6 habilidades del pensamiento creativo: apartar el juicio

0
pensamiento creativo

¿Te has preguntado alguna vez por qué la cabeza es redonda? Como decía el pintor francés Francis Picabia “nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección”. La creatividad es una metodología que se entrena y se desarrolla trabajando en las seis habilidades del pensamiento creativo representadas por el arte de apartar el juicio, la habilidad de hacer preguntas poderosas, la ampliación de límites, el cambio de perspectivas, la capacidad para asociar y relacionar, y la proyección a futuro desde la visualización y la imaginación.

Habilidades del pensamiento creativo

En este artículo abordamos la primera de las habilidades del pensamiento creativo, el arte de apartar el juicio.

Veo cosas diferentes

-“Pintad el círculo sin saliros de su silueta”, dijo el profesor en clase.

La ausencia de reglas, y la desaparición del miedo a salirse de la línea, ha permitido a cada niño crear algo diferente y verlo bajo su propio prisma perspectivo

Los niños comenzaron su actividad concentrando más su atención en no rebasar los límites de la figura que en la acción de colorear. Ante la pregunta del profesor de qué veían al acabar su tarea, todos contestaron que un círculo del color que cada uno había escogido.

En esa misma clase días más tarde el mismo profesor repartió de nuevo un círculo entre sus mismos pequeños alumnos, pero esta vez les dijo que lo pintaran como quisieran, que podían salirse, que no importaba y no iba a pasar nada.

Los resultados de las pinturas de los niños fueron muy diferentes a los clones que surgieron la primera vez. Ahora, dejándose llevar por la libertad que da el no estar comprimido, los niños se centraron en la labor de pintar.

-“¿Qué veis?”, preguntó el profesor.

-«Yo un sol», contestó uno de los niños.

-«Yo un vaso de agua que se desborda», se oyó por el aula.

-«Pues lo mío es un huevo frito», dijo alegre otra voz.

¡Vaya diferencia! ¿Qué ha pasado? Que la realidad en el primer caso está prefijada y en el segundo no, permitiendo la creación de cosas diferentes a partir de un mismo punto de partida: el círculo.

Te recomiendo que te quites el corsé mental y que apartes tu juicio para crear actividades diferentes que ayuden al crecimiento de tus alumnos

La base del pensamiento creativo

La ausencia de reglas, y la desaparición del miedo a salirse, ha permitido a cada niño crear algo diferente y verlo bajo su propio prisma perspectivo.

La base del pensamiento creativo es el proceso de búsqueda, separación y conexión de ideas desde muchas categorías, dándole unos días libres al juicio, es decir, apartándolo por unos instantes, para volver a rescatarlo y aplicarlo a lo que hemos obtenido.

pensamiento creativo

Esa capacidad, que todos tenemos, se puede ir ensombreciendo a medida que las normas nos aplastan. Sin prejuicios, ideas preconcebidas, ni posiciones dominantes, la mente viaja libre, sin ataduras, no se aplasta y el resultado final no es una crónica previsible, anunciada e insulsa. La creatividad es un proceso dinámico que emerge con esta primera habilidad, la de apartar el juicio.

Tormenta de ideas

Para trabajar esta habilidad en clase, el profesor debe desapegarse de sus creencias y ser más flexible en sus planteamientos. Entre las actividades que se pueden proponer están las tormentas de ideas sobre un tema a solucionar o un aspecto que interese. Por ejemplo, se puede plantear una tormenta de ideas de cómo abordar las matemáticas para que resulten atractivas o cómo integrar a los estudiantes que se sientan apartados por alguna causa. Para que las ideas fluyan libremente durante una tormenta de ideas, debes tener en cuenta estas consideraciones y explicarlas antes de comenzar la sesión:

  • La cantidad siempre va antes que la calidad, puesto que estamos creando, no valorando.
  • Todo está permitido y no debemos reírnos de las ideas de los demás.
  • Recoge ideas de otro y construye sobre ellas.
  • No te calles nada porque en ello puede estar la base para una idea genial.

Otra de las propuestas que se pueden llevar a cabo es el intercambio de roles y hacer que sean los alumnos los que examinen al profesor poniendo las pruebas y ejercicios que se les ocurran. Te recomiendo que te quites el corsé mental y que apartes tu juicio para crear actividades diferentes que ayuden al crecimiento de tus alumnos. Convierte el aula en un espacio redondo con sabor a fresa.

Helena López-CasaresHelena López-Casares Pertusa es Dra. Neurociencia cognitiva y embajadora de la Academia de Neurociencias y Educación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre