Pautas para ayudar a niños con dificultades de comunicación y mutismo selectivo

0
dificultades de comunicación

En ocasiones algunos niños pueden mostrar dificultad para comunicarse verbalmente en entornos y situaciones sociales poco familiares y/o con personas poco conocidas. Esta situación indica, por una parte, que estos niños tienen una competencia lingüística y comunicativa ajustada a su edad comprobada en el ambiente familiar próximo y, por otra, que esta buena competencia no se pone en práctica en otros ambientes y con otras personas.

Además de las características propias de esta situación, estos niños pueden presentar algunos rasgos de personalidad característicos como timidez, retraimiento social, dependencia, perfeccionismo, etc., que, en el caso de concurrir, pueden agudizar el problema o contribuir a su consolidación.

Por ello, es importante considerar algunas pautas y orientaciones que, desde el ámbito familiar, contribuyan a mejorar dicha situación.

Pautas y orientaciones para la familia

Es relativamente frecuente que los padres y madres de niños con estas dificultades de comunicación en situaciones sociales no sean conscientes del problema, considerando que es una cuestión de timidez que se resolverá con la edad. Otros, por el contrario, manifiestan gran ansiedad y exigencia excesiva respecto al habla del niño. El problema debe ser abordado en su justa dimensión, sin mostrar excesiva ansiedad y preocupación ya que con ello únicamente se conseguirá incrementar la ansiedad  y el bloqueo del niño.

[list][item icon=”hearts” ]Ofrecer al niño un ambiente de seguridad, comunicación, serenidad, comprensión y afecto.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Eliminar actitudes de sobreprotección[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Manifestar confianza en las posibilidades del niño y en la superación del problema.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Evitar los estilos de autoridad rígidos y la exigencia excesiva de perfección en el niño.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Desarrollar hábitos correctos de autonomía y rutinas en la dinámica familiar adecuados a su edad en relación a la alimentación, higiene, vestido, orden…[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Asignar responsabilidades adecuadas a su edad que repercutan positivamente en la familia.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Establecer normas básicas de funcionamiento en el hogar.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Incidir en lo positivo, destacando sus puntos fuertes, reforzando las tareas que el niño realiza adecuadamente y utilizando con frecuencia el refuerzo social.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Buscar actividades físicas de carácter lúdico que permitan descargar las tensiones que experimentan los niños durante la jornada escolar.[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Facilitar al máximo la interacción con sus compañeros, vecinos y amigos de su edad (actividades extraescolares, salidas, parques, fiestas, espectáculos).[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Mantener una comunicación recíproca y continuada con la escuela para coordinar las acciones.[/item][/list]

Pautas específicas para la estimulación del habla

[list][item icon=”hearts” ]Enseñar conductas adecuadas de interacción social no verbal y verbal (cómo saludar, cómo pedir jugar, cómo acercarse,…).[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Actuar como mediador con otros niños (comenzar a jugar con el niño y los otros para facilitar la interacción entre ellos).[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Jugar con él y otros niños a juegos que requieran una limitada producción verbal (el parchís; la oca; dominós; juegos de cartas, quién es quién,…)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Planificar situaciones que faciliten la comunicación  verbal con otros (invitar a niños  a casa, ir a hacer recados, compras, acudir al parque o a la plaza,  acudir a cumpleaños…)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Reforzar todas las aproximaciones verbales y no verbales del niño hacia otros compañeros (comentar con él lo agradable que resulta estar y jugar con otros, tener amigos, invitar a amigos  a casa…)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Ampliar progresivamente el círculo de amigos con los que comienza a hablar (repetir las situaciones exitosas con frecuencia  e introducir poco a poco las nuevas relaciones)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Eliminar comentarios que hagan referencia a que no habla, (preguntar si ha hablado en clase, si ha cantado en música, cuando va a comenzar a hablar,..)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]No reñirle ni anticiparle consecuencias negativas (no amenazarle con posibles castigos, repetir curso,…)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Evitar las comparaciones con otros hermanos, compañeros u otros niños (señalar que otros niños hablan más y mejor, son más simpáticos,…)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Evitar comentarios que le sugieran cuándo puede empezar a hablar, cuándo es el momento idóneo, cómo puede hacerlo (indicar el momento idóneo para hablar  o cómo lo tiene que hacer,..)[/item][/list]

[list][item icon=”hearts” ]Nunca forzarle a hablar en situaciones sociales en las que se observe ansiedad excesiva (no insistir en que responda al saludo o preguntas de amigos o conocidos).[/item][/list]

Ana del Campo Pérez es Psicóloga y Maestra de Audición y Lenguaje

 

 

 

¿Te he resultado útil el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

Comentarios:

Sea el primero en comentar

avatar
wpDiscuz