Coral Elizondo: “La educación del siglo XXI debe ser inclusiva”

Docente comprometida con la educación inclusiva y la innovación pedagógica, Coral Elizondo nos habla del DUA (Diseño Universal para el Aprendizaje) y del papel protagonista del alumnado en el aula. Estas y otras cuestiones protagonizarán la sesión formativa online ‘La DUA, el diseño universal del aprendizaje’, que impartirá el 20 de noviembre en el marco del Concurso Escolar del Grupo Social ONCE.

Coral Elizondo

Coral Elizondo trabaja desde hace años desde la ética y el compromiso por una transformación educativa capaz de superar cualquier desigualdad y garantizar una educación personalizada y de calidad. El Grupo Social ONCE se une a este objetivo con la puesta en marcha de su 36 Concurso Escolar. Bajo el lema ‘Once upon a time, La mirada de tod@s’, su objetivo es abordar la inclusión desde una mirada holística centrada en las capacidades de todas las personas y su desarrollo integral.

Para ello, y por cuarto año consecutivo, el Concurso Escolar ofrece recursos educativos como webinars formativos online interactivos a cargo de expertos en educación inclusiva y creatividad. Coral Elizondo protagonizará el primero de estos webinars el 20 de noviembre con la sesión ‘La DUA, el diseño universal del aprendizaje’. 

concurso once

En esta entrevista, la docente y psicóloga especializada en innovación pedagógica, repasa los pasos necesarios para la consecución de un sistema educativo que garantice una educación inclusiva de calidad en todos los centros educativos. 

Pregunta: El 20 de noviembre se celebra el Día de los Derechos del niño y de la niña. Conscientes de que la educación inclusiva es un derecho, ¿qué papel juega el alumnado en la educación del siglo XXI?

Respuesta: Hablar de una educación del siglo XXI es hablar de una educación inclusiva; de una educación que permite abordar y responder a la diversidad de las necesidades de todo el alumnado a través de una mayor participación en el aprendizaje. No es una educación centrada en un alumnado concreto, sino una educación para todos y con todos, percibiendo la diversidad como un aspecto enriquecedor.

El alumnado juega un papel participativo, pero no se puede participar si lo excluimos dentro del propio sistema educativo, por lo que debe estar presente. Esta presencia y participación conllevan acción, el papel del alumnado del siglo XXI es un papel activo en el aprendizaje y que lo sitúa como protagonista.

P: Situar al alumnado como protagonista de su aprendizaje es un pilar fundamental de las nuevas corrientes pedagógicas, ¿qué aporta el DUA a esta innovación?

R: El Diseño Universal para el Aprendizaje o DUA, si lo nombro por las siglas en español, representa el paradigma de la educación del siglo XXI, que se centra en la persona, en sus capacidades y en sus fortalezas. No son los niños y niñas quienes deben cambiar, sino que es el contexto el que debe modificarse para que todo el alumnado pueda desarrollar en el aula sus capacidades al máximo.

El Diseño Universal para el Aprendizaje nos ofrece una serie de principios y pautas para el diseño de entornos de aprendizaje flexibles que permita el desarrollo de las capacidades y la inclusión real de todas las personas.

P: ¿Por qué es necesaria su aplicación en todos los centros?

R: La variabilidad humana es una realidad, cada cerebro es único, se habla de plasticidad cerebral, de epigenética. El contexto educativo actual está enmarcado dentro de la neurociencia y sus avances, por eso es necesario conocer sus implicaciones en la educación.

El DUA permite abordar la educación desde estas bases teóricas, pues está asentado en las tres redes neuronales del aprendizaje y sus principios se alinean con estas tres redes.

P: ¿Cómo favorece el DUA a la diversidad y el empoderamiento infantil?

R: El DUA contempla la variabilidad humana y parte de que nuestros cerebros son únicos, que las personas tenemos intereses, preferencias de estilo de aprendizaje, capacidades diferentes y ofrece opciones para que todo el alumnado pueda obtener éxito.

Ofrece además una educación de calidad a todo el alumnado pues aborda la diversidad humana desde una mirada ética que huye del estudiante promedio y se ajusta a las necesidades de todo el alumnado. Esto permite entonces hablar de un clima afectivo del aula, donde todos son nombrados, son visibles, tienen superpoderes, forman parte de un grupo.

P: ¿Qué papel tiene el Concurso Escolar del Grupo Social ONCE en dicha capacitación?

R: El Concurso Escolar del Grupo Social ONCE siempre aborda temas que no solo provocan la reflexión entre los docentes, sino que les ofrece herramientas para lograr una educación inclusiva de calidad en los centros educativos.

Aborda la inclusión desde la mirada holística de la educación, centrándose en las capacidades de todas las personas y en el desarrollo integral de las mismas. Entiende que la educación inclusiva no es una educación centrada en un alumnado concreto, sino que la aborda como un proceso de reflexión, de participación, de sensibilización.

P: La inclusión es la base de la capacitación, ¿qué herramientas se pueden utilizar para inculcar estos valores en el aula?

R: Yo trabajo siempre desde los talentos: en la actualidad insisto mucho cuando doy formación en la elaboración de un portafolio de los talentos para desarrollarlos y trabajar sobre ellos. Todos los años los materiales del Concurso Escolar del Grupo Social ONCE abordan este tema de la capacitación, ofreciendo muchas herramientas que permiten desarrollar las capacidades de todo el alumnado, pero este año incide precisamente en la mirada.

Las sesiones formativas on line que se van a desarrollar a partir del miércoles 20 de noviembre están diseñadas para cambiar esta mirada: una mirada DUA, una mirada que comprende la variabilidad humana, una mirada que crea entornos de aprendizaje flexibles con aprendizaje cooperativo y con el diseño de unidades accesibles.

P: Como experta en inclusión educativa, ¿cómo se puede materializar en el aula? ¿desde dónde debe partir su aplicación, desde el centro, el/la docente…?

R: La transformación del sistema educativo parte desde abajo, las políticas se hacen en los centros educativos cuando se organiza el centro para que la inclusión llegué al corazón, pero también en las aulas, cuando se diseñan las programaciones de forma universal para garantizar los logros de todo el alumnado. Hablamos entonces de Inclunovación, cuando innovamos para incluir a todo el alumnado, y de nuevo hablo de ética, porque lo que transformo con estas actuaciones que promueven la inclusión, es la vida de todos los niños y niñas del centro educativo.

P: ¿Qué oportunidades ofrecen en este sentido los concursos educativos como el de ONCE?

R: Este concurso es un referente en la educación, solo hay que fijarse que esta es la 36 edición y más allá del concurso es realmente un programa de sensibilización educativa que ofrece siempre materiales muy buenos sobre los que trabajar con propuestas muy inclusivas para cambiar la mirada. Una mirada centrada en la capacidad, no en la discapacidad. Una mirada centrada en la persona y en su desarrollo pleno que garantiza una calidad de vida promoviendo el bienestar emocional, físico, social y humano.

P: ¿Tiene cabida la responsabilidad institucional en el proceso de innovación pedagógica como un agente educativo más?

R: Es clave. Esta transformación educativa que implica el desarrollo del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4 y que nos insta a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. La educación inclusiva es un tema de justicia social, es un derecho y es una educación transformadora que implica un proceso de innovación pedagógica.

Para inscribirse en la sesión formativa online, ‘La DUA, el diseño universal del aprendizaje’, que impartirá Coral Elizondo el 20 de noviembre, obtener más información y descubrir los recursos del 36 Concurso ONCE, visita el apartado de recursos de la web del Concurso Escolar.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre