La sociedad secreta que mejora el aprendizaje de los estudiantes de Primaria

Alumnos de 6º de Primaria del Colegio Valle del Miro en Valdemoro, Madrid, han llevado a cabo un proyecto que auna gamificación y aprendizaje basado en el pensamiento. Además, ha contado con la participación de sus familias. Carolina Álvarez, tutora de 6º de Primaria, y Beatriz Cánovas, maestra especializada en Science, nos dan los detalles.

Mejorar el aprendizaje de los estudiantes de Primaria

Denominado ‘Operación Beijerinck’ este proyecto permitió que los estudiantes trabajasen varias materias: Matemáticas, Lengua Castellana, Social y Natural Science, Plástica y Valores. Todo comenzó al inicio del curso: en septiembre, una sociedad secreta — Skull&Bones— se puso en contacto con los estudiantes, indicándoles que habían sido seleccionados para formar parte de ella con el objetivo de ayudarla a resolver un misterioso caso: habían encontrado el cuerpo de un científico en uno de los laboratorios del colegio. Para ello, preparamos, con todo lujo de detalles, una escena del crimen rodeada de diferentes pistas, que tendrían que ir investigando a medida que avanzaba el curso para resolver los enigmas que se encontraban detrás de dicha muerte.

Todo parecía indicar que el científico llevaba meses desarrollando un virus para acabar con un gran porcentaje de los humanos. Algún error en el final de su proceso le hizo contagiarse y murió. La sociedad tenía sospechas de que antes de fallecer, lo había introducido en una cápsula que había escondido en un lugar desconocido, pero que se podría liberar en cualquier momento. La misión de los alumnos era estudiar el escenario del crimen, averiguar la identidad del científico, sus planes, encontrar dicha cápsula y desactivarla antes de que ocurriese una catástrofe mundial. También debían analizar cómo afectaba ese extraño compuesto al ser humano para desarrollar un antídoto.

Por misiones

En primer lugar, y pese a haber sido seleccionados por Skull&Bones para formar parte de la sociedad, los estudiantes tuvieron que demostrar que efectivamente eran aptos para el puesto de agente secreto que se les estaba ofreciendo. De forma que tuvieron que pasar una serie de pruebas, físicas, psicológicas, médicas y culturales que determinarían su aptitud. Todo esto lo realizamos gracias a compañeros de Ciclo de Grado Superior de Anatomía Patológica (CGSAP), Gabinete de Orientación y Departamento de Educación Física del centro. Una vez que todos habían superado las pruebas, realizaron el juramento de fidelidad y confidencialidad.

Para facilitar el desarrollo del proyecto, creamos una página web en la que los alumnos podrían consultar la escena del crimen, los avances en su investigación y las diferentes tareas a realizar —algo posible gracias a la tecnología que tenemos en el colegio: todos los estudiantes a partir de 5º de Primaria cuentan con su propio iPad—. A lo largo del curso y en las diferentes asignaturas, fueron resolviendo los retos que les planteamos: en el laboratorio 1, nos centrábamos en las misiones de las áreas de Lengua, Matemáticas, Sociales, Plástica y Valores, mientras en el laboratorio 2, eran de Natural y Social Science. Así, por ejemplo, tenían que averiguar dónde pensaba viajar el científico para huir —para lo que buscaron información sobre el viaje del descubrimiento de América de Colón, sus problemas de financiación, fechas, etcétera—.

En la misión 4, logramos que alumnos y padres visitasen el Museo del Prado —en la escena del crimen aparecía un cuadro de Goya—.  De esta manera, y a través de un break out, los alumnos descubrieron que desde París, donde se encontraban en ese momento, tuvieron que viajar de nuevo a Madrid para averiguar uno de los dígitos que abriría la caja que encontraron en la misión 1 y que estaba oculto entre las paredes del museo, concretamente en la exposición de Goya. Una vez allí, tuvieron que recabar diferentes datos numéricos para realizar diferentes operaciones matemáticas.

De igual modo, investigaron la vida y obra de dicho pintor, de forma que trabajaron la comprensión lectora, al mismo tiempo que tuvieron que escribir una redacción con sus hipótesis y conclusiones finales de la misión, para terminar exponiéndolo oralmente ante sus compañeros. Trabajaron la plástica, recreando diferentes cuadros del pintor —¡los lienzos quedaron espectaculares!— que se expusieron en los pasillos del colegio—, así como valores, la colaboración, la cooperación, el respeto a las opiniones de los demás, etcétera.

A través de un vídeo o un mensaje les informábamos de que debían investigar, elaborar su hipótesis y averiguar el perfil psicológico del científico, los lugares en los que tenía previsto extenderlo y cómo lo va a hacer. A través de la pista 18 en la que aparecen grandes militares de la Historia, descubrieron que era un experto en estrategias militares. De esta forma, aprendieron las diferentes personalidades de Napoléon, Aníbal, Carlomagno, el Cid…

También las familias

De igual modo, desarrollamos misiones especiales en la que los agentes reserva —las familias de los alumnos— tenían que participar y ayudarles en la búsqueda de la cápsula y de los ingredientes del antídoto fuera del colegio. Esto permitió fomentar la relación entre familia-escuela, ya que además de conseguir implicarles en el proyecto, han formado parte del juego y han sido conscientes del aprendizaje de sus hijos.

La sociedad Skull&Bones se ponía en contacto con ellos a través del correo electrónico y les proponía acudir a diferentes lugares de Madrid, donde debían resolver diferentes problemas. Conseguimos llevarlas al Madrid de los Austrias, al Museo del Prado y al Jardín del Príncipe, en Aranjuez.

En un momento del proyecto, los alumnos resultaron infectados con el virus del científico y tuvieron que elaborar el antídoto para evitar el fatal desenlace. Lo crearon en el laboratorio del colegio, pero tuvieron que dejarlo reposar 48 horas antes de ingerirlo. Ése fue el momento que aprovechó uno de los alumnos —con un rol de topo— para ocultarlo hasta el final del curso. Y llegó el momento de la graduación, pero justo antes de tener que bajar al salón de actos, los niños fueron encerrados por el topo.

Además, un escape room

Así comenzó la última misión para Skull&Bones, una mezcla de Breakout EDU y escape room: los padres, que estaban en el salón de actos, recibieron un vídeo con instrucciones para organizarse de nuevo por equipos y resolver las diferentes pruebas que les llevasen a encontrar la llave que liberaría a sus hijos del encierro. Mientras, los propios alumnos estaban ocupados resolviendo otra serie de pruebas para encontrar e ingerir el antídoto robado y salvar su vida. La última misión fue un éxito, consiguieron tomarlo antes de que acabase el tiempo y los padres liberaron a sus hijos a falta de tres minutos para el final.

Con este proyecto hemos logrado unos excelentes resultados en el proceso de enseñanza aprendizaje, hemos realizado una comparativa de resultados de los alumnos en los ciclos (3º- 4º y 5º- 6º) y todos han mantenido sus resultados o los han mejorado —especialmente cinco con necesidades especiales—.  El vínculo familia-escuela ha sido espectacular, logrando una participación del 100% de las familias.

premios simo educación 2018

¿Quieres contar tu experiencia docente en la próxima edición de SIMO EDUCACIÓN? ¡Ya está abierta la convocatoria! Y si resultas seleccionado, optarás a los Premios a la Innovación educativa. El plazo termina el 7 de junio.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre