Criterios para elegir el mejor dispositivo para tu proyecto educativo

0
Jose-luis-diez

“A la hora de elegir el dispositivo #edtech para tu proyecto educativo, sólo hay un axioma que tener en cuenta”, afirma José Luis Díez, Consultor de #MovilidadEmpresarial y Educación del Canal HP Inc.: “No existe el dispositivo perfecto, sino el que mejor se adapta a las necesidades de tu proyecto, y de tu presupuesto”, máxime cuando se trate de múltiples unidades, lo que obliga a considerar las diferencias de precio y características cuidadosamente.

Elementos técnicos y pedagógicos para elegir dispositivo

No obstante, hay elementos técnicos y pedagógicos que, en el año 2018 pueden servir de ayuda a la hora de decidir:

Procesador

En un mundo sin restricciones de presupuesto, la respuesta sería ¿el más potente? No, porque los modelos de colaboración y aprendizaje basado en proyectos requieren movilidad en el aula, lo que implica dispositivos con la mayor autonomía posible y el menor peso. ¿Cuál es la respuesta esta incógnita? Las series N de la 7ª generación de Intel Mobile, al tener un consumo energético de sólo 6W (TDP) siendo por rendimiento y coste, de menor a mayor para el 2018, Intel Celeron N3350, N3450 y Pentium N4200, y de estos tres, recomendaré los Intel Celeron N3450 y Pentium N4200 que incluyen 4 núcleos y 4 hilos de proceso, ofreciendo por consiguiente los mejores ratios de potencia/autonomía/precio. Información completa y actualizada de rendimiento de CPU y specs disponible en http://ark.intel.com

Almacenamiento

SSD, o disco de estado solido es la elección correcta, no sólo porque permite una puesta en marcha de segundos, sino porque las plataformas educativas en la nube, ofrecen la posibilidad de ser usadas como un segundo nivel o almacenamiento ampliado, por lo que 64GB ó 128GB son mas que suficientes para los 3 o 4 años de uso del dispositivo que adquiramos.

Conectividad de red

El rendimiento wifi es la clave para el correcto funcionamiento de los dispositivos del alumno, pues queremos que dejen de estar atados a una mesa y que se puedan ubicar donde la dinámica educativa sugiera. Por tanto, la tarjeta wifi de los equipos, debe ser doble banda (2,4 GHz y 5Ghz) y con doble antena, y de velocidad de transmisión como mínimo b/g/n siendo ac la máxima posible. Una tarjeta que cumple estos requisitos como por ejemplo la Intel AC-7265 2×2, permitiendo al dispositivo recibir y enviar información, mientras que la doble banda nos permite subdividir los equipos del aula, reduciendo la saturación de la señal por grupo asignado a cada banda, aún teniendo 30 equipos wifi consumiendo vídeo. No obstante, para los equipos de profesores, es recomendable disponer de un conector de red cableada RJ45, para permitir al profesor continuar dando clase en cualquier circunstancia.

Pantalla

La tactilidad incrementa la productividad, y mejora la interacción de alumnos de todas las edades, como estos años han demostrado los diferentes fabricantes de paneles digitales interactivos (PDI). Ahora, ha llegado el momento de llevar esta experiencia a la mesa de los alumnos, pudiendo además, por un poco más, poder tener la experiencia de la tinta digital, gracias a las tecnologías de rechazo de palma, que con Wacom como pionero, han sido desarrolladas para los artistas digitales. El objetivo, no es sustituir el papel, sino reforzar los patrones de aprendizaje que la neurociencia ha ratificado, en los que el mismo acto de escribir, ayuda a la retención de la información. Y mejorandode paso, la calidad de la caligrafía, para que los OCR’s integrados en el sistema operativo, puedan convertir las frases, o ecuaciones, en su versión digital, y a medida que los alumnos se acercan a la prueba selectiva de acceso a la Universidad, esta calidad no decaiga, reduciendo sus posibilidades de éxito.

Formato

Aquí, la edad del alumno, es un factor a considerar, ya que la experiencia en las aulas demuestra que, los formatos de tableta son adecuados para los alumnos más pequeños, mientras que a medida que crece la necesidad para que el alumno produzca información, como resultado del trabajo en clase, las tabletas pierden su utilidad al requerir teclado, por lo que los formatos híbridos con teclado no separable y de 11″-12″ de pantalla, son la respuesta, amplían el rango de edad, manteniendo el formato de tableta con poco peso añadido, y por tanto, siendo válidos para el K12 (primaria, secundaria y bachillerato). No obstante, para alumnos de mayor edad, cuyo tiempo delante de la pantalla sea, de mas de unas horas al día, tamaños de pantalla mayores son aconsejables, recordando que esto impactará tanto en el peso, como en el precio final.

Autonomía

Es el resultado de la calidad, y capacidad de las baterías, así como del patrón de uso y consumo de energía. Respecto al primer factor, debemos exigir que las baterías sean de polímero de Litio-Ion, en vez de Ni-Mh, para eliminar el tan temido y erróneamente temido “efecto memoria” que sugiere a docentes, alumnos y padres a esperar a que el dispositivo se vea casi sin memoria, antes de recargarlo. Las baterías de polímero de Li-Ion disponen de un número limitado de ciclos de carga, siempre que se cumplan sus condiciones de uso y por supuesto, disponer de 600 ciclos de carga es muchos mejor que 300, y si la diferencia de precio no es muy significativa, 1000 ciclos mejor que 600, porque aun en el peor escenario, dejando que en cada uso se descargue la batería, con el dispositivo mas barato, en 300 días nos quedaremos sin batería, y en el de 1000 ciclos de carga, tendremos al menos unos 3 años de uso, y por mas baratos que sean los dispositivos, si sólo los podemos usar 300 días, cualquier ahorro desaparece ante esa característica. Para alargar la vida útil de las baterías de polímero de Li-Ion, hay varios consejos críticos a seguir, como poner a cargar el equipo tan pronto sea posible para evitar la descarga completa, no almacenar los equipos durante largos periodos de tiempo, sin conexión a la red eléctrica, como puedan ser las vacaciones escolares o en condiciones de alta temperatura, porque las baterías se degradan rápidamente, a partir de 60º C (carritos de carga con ventilador son necesarios por tanto). Información extraída de http://batteryuniversity.com.

Durabilidad

Los accidentes ocurren, y con niños como usuarios con mayor probabilidad. Por ellos es necesario requerir que los equipos superen el mayor numero de pruebas definidas por el STD-MIL 810G, una batería de pruebas que incluyen caídas al suelo, polvo, humedad, conectores,…Algo que no cubren estas pruebas, son las bisagras de los notebooks, y mejor que poner a prueba la resistencia a la rotura de las mismas, es que el ángulo de apertura sea de 180º, o mejor que podamos girarla hasta 360º.

Garantías o Seguros

Si estimamos un periodo de uso para los dispositivos en el aula entre 3 y 4 años, debemos asegurar un plan de contingencia ante roturas y problemas. Los seguros, una vez expirado el periodo de garantía del fabricante, cubren una cantidad económica que se reduce con el tiempo, de forma que en el tercer o cuarto año, habrá que pagar para reparar el equipo. Por contra, algunos fabricantes, disponen de una mejora de garantía que durante 3 o 4 años, incluyen no sólo el soporte de ayuda ante problemas, sino la reparación y sustitución de grandes componentes, como la pantalla, batería o placa base. Un consejo, si los equipos, aun siendo adquiridos por los alumnos, son para ser usados en el centro educativo, ¿por qué incrementar el riesgo llevando y trayendo el equipo cada día desde el hogar del alumno?. Y una cosa más, es recomendable disponer de al menos un 3% de equipos por parte del centro, para suplir aquellos que se encuentren siendo reparados.

Sistema operativo

Este apartado requiere un artículo en si mismo, pero dado que desde el 28 de Mayo de este año, los centros educativos deben asegurarse de cumplir el Reglamento General de Protección de Datos, hay preguntas que plantearse y que atañen al mismo, al ser el sistema operativo, el principio y la base del acceso de los usuarios y sus datos: ¿los datos de cada alumno están adecuadamente protegidos? (cifrado de datos, autenticación multifactor, ..), ¿dispone de herramientas para detectar las amenazas y en caso de producirse, notificarlas?, ¿el navegador incluido puede detectar y mitigar los riesgos de phising, y malware?. Cuando el alumno deje de usar el equipo, ¿podemos garantizar la eliminación segura de sus datos del equipo, y de las plataformas cloud donde hayan sido almacenados?. Si desea saber más sobre el RGPD, consulte este enlace de la Agencia Española de Protección de Datos.

Por último, una sugerencia, no un requisito, es el profesor y no los alumnos, el que debe decidir cómo y cuando deben ser usados los equipos en el aula, por ello, la inclusión en el dispositivo de herramientas de control de tecnología en el aula, evitarán que posteriormente sea inviable su adquisición, siendo necesario adquirir únicamente las licencias del profesor.

José Luis Díez

José Luis Díez es Consultor de #MovilidadEmpresarial y Educación del Canal HP Inc.

Comentarios:

avatar