5 jardines con historia para descubrir en familia

Los jardines históricos presentes en la gran mayoría de las grandes ciudades son un modo de acercarse a la naturaleza y de mostrar a los niños los sucesos que, siglos atrás, acontecieron en estos lugares. Echa un vistazo a estas cinco propuestas culturales para recorrer en familia.

jardines con historia

¿Por qué el Campo de Moro, en Madrid, tiene ese nombre? ¿Sabías que el palmeral de Elche fue creado por los musulmanes? Son muchos los jardines con historia que merece la pena visitar en España. Comenzamos una lista con cinco espacios naturales históricos para descubrir en diferentes ciudades.

Jardines de Casa de Pilatos (Sevilla)

Jardines-Casa de Pilatos-Sevilla

Se encuentran dentro de uno de los palacios andaluces más visitados, que hasta ha servido de escenario de producciones cinematográficas de Hollywood, como Lawrence de Arabia. La Casa de Pilatos data del siglo XV y fue mandada construir por los nobles Enríquez de Ribera en un solar propiedad de la Inquisición. En la actualidad se encuentra en manos de la familia Medinaceli. Dotados de aires renacentistas, fueron un signo de distinción social que se encuentran en los patios interiores y están divididos en dos partes: el Jardín Grande y el Jardín Chico. Están bordeados por setos y en la parte central se encuentran dos estanques rodeados de rosas de agradable olor.

¿Dónde? En la plaza de Pilatos, 1 (Sevilla)

Entrada: 12 euros (la casa completa); 10 euros (la planta baja)

Jardines del Palacio de Pedralbes (Barcelona)

Jardines-Pedralbes

Actualmente este parque es propiedad de la Generalitat de Catalunya aunque no siempre fue así. A finales del siglo XIX, y en el lugar donde hoy se encuentran estos jardines, se situaba la residencia de los reyes cuando visitaban la ciudad. Dicho edificio se destruyó por culpa de un incendio el día de Navidad de 1875. La vivienda de los monarcas cambió de lugar y este parque fue cedido al ayuntamiento años más tarde: en 1931 y por el Ministerio de Hacienda de la Segunda República. Con un punto afrancesado, cuenta con una rica biodiversidad, estanques y obras de Antoni Gaudí. Una curiosidad: la fuente de Hércules, del arquitecto catalán, estuvo muchos años escondida por la vegetación hasta que fue descubierta en el año 1984.

¿Dónde? Avenida Diagonal, 686 (Barcelona)

Entrada: Gratuita

Palmeral de Elche (Alicante)

Palmeral Elche

No hay que irse muy lejos para disfrutar de un extenso palmeral que presume de ser uno de los más grandes de Europa. Se encuentra en la ciudad alicantina de Elche y está declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Su historia es curiosa: esta urbe fue fundada por los musulmanes que también fueron los encargados de crear este singular espacio natural. ¿Cuál fue la razón? Considerarlo un oasis con el que sacar partido a las secas tierras de la región. Aunque ya existían plantaciones de palmeras, diseñaron este lugar de forma ordenada mediante huertos. Gracias a ello, en la actualidad, se puede disfrutar de un bosque con más de 200.000 palmeras situadas en 67 huertos. Entre las múltiples actividades posibles, destacan las rutas para conocer más sobre la producción datilera y el museo del Palmeral.

¿Dónde? Passeig de l’Estació (Elche)

Entrada: 5 euros (entrada general); 3 euros (pensionistas y estudiantes)

Campo del Moro (Madrid)

Campo-Moro-Madrid

Ubicado en una zona privilegiada de Madrid, entre el Palacio Real y el río Manzanares, este espacio natural de 20 hectáreas es Jardín Histórico Artístico desde 1931. Pero, ¿de dónde procede su nombre? Al parecer, entre los años 1100 y 1200, los ejércitos musulmanes que querían reconquistar la ciudad establecieron aquí su lugar de acampada. En la actualidad, resulta ideal para visitarlo por sus preciosos jardines, por los pavos reales que pasean por el lugar y por disfrutar de su gran desnivel, que en tiempos de la Edad Media era un barranco, y que permite visualizar el Palacio Real en todo su esplendor.  

¿Dónde? Paseo Virgen del Puerto (Madrid)

Entrada: Gratuita

Jardines del Monasterio de Yuste (Cáceres)

Jardines Monasterio de Yuste

En este lugar, en el que vivió y murió el rey Carlos V, se encuentran unos jardines que invitan a la meditación y a la tranquilidad. Fueron creados por expresa orden del monarca, que sentía admiración por la naturaleza y, en particular, por los jardines. Para ello ordenó que el espacio natural que rodea el monasterio tendría que estar en un alto y contar con un estanque con azulejos. Todo ello rodeado de muchos naranjos y flores. Una realidad de gran belleza que se puede visitar en cualquier época del año.

¿Dónde? Monasterio de San Jerónimo de Yuste. Cuacos de Yuste (Cáceres)

Entrada: 7 euros (general), 4 euros (reducida)

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre