Cuando los menores realizan actividades relacionadas con la jardinería hacen mucho más que cuidar plantas: también aprenden a asumir responsabilidades de cuidado, aumentan su creatividad, fomentan la paciencia, desarrollan habilidades motoras y conectan con la naturaleza. Proponemos cinco ideas sencillas para hacer en familia.

Sembrar legumbres en algodón

Es una de las actividades clásicas relacionadas con la jardinería que suelen proponerse en los centros educativos. Para llevarla a cabo se necesitan un recipiente transparente (para observar cómo va creciendo), algodón, la legumbre elegida y agua. Con riego diario y situado en un lugar soleado, como una ventana, en unas semanas se observará cómo van brotando pequeños tallos. 

YouTube video

Arreglos florales

Los arreglos florales son composiciones estéticas que se forman uniendo diferentes tipos de flores. Hay muchas opciones para hacerlos en familia como, por ejemplo, introduciendo flores silvestres en un tarro, coronas florales o un cuadro con flores secas.

@veropascalr

Cómo hacer cuadros con flores secas 😍 sígueme! #decohome #diyproject #diydecor #decoideas #homedecor

♬ Save Me - Piano Peace

Trasplantar una planta

Una actividad que enseña sobre el cuidado de las plantas y la importancia de trasladarlas a un nuevo hogar cuando crecen demasiado en su maceta es hacer un trasplante. Para ello, hay que reunir todo lo necesario: una maceta más grande, tierra fresca, agua y herramientas de jardinería que puedan utilizar los menores. 

YouTube video

Minihuerto urbano

Con este kit se puede sembrar perejil, albahaca y eneldo. Contiene también macetas biodegradables, sustrato especial para plantar semillas, letreros de PVC para marcar en cada maceta el tipo sembrado y un mini lápiz. Está dirigido a principiantes que deseen cultivar sus primeras plantas y lo primero que hay que hacer con él es cubrir las macetas con sustrato, añadir las semillas y regar con abundante agua. Después, se colocan en un lugar soleado y cálido y se espera a que vayan creciendo, regándolas cuidadosamente para que no haya excesos de agua.

Cultiva El Amor Por La Naturaleza Con Estas Actividades Sencillas Relacionadas Con La Jardinería
Ver en Amazon

Abono casero

Estiércol, piel de plátano, posos de café, cáscaras de huevo, césped, cenizas de chimenea, vinagre… Todos estos productos orgánicos son útiles para hacer abono casero de forma ecológica, y aportar así nutrientes a las plantas. Para su elaboración hay que hacer varios agujeros a la superficie de un recipiente y añadirle un poco de tierra. Posteriormente, se introducen algunos de los desechos orgánicos citados anteriormente y otro poco de tierra. Sólo queda taparlo e ir removiéndolo cada dos semanas hasta que todo se descomponga y esté listo para ser utilizado cuando se convierta en abono; suele tardar de dos a cinco meses.

YouTube video