Kindle Scribe es un lector de libros electrónicos diferente a todos los que habíamos probado hasta ahora. Y es que toma como base lo mejor de los eReaders de Amazon y añade, además, la posibilidad de utilizarlo como bloc de notas. En concreto, permite realizar anotaciones manuscritas en cualquier libro (quedan excluidos cómics, revistas, periódicos…) e, incluso, importar documentos desde un ordenador o dispositivo móvil para escribir sobre ellos o hacer cambios de formato.  También crear cuadernos personalizados con texto, bocetos, esquemas, dibujos... 

Fácil configuración

Anuncio

La primera vez que se accede a un libro en este dispositivo aparece un tutorial que muestra exactamente cómo tomar notas y todas las posibilidades que hay. Para ello es esencial un complemento: el stylus. Está disponible en dos versiones, la básica y la premium: ambas con una variedad de anchos de línea, herramientas de subrayado y borrado, y una herramienta para deshacer; todo fácilmente accesible en el menú de escritura en pantalla. Funcionan además sin configuración ni batería interna, y se pueden llevar adheridos magnéticamente en el lateral del Scribe. La diferencia entre uno y otro es que el premium dispone de goma de borrar y un botón de acceso directo a alguna de las funciones que se personaliza desde el menú del eReader.

Su diseño es muy parecido al de un lápiz tradicional e, incluso, realiza el característico sonido de la mina sobre el papel al escribir. No hay que preocuparse de cómo se coloca la mano para hacerlo, porque la pantalla solo reconoce el trazo del stylus.  

Como lector

Anuncio

El nuevo Kindle incorpora una pantalla de 10,2 pulgadas; un tamaño bastante más grande de lo que estamos acostumbrados. Eso tiene su consecuencia en las dimensiones del dispositivo, aunque el diseño es muy fino y estilizado. Esta superficie posee 300 ppp y tecnología Paperwhite, y está entre las mejores del mercado. Los textos se ven muy nítidos, su sistema de iluminación automático se adapta a la perfección a las condiciones lumínicas del entorno y su respuesta táctil a los toques —tanto de los dedos como del lápiz— es inmediata.

Kindle Scribe

El menú está estructurado para dar cabida a todas las opciones que ofrece. Así, en la página principal vemos los libros y documentos abiertos recientemente y luego podemos acceder a una amplia variedad de sugerencias de lectura que se filtran por tipo, por las incluidas en Prime Reading o en Kindle Unlimited. En la parte superior vemos un icono que ofrece acceso directo a la creación de un nuevo cuaderno y propone múltiples plantillas para ello; y en la inferior hay una barra de opciones en la que, junto a ‘Inicio’, ‘Biblioteca’ y ‘Más’ (el espacio para el navegador web, la configuración…), está también un acceso a los ‘Cuadernos’ ya creados.

En caso de que algún menor utilice el eReader, cuenta con un sistema de control parental básico que restringe el uso del navegador web, de la tienda para comprar contenido y a la nube.

Materiales reciclados y más 

Por lo demás, destacar que Kindle Scribe ha sido fabricado en su mayor parte con aluminio y plástico reciclado, que ofrece una autonomía de semanas (lo que más consume es la escritura) y se recarga por USB tipo C. No trae adaptador de corriente; recomendamos su uso para que el proceso de carga no se eternice: si se conecta a un ordenador puede tardar hasta 7 horas en llenar la batería.