Estos son los beneficios de la práctica del mindfulness en el aula

La conciencia plena está cada vez más presente en las aulas. Pero, ¿por qué es tan importante para el bienestar del alumnado? Estas son las claves en opinión de Mercedes Bermejo, autora de ‘La danza de las emociones familiares’.

0
beneficios del mindfulness

El mindfulness consiste en promover la concentración de la atención y la conciencia, y está basado en el concepto de conciencia plena de la meditación budista.

Ayuda a reducir el estrés y ansiedad

Cada vez son más los niños y niñas que vienen a consulta por este motivo. Es un dato muy alarmante ya que los menores no tienen la madurez física ni emocional para tolerar altos niveles de estrés en su entorno educativo o familiar.

Permite regular las emociones

De este modo, se logra, una mayor autoconciencia, y a su vez, autorregulación de las emociones. Es decir, que el estudiante se centra en sus propios estados emocionales, en cómo se siente, regulando la tendencia a la impulsividad y aprendiendo a controlar las emociones más difíciles de regular.

beneficios del mindfulness

Favorece la concentración

Esta técnica también promueve la mejora de la atención a lo que ocurre alrededor del niño o niña. En un mundo donde constantemente hay muchos estímulos, con tendencia a la multi-tarea, esta técnica ayuda a que los más pequeños puedan centrar su atención en el aquí y el ahora. Por ello favorece la concentración en tareas que requieren de una atención añadida. Teniendo en cuenta que cada vez son más los niños con dificultades atencionales (no confundir con déficit de atención), practicar este tipo de técnicas ayuda a los niños y niñas a focalizar su atención en tareas concretas, evitando distracciones comunes a estas edades, debido a la sobre-estimulación del entorno.

concentracion niños

Permite relajar el cuerpo

Además de relajarlo, es posible tomar mayor conciencia de él: cómo está mi cuerpo, qué necesita, qué me está pidiendo, así como destensar las zonas más cargadas.

Como menciono en mi libro, los adultos en general llevamos un ritmo de vida vertiginoso que en muchas ocasiones no somos capaces de tolerar. Y a veces sometemos a los más pequeños a estos ritmos, generando en ellos unos niveles de estrés que en muchas ocasiones desencadenan diversos síntomas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre