Favorecer la inclusión primaria

Nuestro alumnado es distinto al que teníamos en las aulas hace muy poco tiempo. Este sencillo enunciado esconde una profunda reflexión que nos ha llevado a iniciar una experiencia didáctica piloto en el nivel de 1º de Primaria, creando dos espacios pedagógicos para la desarrollo de las áreas: un espacio científico-matemático y un espacio comunicativo-lingüístico.

Una clase de Teatro y otra de Matemáticas

¿Cómo nos hemos organizado? Disponemos de dos aulas separadas. Las hemos llamado ‘Aula Teatro’ y ‘La Fábrica de los Números’, evitando nombrarlas como 1ºA y 1ºB. Queremos que tanto los estudiantes como sus familias se identifiquen como un solo grupo: primero, que trabaja en dos espacios diferentes.

A la edad de 5-6 años, los niños necesitan moverse cada poco tiempo y el movimiento está muy limitado. Así, el hecho de tener que desplazarse de un espacio a otro – aunque solo sea los diez metros que separan las aulas – les permitiría oxigenarse, descansar, relajarse, estirarse y preparar la mente y el cuerpo para el cambio de contenido.

Espacios pedagógicos

Del mismo modo, nuestro alumnado se desarrolla en un entorno que les proporciona demasiados estímulos y muy cambiantes; hecho que, atendiendo a las últimas investigaciones del campo, en los centros educativos puede distorsionar el proceso de aprendizaje. Es por eso que pretendimos ofrecerles un aula atractiva pero con estímulos fijos, donde se mantuviera una rutina estética. Tengamos en cuenta que, en el primer nivel de la etapa, vamos ‘decorando’ básicamente la clase con los fonemas y los números que trabajamos. Una decoración que permanece gran parte del curso.

Además, el desarrollo del trabajo por proyectos, la metodología ABN para matemáticas y casi todas las metodologías activas suponen un esfuerzo en la elaboración de materiales que, de esta forma, hemos reducido a un 25%.

Diferentes materias en cada espacio

En el ‘Aula Teatro’ el rincón principal es un escenario que dispone de unas cortinas para realizar representaciones y exposiciones orales. La decoración está relacionada con las letras, los libros, cuentos, etcétera, y dispone de cojines donde realizamos el momento de la lectura. Dos rincones más pequeños están dedicados al área de Ciencias Sociales y a Inglés.

Espacios pedagógicos

‘La Fábrica de los Números’ tiene como eje central el rincón dedicado al área de Matemáticas. Decorado con un tejado que simula una fábrica de cuya chimenea salen números, contiene distintos elementos: una máquina de sumar, una tabla numérica, un ‘crucinúmeros’ de fieltro con números adhesivo… Esta aula la completan el rincón de Ciencias Naturales y Religión-Pastoral.

Por tanto, si no trabajamos un proyecto, cuando un grupo trabaja Lengua, Inglés o Ciencias Sociales en el ‘Aula Teatro’, el otro trabaja Matemáticas, Religión o Ciencias Naturales en la ‘Fábrica de los Números’.

Como valor añadido a la Gestión Cooperativa del Aprendizaje que implementamos desde hace más de diez años en el centro, esta experiencia ejemplifica el valor del compartir que resulta fuertemente reforzado con esta experiencia. Cambia, así, el sentido de la posesión de ‘mi clase, mis carteles, mis números, mis tarjetas, mis materiales…’ por un sentido más amplio y comunitario, tanto para el alumnado como para el profesorado; no sólo comparten con los compañeros de clase, sino que también lo hacen con los compañeros del otro grupo. También ayuda a los alumnos, sobre todo a los más inseguros a desenvolverse en distintos ambientes.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre