Llega el verano y se acaban las clases; es el momento elegido por la inmensa mayoría de los  centros educativos para preparar una fiesta de fin de curso y celebrar la llegada de las vacaciones con docentes y estudiantes. Temáticas, con bailes, de agua, de disfraces… Hay muchas opciones para celebrar un evento de este tipo y en este artículo reunimos algunas de las mejores (y a bajo coste). 

Fiesta del agua

Fiesta del agua

Existen muchas posibilidades para preparar una fiesta del agua: los docentes pueden pensar actividades y juegos infantiles y familiares con globos y pistolas de agua, pistas deslizantes, pompas e, incluso, pequeñas piscinas hinchables. Utilizando el patio del colegio como ubicación es posible crear ‘estaciones’ de juego para que los niños vayan rotando por cada una de ellas. Lo único que necesitará el alumnado será un bañador, una toalla y la crema solar. 

Fiesta de disfraces

Fiesta de disfraces

Solo hace falta contar con un disfraz para proponer una fiesta de este tipo. Cada alumno elige su propio traje para vestirse solo, en pareja o en grupos. Una vez en la fiesta, es posible organizar un concurso y el alumnado vota por el disfraz que más le haya gustado. Asimismo, con la ayuda de un docente, padre o madre y algunas pinturas, se puede incluir un pintacaras para que los menores se maquillen como deseen. ¡Las familias también están invitadas a disfrazarse y pintarse!

Fiestas temáticas

Fiesta temática

El profesorado escoge una temática y decora y organiza toda la fiesta alrededor de ella; los estudiantes tendrán que ir vestidos y pintados según el tema. Algunas ideas para realizar fiestas temáticas son: el circo, el oeste, la playa, la naturaleza… Otra idea es elegir una película, serie o libro que triunfe entre los menores y centrar la fiesta en ella: Harry Potter, Peppa Pig, Ladybug, Hilda, PJ Masks

Talleres de manualidades

Taller de manualidades

Estas actividades se pueden incluir en cualquier tipo de fiesta y son geniales para entretener al alumnado. Un taller de pintura con acrílicos, un espacio para que diseñen y escriban una carta de despedida a sus compañeros o docentes, manualidades con elementos reciclados o la realización de un mural conjunto en el que todos los niños puedan dibujar o escribir lo que deseen, son algunas opciones. 

Karaoke y baile

Karaoke y baile

Semanas antes de la fiesta, el alumnado escribe una lista de las canciones que quiera cantar o bailar para entregársela al docente, que deberá tenerlas disponibles para el día de la celebración y establecer un orden de participación para los menores. En el patio del colegio se acota un espacio y se instala un micrófono y unos altavoces para que todos puedan escuchar a los ‘artistas’; ya canten solos, en pareja o en grupos. Al final de la actividad se abre una votación y se entrega un premio al mejor. Los pequeños pueden, incluso, componer sus propias canciones. Una actividad que fomentará su imaginación y les ayudará a desenvolverse delante de un público. 

Gymkanas

Limbo gymkanas

Gracias a ellas se fomenta el trabajo en equipo, el ejercicio y la diversión. En un espacio abierto y grande se organizan distintos juegos a los que se unen los alumnos cuando lo deseen: carreras con un huevo y una cuchara, pasar el limbo, hacer una carrera de sacos o de carretillas o preparar una búsqueda del tesoro, entre otras.