¿Qué leen los docentes cuando están de vacaciones?

El verano es el momento perfecto para desconectar y dedicarse a la lectura. Estos libros, recomendados por docentes, incluyen tanto opciones de ocio como para continuar con la formación durante las vacaciones.


Hemos preguntado a cuatro profesores de distintos niveles educativos sobre sus lecturas veraniegas. Todos coinciden en combinar títulos que aumentan sus conocimientos y les invitan a la reflexión, con novelas o ensayos que leen únicamente por ocio. Estos son sus libros imprescindibles.

Nando López, escritor y docente

Me acompañan tres lecturas muy diferentes. La primera es ‘Nora Webster’, de Colm Tóibín: una novela en la que se narra la evolución de su protagonista, Nora (homenaje del autor a su propia madre), desde el momento en que la muerte de su marido hace que su mundo cotidiano se tambalee. Lo más fascinante de este relato no sólo es la historia de reinvención que en él se cuenta, sino la capacidad de Tóibín para narrar, desde el detalle, la sutileza y su excepcional oído con los diálogos, la peripecia de su personaje central. La segunda es ‘Nido de pájaros’, la primera novela de Luis Maura. Se trata de un libro que se podría clasificar dentro del género clásico de la ‘Bildungsroman’ (o novela de formación) y que narra con acierto, navegando entre la emoción y la ironía, la lucha de su protagonista por conquistar su propio espacio y apropiarse de su identidad, a pesar de los muros que siente que le imponen el pasado y la familia. Y la tercera es una relectura de una de mis novelas favoritas: ‘Stoner’, de John Williams. Se podría resumir como la biografía de un profesor de universidad que, sin embargo, encierra tras sus páginas una reflexión mucho más amplia y universal, hasta el punto de convertirse en un relato sobre la vida de cualquiera de nosotros. Pocos libros imprescindibles me han estremecido tanto como ese. Por eso, cada cierto tiempo regreso a sus páginas.

¡Oferta! Nora Webster
Stoner

Cristian Olivé, docente en la Escola Joan Pelegrí de Barcelona

Después de un curso intenso y cargado de emociones, me he reservado algunas obras literarias para disfrutar de la lectura por puro placer. Sin duda, continuaré el periplo que inicié hace algún tiempo por la literatura de Haruki Murakami. Esta vez será el turno del primer volumen de ‘1Q84’. En la escritura del escritor japonés, el mundo físico y el onírico se entrecruzan de un modo lírico e hipnotizante. También me dejaré llevar por la literatura ecléctica de Nickolas Butler en sus ‘Canciones de amor a quemarropa’, que plantea una trama sobre la amistad desde diferentes puntos de vista. Aunque durante el período estival la desconexión debería ser casi obligatoria, también me permitiré una lectura sobre educación. Ken Robinson, teórico reconocido a nivel mundial, propone en ‘Escuelas creativas’ una revolución pedagógica. Su apuesta es clara por la creatividad como eje central para la motivación, el aprendizaje y el desarrollo integral de la persona. 

Toni Solano, docente en el IES Bovalar de Castellón de la Plana

Lo mejor del verano es poder huir de la disciplina de horarios y agendas, algo que afecta también a la lectura por placer, así que en las próximas semanas intentaré vagabundear sin rumbo por mi lista de lecturas pendientes. Sin prisas, sin agobios, sin compromisos. Tampoco me gusta llevarme lecturas de didáctica en este periodo de ocio, pero sí que acostumbro a leer muchas novelas juveniles que luego intento filtrar y aprovechar para el aula. Creo que la literatura juvenil no está suficientemente valorada entre el gremio docente, que la considera como sucedáneo de la novela adulta ‘de verdad’. He leído infinidad de obras del género juvenil que nada tienen que envidiar a algunos ‘best-sellers’ como ‘El ojo de cristal, Charlie saldrá esta noche’, de Cornell Woolrich o ‘Desconocidos’, de David Lozano. Por otro lado, este verano pienso tener muy cerca una obra de divulgación sobre mujeres ignoradas y olvidadas: ‘Ni tontas ni locas. Cuando anónimo era sinónimo de mujer’, de Javier Sanz y Rafael Ballesteros Diaz. Me resulta de especial interés porque el curso próximo nuestro plan lector en el abordará a las ‘invisibles’, esas mujeres que permanecen orilladas en la historia de las ciencias y de las artes.

Alicia Romero López, profesora del IES Lamas de Abade de Santiago de Compostela

El verano es el momento perfecto para dejarnos llevar por nuestras inquietudes y ahondar en ellas, de manera que podamos descubrir las mejores formas de innovar y mejorar como docentes. Por esta razón me gustaría recomendaros dos libros imprescindibles relacionados con la educación artística y la creatividad, que, sin embargo, sirven para cualquier disciplina y nivel educativo. El primero de ellos es ‘Art Thinking’, de María Acaso (Paidós): en esta obra se nos insta a utilizar las artes como metodología y a situar lo artístico en el centro del panorama educativo. Aboga por la generación de conocimiento y por una educación creativa y colaborativa. Considera, además, que a través del arte podemos contribuir a desarrollar el pensamiento crítico y las competencias emocionales de nuestros alumnos.

En segundo lugar, recomiendo ‘Dibújalo’, de Fernando de Pablo y Miren Lasa (LID). En este libro encontramos una introducción al Visual Thinking y se nos ofrecen diversas estrategias para poder ponerlo en práctica. Esta metodología desarrolla el pensamiento visual frente al verbal y se caracteriza por potenciar la creatividad, la capacidad de síntesis, la de aprender a aprender, etc. La segunda parte de este libro está dirigida a los negocios, pero no dejéis de echarle también un vistazo, puesto que las técnicas utilizadas son aplicables a la enseñanza.

Rosa Liarte, profesora en el IES Eduardo Janeiro de Fuengirola

Este verano llevo la lectura de David Perkins ‘Educar para un mundo cambiante’. Su lectura invita a la reflexión, partiendo de una pregunta: ¿qué necesitan aprender realmente los alumnos para el futuro? El autor cuestiona así qué es el conocimiento, pues si no conlleva práctica, lo terminaremos olvidando. También se plantea qué contenido merece la pena aprender, ya que en la era digital quizá se estudian cosas innecesarias. Hasta ahora nos hemos educado en lo conocido, ¿y si nos educaran en lo desconocido? La idea es desenvolvernos bien ante cualquier situación el día de mañana. ¿Puede la educación llevarnos al camino de la sabiduría como se entenderá en el futuro? Un libro que tiene grandes preguntas y reflexiones.

¡Oferta!
Educar para un mundo cambiante
  • David Perkins
  • Editor: PPC
  • Tapa blanda: 245 páginas

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre