los jóvenes de hoy no valoran el saber”, pero yo sostengo que es una cuestión sociológica ya que la sobreabundancia de información desprestigia el conocimiento. 

Por ello, la educación debe devolver al aprendizaje el valor que nunca ha perdido y dirigir las conciencias de los alumnos hacia los principios platónicos de verdad, bondad y belleza.

El saber, el saber hacer y el ser tienen valor en sí mismos, son realidades valiosas no sólo por su utilidad, sino porque importan. No es lo mismo saber que desconocer, que hablar de oídas, como no es lo mismo saber hacer que dejarse llevar en todo momento por la intuición y la impulsividad.

Casualidad

Y en tercer lugar, es necesario fomentar el aprendizaje y que todo esto se produzca de forma aparentemente casual. El alumno que sueña y se ilusiona, que se emociona con una experiencia de aprendizaje que le hace salir de lo anodino, aprende por el camino sin apenas darse cuenta. El alumno que ve cumplidas sus expectativas de que en el aula ocurra algo nuevo, distinto, y con la sorpresa incorpora en su mochila nuevos conocimientos que permanecerán con él para siempre. 

Enseñar es hacer que todo esto ocurra. Enseñar es despertar en el alumno el deseo de aprender. Así pues, junto a todos aquellos apasionados compañeros de profesión, con todos los que aman lo que hacen y roban horas al reloj para que cada jornada sea única e irrepetible, manifiesto los principios de la serendipia educativa

Por más encuentros inesperados, más sorpresas, más emoción, más sendas de aprendizaje inexploradas. Por más hallazgos valiosos que se produzcan de manera casual. Por más serendipia en nuestras aulas.

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre