“Las profesiones del futuro serán digitales, cambiantes, abiertas e imaginativas”

0
Fernando Botella

Licenciado en Ciencias Biológicas y con más de veinte años de experiencia directiva, Fernando Botella ha escrito ‘Bienvenidos a la Revolución 4.0’ (Alienta Editorial) un libro que lleva al lector desde al pasado al futuro, desde la antropología hacia la singularidad tecnológica. Con él hemos hablado sobre la importancia de educar en un mundo digital para el futuro; de cómo serán las profesiones;  o de si la escuela está sabiéndose adaptar al nuevo entorno que le roda.

¿En qué instante surge la llamada ‘Revolución 4.0’ y qué destacaría de ella?

Bienvenidos a la Revolución 4.0, libro de Fernando BotellaLa Revolución 4.0 no es diferente a otras muchas revoluciones que han tenido lugar a lo largo de la historia. El cambio es consustancial al ser humano y es el principio básico de la evolución. Y aunque todo cambio es algo traumático (y trae consigo incertidumbre y resistencias) es el precio de la evolución, un peaje que paga el ser humano y del que suele salir fortalecido.

La actual revolución digital también se ajusta a ese patrón, si bien sí hay una particularidad que la hace especial, algo inédito en los miles de años de historia de la humanidad: la velocidad del cambio. Hoy el cambio sucede a una velocidad exponencial y esto hace que ‘adaptarse’ quizá sirva para sobrevivir, pero no garantiza el éxito en esta nueva era. Hoy se necesita ir un paso por delante, se necesita anticipación.

¿Se está adaptando la escuela a la nueva realidad que le rodea?

No se está sabiendo responder ni bien ni rápido a los retos y a las posibilidades que brinda la actual revolución tecnológica

En mi opinión no se está adaptando. No tanto los docentes, muchos de los cuales sí realizan verdaderos esfuerzos por amoldarse a las exigencias de estos nuevos tiempos, como el sistema educativo en general.

No se está sabiendo responder ni bien ni rápido a los retos y a las posibilidades que brinda la actual revolución tecnológica, y esto supone un problema grave: significa que uno de los grandes pilares de la civilización como es la educación se está quedando atrás.

En el caso de los alumnos, ¿su formación está siendo la adecuada para adaptarse a este entorno digital y desenvolverse en él?

Afortunadamente, están mucho más preparados para este entorno que sus profesores y que el propio sistema educativo del que forman parte. Tanto los que son nativos digitales, niños que han crecido manejando tabletas, consolas y smartphones, como sus compañeros un poco más mayores, los llamados emigrantes digitales, que viven y participan de la revolución digital de una forma natural y con absoluta normalidad. Ellos son el motor que está tirando de este carro.

sociedad digital

¿Qué recomendaciones les daría a los docentes?

Que no tengan miedo y se lancen a incorporar e integrar la tecnología en sus vidas. En este sentido, la interacción con los estudiantes, a través de relaciones de reverse mentoring, puede ser muy enriquecedora para ambas partes. La clave, como dice el título de mi libro, está en la apalabra “Bienvenidos”, en recibir este proceso sin miedos ni complejos.

¿Cómo valora la importancia de educar en un mundo digital para el futuro? ¿Qué elementos necesitan considerarse?

Depende del sentido que se le dé a eso de ‘educar en un mundo digital para el futuro’. ¿Se trata de formar a los profesores para convertirlos en especialistas digitales o se trata de dotar de recursos y herramientas digitales a los profesores de las disciplinas de siempre para que puedan incorporar y aprovechar las ventajas de la tecnología a su trabajo? Para mi es mucho más interesante lo segundo.

¿Cómo serán las profesiones del futuro?

Serán digitales, cambiantes, abiertas, imaginativas. Cambiarán las profesiones pero, sobre todo, cambiarán las formas de trabajar. Se evoluciona a marchas forzadas a modelos muy flexibles y colaborativos en los que el talento individual será importante pero aún más los será el talento conectado.

Cambiarán las profesiones pero, sobre todo, cambiarán las formas de trabajar. Se evoluciona a marchas forzadas a modelos muy flexibles y colaborativos

Cada profesional será dueño de su propia carrera profesional, pero lo hará conectado y en continua interacción con colegas y competidores, con otros expertos de dentro y fuera de la empresa.

¿Qué habilidades y destrezas habrá que desarrollar a la hora de desempeñar estos nuevos trabajos?

Creatividad y flexibilidad se convierten en conceptos clave. Creatividad para aprender a mirar la realidad de una forma desacostumbrada, para buscar nuevos enfoques y nuevas soluciones a problemas viejos y nuevos; y flexibilidad para contemplar el cambio como una nueva normalidad.

Empatía y relaciones sociales

Pero también empatía y habilidades de comunicación, porque en entornos inciertos y cambiantes la habilidad para ponerse en la piel de los demás y para transmitir es lo que va a permitir movilizar a las personas hacia una dirección común. Humildad y capacidad de aprendizaje y “desaprendizaje” serán otras de las claves de esta nueva era.

La sensación es que lo racional se impone a la creatividad o las emociones en un entorno cada vez más inteligente y conectado. ¿Cómo lograr el equilibrio entre ambas?

Las emociones van a marcar el territorio de los humanos frente a la tan temida robotización de los trabajos

La lucha entre lo racional y lo emocional no es nueva, siempre se ha dado ese debate que es, además, un tanto ficticio, ya que en realidad ninguna de las decisiones de los seres humanos, por muy meditadas que sean, está completamente exenta de un punto de emoción.

En los entornos actuales, las emociones van a marcar el territorio de los humanos frente a la tan temida robotización de los trabajos porque hay determinadas facultades como la empatía, la intuición, la creatividad o la imaginación que son (al menos, todavía) territorio exclusivo de los seres humanos.

Por último un pequeño test, ¿qué le sugieren las siguientes palabras?

  • Progreso: avance, seguir evolucionando, crecer, sumar.
  • Racionalidad: consciencia, poner foco, evitar la exageración, poner medida.
  • Revolución: evolución disruptiva, cambio, innovación, desarrollo.
  • Sentimientos: es el resultado del equilibrio entre razón y emoción.
  • Tecnología: acelerador del éxito, herramientas adaptadas a las personas.

 

bienvenidos a la revolucion 4.0

 

 

Titulo: BIENVENIDOS A LA REVOLUCIÓN 4.0
Editorial: ALIENTA
Género: Empresas, estrategias y gestión

Amazon

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre