Viajas a un país extranjero y ¡vaya! no conoces su idioma, así que puede resultar complicado hacerte entender. Esta situación, que hasta hace poco constituía una barrera importante para la comunicación, es evitable gracias a la tecnología. Y es que hay múltiples opciones para evitarla: servicios online para la traducción, aplicaciones que traducen con solo enfocar un texto con las cámaras del smartphone o dispositivos como el Vasco V4 protagonista de este análisis, que traduce en tiempo real las conversaciones entre 180 lenguas diferentes.

Cómo funciona

Anuncio

Vasco V4 tiene el aspecto de un smartphone, algo más alargado. De hecho, cuesta diferenciarlos: prácticamente todo su frontal es pantalla, en la parte trasera incorpora una cámara, tiene botones en sus laterales, se carga a través de un puerto USB tipo C…

Su exterior está engomado y los botones bien sellados. Es así porque es resistente al polvo, a las salpicaduras y a los golpes. Cuando se enciende por primera vez, hay que realizar una configuración muy básica que implica seleccionar un idioma y aceptar la licencia de usuario y la política de privacidad. Una vez hecho, accedemos a un menú con las diferentes opciones de uso.

La más ‘especial’ es la primera de ellas, el traductor de voz, que permite hablar con una persona en otro idioma. Para que funcione, hay que seleccionar ambos lenguajes y, luego, pulsar un botón con forma de micrófono en la pantalla del dispositivo mientras habla uno u otro. En unos segundos (entre 3 y 5 por cada frase, según nuestras pruebas), el aparato reproduce la traducción a un volumen ajustable. La conversación no es tan fluida obviamente como si no se empleara un equipo de este tipo, pero es mucho más rápido que cualquier otra opción.

Vasco V4

También podemos seleccionar que se traduzca el texto de una foto, de un texto (que hay que introducir manualmente primero) o participar en chats multi idioma.

Aprendiendo idiomas

Anuncio

La última opción de su menú es la de ‘aprender idiomas’, que precisamente permite aprender vocabulario de una selección de sus lenguas (las más utilizadas). Al acceder a esta función te pide conectar el Vasco V4 al Wi-Fi si no está ya conectado para actualizar la base de datos del vocabulario, aunque es un paso que se puede omitir.

Luego, se selecciona el idioma y se accede a una lección. Van apareciendo palabras (en este caso, español) y la idea es que digas su equivalente en la lengua que deseas aprender. A continuación, se pulsa para ver la solución, que se muestra tanto en texto como en audio, y eliges una bombilla vacía si no conocías la palabra o una ‘encendida’ si lo hacías. Al terminar cada lección puedes comprobar el progreso, viendo cuántas (y cuáles) palabras has aprendido.

Conectado

Para que funcione es necesario que el Vasco V4 esté conectado a Internet. Se puede hacer a través de Wi-Fi o gracias a la tarjeta SIM (viene incluida) que proporciona Internet gratuito de por vida en 200 países.

Entre sus ajustes es posible seleccionar la velocidad de la pronunciación (normal, despacio o muy despacio) o el brillo de la pantalla con un modo automático que se adapta al entorno y a las actividades que se estén haciendo.